"TE­NÍA AN­SIE­DAD Y SÓ­LO LO EMPEORÉ"

Un tes­ti­mo­nio que te va a im­pac­tar.

Cosmopolitan (México) - - NEWS - Por An­na Bres­law

Cuan­do te­nía 17 años, no me sen­tía co­mo una chi­ca nor­mal. Pen­sa­ba que ha­bía una bes­tia en­ce­rra­da en mi cuerpo, ara­ñan­do to­do para sa­lir. Su­fría de ata­ques de pá­ni­co: hi­per­ven­ti­lan­do, tem­blan­do con es­ca­lo­fríos y lu­chan­do con­tra el de­seo de sa­lir co­rrien­do, aun­que só­lo es­tu­vie­ra pla­ti­can­do con mis ami­gos.

Me ha­bían diag­nos­ti­ca­do an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da. Aun­que mi psi­quia­tra y mis pa­pás in­ten­ta­ron con­ven­cer­me de to­mar me­di­ca­men­tos para con­tro­lar los sín­to­mas, me ne­gué. Ha­bía es­tu­dia­do fi­lo­so­fía orien­tal y leí­do to­mos es­pi­ri­tua­les, los cua­les me hi­cie­ron creer que mis pro­ble­mas men­ta­les eran se­ña­les de un re­cuer­do re­pri­mi­do o un trau­ma de mi vida pa­sa­da. Me rehu­sé a ir a la uni­ver­si­dad y en vez de eso op­té por ali­men­tos sa­lu­da­bles, cris­ta­les, Rei­ki mas­ter y fo­to­gra­fías au­ra­les. Para una in­ge­nua chi­ca de 18 años en bus­ca de res­pues­tas, es­to era un par­que de di­ver­sio­nes: prac­ti­qué po­si­cio­nes de yo­ga has­ta que me do­lie­ron los hom­bros. Me ins­cri­bí a un ma­sa­je te­ra­péu­ti­co en el que me aplas­ta­ron tan­to que no po­día res­pi­rar bien.

Pen­sé que es­ta­ba ca­mino a re­cu­pe­rar­me, pe­ro, aun­que pro­bé do­ce­nas de tra­ta­mien­tos du­ran­te cinco años, el pá­ni­co se apo­de­ra­ba de mí; ra­ra vez dor­mía, no que­ría co­mer, no te­nía mi pe­rio­do y su­fría do­lo­res de es­tó­ma­go.

Cuan­do ha­bla­ba con mis pa­dres en ca­sa, co­men­za­ba a sen­tir más y más cu­rio­si­dad por los fár­ma­cos pres­crip­ti­vos. “¿En reali­dad una pas­ti­lla po­dría ayu­dar­me?”. Les pre­gun­té a mis te­ra­peu­tas. “No”, res­pon­die­ron. “Cal­mar los sín­to­mas con me­di­ci­nas úni­ca­men­te pro­lon­ga­rán la cu­ra­ción de tus he­ri­das”. Algunos ase­gu­ra­ron que mis an­sie­da­des eran un don y que de­be­ría apre­ciar mi ha­bi­li­dad de po­der vi­vir en am­bos mun­dos, uno de fe­li­ci­dad y otro de do­lor.

Cuan­do me mu­dé a Nue­va York, a los 27, los ata­ques de pá­ni­co me lle­va­ron tres ve­ces al hos­pi­tal du­ran­te un año. Co­lap­sé en el gim­na­sio, en mi de­par­ta­men­to y en la ca­lle, mis pier­nas ya no po­dían sos­te­ner­me. En la sa­la de emer­gen­cias, me man­da­ban a ca­sa con un diag­nós­ti­co (re­con­fir­ma­do) de tras­torno de an­sie­dad. Los mé­di­cos me pres­cri­bían Va­lium, Ati­van o Xa­nax. A di­fe­ren­cia de los ajus­tes qui­ro­prác­ti­cos, yo­ga, y los tés de hier­bas, los me­di­ca­men­tos cal­ma­ban mis ner­vios y ra­len­ti­za­ban mi co­ra­zón en 20 mi­nu­tos, nun­ca fa­lla­ban.

Para man­te­ner­me ale­ja­da del hos­pi­tal, ac­ce­dí a to­mar Ati­van cuan­do sin­tie­ra el pá­ni­co apo­de­rar­se de mí. Man­te­nía los ata­ques ba­jo con­trol y la an­gus­tia era ma­ne­ja­ble, pe­ro los días ma­los

“CUAN­DO VEO EN­CA­BE­ZA­DOS CO­MO ‘BE­BER ACEI­TE DE CO­CO DU­RAN­TE UN MES CU­RÓ MI AN­SIE­DAD PARA SIEM­PRE’, ME HA­CE HER­VIR LA SAN­GRE”.

hi­cie­ron que me die­ra cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba un tratamiento re­gu­lar.

Co­men­cé a to­mar­lo, y fue ahí cuan­do mi pá­ni­co dis­mi­nu­yó po­co a po­co, y pu­de acep­tar un pues­to de tiem­po com­ple­to co­mo maes­tra.

Los fár­ma­cos pres­crip­ti­vos no fun­cio­nan co­mo ma­gia. He es­ta­do en te­ra­pia du­ran­te años y he re­ci­bi­do los be­ne­fi­cios del tra­ba­jo cons­tan­te. Aún creo que la die­ta y los me­di­ca­men­tos son he­rra­mien­tas para ma­ne­jar el es­trés. Y las in­ves­ti­ga­cio­nes tam­bién lo de­mues­tran. Cier­tos nu­trien­tes (in­clu­yen­do mag­ne­sio, vi­ta­mi­na B, y L-tea­ni­na) pue­den te­ner un efec­to tran­qui­li­zan­te, y los es­tu­dios com­prue­ban que la me­di­ta­ción cam­bia zo­nas del ce­re­bro que son cla­ve para pro­ce­sar emo­cio­nes. Pe­ro cuan­do leo en­ca­be­za­dos co­mo “Be­ber acei­te de co­co du­ran­te un mes cu­ró mi an­sie­dad para siem­pre”, me ha­ce her­vir la san­gre.

Ca­da año, de acuer­do con la Aso­cia­ción Na­cio­nal de En­fer­me­da­des Men­ta­les, mi­llo­nes de pa­cien­tes fa­lle­cen por la fal­ta de un tratamiento co­rrec­to.

Me re­sis­tí a la me­di­ci­na por­que, ade­más de te­mer­le, sen­tía que llo­rar era par­te de mi per­so­na­li­dad. “El mun­do es­tá tris­te, en­ton­ces yo tam­bién”, re­cuer­do ha­ber­le di­cho a mi psi­có­lo­go. ¿Qué hu­bie­se lo­gra­do si no hu­bie­ra gas­ta­do tan­to tiem­po en bus­car una cu­ra y to­ma­do pas­ti­llas des­de el ini­cio? Ya sea que me sien­ta se­gu­ra, o con mie­dos, que es­té can­tan­do o to­mán­do­me un fár­ma­co, és­ta aho­ra sí soy yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.