¿EX TÓ­XI­CO?

TER­MI­NAR SIEM­PRE ES DI­FÍ­CIL, PE­RO LO PEOR ES CUAN­DO ÉL SI­GUE EN TU VIDA DE UN MO­DO U OTRO. ¿CÓ­MO RE­SOL­VER LOS CON­FLIC­TOS DE UNA VEZ POR TO­DAS?

Cosmopolitan (México) - - NEWS - Por Doly Ma­llet

Bueno fue­ra que al rom­per con una re­la­ción, en se­rio pu­sié­ra­mos pun­to final. En oca­sio­nes se­gui­mos arras­tran­do el pa­sa­do co­mo si es­tu­vié­ra­mos en­ca­de­na­das a él, y eso no nos de­ja avan­zar. Aquí te da­mos una lis­ta de los ex más tó­xi­cos y có­mo ac­tuar con ellos, por­que aun­que el pro­ble­ma pa­re­ce que vie­ne de él ten­drás que re­sol­ver­lo tú.

El idea­li­za­do

Mu­chas ve­ces cuan­do ter­mi­na­mos un no­viaz­go nues­tra men­te nos en­ga­ña y nos ha­ce re­cor­dar só­lo lo bo­ni­to. De pron­to em­pe­za­mos a ex­tra­ñar al su­so­di­cho y a pen­sar que era per­fec­to y que no en­con­tra­re­mos a na­die que nos ha­ga sen­tir igual. Es­to su­ce­de nor­mal­men­te cuan­do lo que tu­vi­mos fue idea­li­za­do.

CA­SO “Me tar­dé más en su­pe­rar a mi ex, que lo que du­ró la re­la­ción”. Du­nia nos cuen­ta. “Ya no ha­lla­ba có­mo de­jar de pen­sar en él; sen­tía que era el hom­bre de mi vida. El do­lor era tan gran­de que ca­si su­peró al amor que creí que le te­nía. Ya ni sa­bía qué era reali­dad y qué me es­ta­ba in­ven­tan­do. Pa­sa­ron me­ses an­tes de dar­me cuen­ta de que la idea­li­za­ción era un me­ca­nis­mo de de­fen­sa que ocul­ta­ba los erro­res que mi pa­re­ja ha­bía co­me­ti­do y que yo no que­ría ver”.

¿Dón­de estás? La idea­li­za­ción es tam­bién una ne­ga­ción, por­que no que­re­mos acep­tar que el no­viaz­go no fue tan bo­ni­to y que hu­bo co­sas ma­las. Nos due­le ver que él es un ser co­mún y co­rrien­te y no un per­so­na­je ado­ra­ble, de no­ve­la de Step­ha­nie Me­yers. Ne­ce­si­tas tiem­po y con­fron­ta­ción. Es pro­ba­ble que ha­yas ha­bla­do has­ta el can­san­cio con tus ami­gas, y ellas ya te di­je­ron que de­jes de su­frir. Te pue­des sen­tir po­co com­pren­di­da y te ale­ja­rás de to­dos para se­guir vi­vien­do tu do­lor, o pue­des per­ca­tar­te de que efec­ti­va­men­te de­bes pa­sar a la si­guien­te eta­pa. Lo me­jor es re­vi­sar con al­guien más ob­je­ti­vo tu re­la­ción. Estás ofus­ca­da y te va a cos­tar tra­ba­jo ver la reali­dad. Si sien­tes que ya lle­vas de­ma­sia­do tiem­po es­tan­ca­da en los mis­mos pen­sa­mien­tos, lo me­jor es asis­tir con un te­ra­peu­ta. Él o ella no se va a que­jar de que le cuen­tes la mis­ma his­to­ria (por­que se­rá só­lo una ho­ra y con suel­do) y te ayu­da­rá a en­ten­der por qué si­gues ape­ga­da a un ti­po que ya se fue. Cuan­do reconozcas los mo­men­tos do­lo­ro­sos, se­pas de dón­de vie­nen y por qué la ne­ce­si­dad de ne­gar­los, po­drás de­jar ir.

De tu par­te No cai­gas en la ten­ta­ción de bus­car­lo. Co­mo tu men­te te en­ga­ña mos­trán­do­te só­lo lo bueno de la re­la­ción, pen­sa­rás que si lo con­tac­tas po­drás re­en­cen­der la chis­pa y te la pa­sas ha­cien­do pla­nes para re­con­quis­tar­lo. Lo úni­co que lo­gra­rás es he­rir­te más, y que él no­te lo vul­ne­ra­ble que estás so­la. No en­tres en esa si­tua­ción. Al me­nos cuan­do ya lo ha­yas su­pe­ra­do, sa­brás que tu dig­ni­dad que­dó in­tac­ta y él nun­ca tu­vo la in­for­ma­ción de cuán­to su­fris­te. No tie­ne sen­ti­do que lo se­pa.

El egó­la­tra

No te de­ja ir, pe­ro no por­que te quie­ra, sino por­que ne­ce­si­ta sa­ber que to­da­vía estás dis­po­ni­ble para él. Ya que lo sa­be, se va, no le in­tere­sas para na­da en reali­dad. Su ac­ti­tud es muy con­fu­sa por­que de pron­to se apa­re­ce en tu vida man­dán­do­te un men­sa­je de tex­to, o co­men­tan­do tus fo­tos en tus re­des so­cia­les, y lo pri­me­ro que pien­sas es: “Oh, no me ha ol­vi­da­do”. En­ton­ces le res­pon­des, te por­tas lin­da y crees que si­gue afe­rra­do a ti. Des­pués des­apa­re­ce­rá y no en­ten­de­rás na­da.

CA­SO “Me es­ta­ba vol­vien­do lo­ca ca­da vez que Ben­ja­mín me bus­ca­ba”. Cuen­ta Mó­ni­ca. “Nos la pa­sá­ba­mos tex­tean­do, me pre­gun­ta­ba có­mo es­ta­ba y tal, pe­ro nun­ca me in­vi­ta­ba a sa­lir. Las du­das me asal­ta­ban por­que no sa­bía si él se sen­tía in­se­gu­ro o si le te­nía que dar más en­tra­da; el pun­to es que nun­ca avan­zá­ba­mos más allá de la conversación vir­tual. Fue du­ro des­cu­brir que no que­ría vol­ver y que só­lo me es­ta­ba ‘es­pian­do’ para ver si ya lo ha­bía su­pe­ra­do o no. Me do­lió en el al­ma sa­ber que úni­ca­men­te me uti­li­za­ba para su­bir su ego, y des­pués él se­guía sa­lien­do con otras mu­je­res, pe­ro lo que que­ría es que yo no avan­za­ra”.

¿Dón­de estás? Aun­que te en­cuen­tres se­gu­ra de que cor­tas­te por las ra­zo­nes co­rrec­tas, este ex te quie­re ha­cer du­dar. Le pe­gas­te en su ego y quie­re de­mos­trar­te por to­dos los me­dios que no lo has su­pe­ra­do y que tie­ne con­trol so­bre ti. Le en­can­ta sen­tir que si él qui­sie­ra, te po­dría re­cu­pe­rar con tro­nar los de­dos y eso lo ha­ce sen­tir­se po­de­ro­so.

De tu par­te No le des ese gus­to. Al prin­ci­pio pue­de ser muy con­fu­so por­que es ló­gi­co que no en­tien­das las ra­zo­nes de sus men­sa­jes. Pe­ro cuan­do acep­tes que es el cuen­to de nun­ca aca­bar y que, la ver­dad, no es­tá dan­do el si­guien­te pa­so, tie­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.