AU­SEN­CIA LA­BO­RAL

Per­mi­so para fal­tar a tra­ba­jar cuan­do estás en tus días.

Cosmopolitan (México) - - NEWS - Por Ma­ri­cruz Pi­ne­da Sán­chez

Ita­lia, bien por ti. A fi­na­les de mar­zo, el par­la­men­to apro­bó el in­gre­so de un pro­yec­to de ley en el que se con­tem­pla otor­gar una li­cen­cia a las chi­cas que su­fren de re­glas do­lo­ro­sas. De ser de­fi­ni­ti­vo, se tra­ta­ría del pri­mer país eu­ro­peo con el per­mi­so por mens­trua­ción.

¿Te ima­gi­nas? Tres días li­bres pa­ga­dos al mes, si por me­dio de un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co las em­plea­das com­prue­ban que pa­de­cen dis­me­no­rrea (es de­cir, un pe­rio­do di­fí­cil y do­lo­ro­so). Es­to se­ría mo­ti­vo para man­dar­las a des­can­sar a ca­sa.

La ley exis­te des­de 1947 en Ja­pón y des­pués fue adop­ta­da en otras ciu­da­des, co­mo In­do­ne­sia, Tai­wán y Zam­bia. Pe­ro sal­vo al­gún ca­so ais­la­do, co­mo el de la em­pre­sa bri­tá­ni­ca Coe­xist, que en 2015 por cuen­ta pro­pia de­ci­dió otor­gar esa pres­ta­ción a sus tra­ba­ja­do­ras, ni en Europa ni en Amé­ri­ca se ha­bía plan­tea­do tal po­si­bi­li­dad.

Si bien la ini­cia­ti­va ita­lia­na po­dría sig­ni­fi­car un im­por­tan­te pre­ce­den­te para co­men­zar a plan­tear y ex­po­ner el te­ma, co­mo era pre­vi­si­ble, el asun­to es­tá de­to­nan­do en­cen­di­dos de­ba­tes y con­tro­ver­sia.

¡OUCH!

De acuer­do con in­for­ma­ción de la apli­ca­ción Healt­hKit, de Ap­ple, ca­si tres cuar­tas par­tes de las chi­cas en edad re­pro­duc­ti­va pa­de­cen mens­trua­cio­nes que las ha­cen su­frir. Una de ca­da 10 pre­sen­ta con­di­cio­nes tan se­ve­ras, que li­te­ral­men­te la de­jan in­ca­pa­ci­ta­da. Pe­ro la afec­ta­ción emo­cio­nal y fí­si­ca que mes con mes y du­ran­te más de la mi­tad de su vida en­fren­tan mu­chí­si­mas mu­je­res no son sim­ples es­ta­dís­ti­cas.

La fa­ti­ga y el in­som­nio que ata­can a Ale­jan­dra T. du­ran­te su SPM (Sín­dro­me Pre­mens­trual), la po­nen an­sio­sa y mal­hu­mo­ra­da. La hin­cha­zón y mi­gra­ña que lle­gan con su ci­clo ha­cen que Leslie B. se aís­le en su ca­ma y pa­re sus ac­ti­vi­da­des. Los pun­zan­tes ca­lam­bres que su­fre San­dra R. du­ran­te su mens­trua­ción nu­blan su vis­ta y la do­blan de do­lor. “He to­ma­do mu­chos me­di­ca­men­tos y los úni­cos que

Es cier­to, pue­de que la co­sa no lle­gue a po­ner­se tan se­ve­ra para to­das. Pe­ro en una in­men­sa ma­yo­ría de ca­sos, el pe­rio­do due­le, y mu­cho.

me fun­cio­nan me ma­rean. Me en­cuen­tro a dos de pro­bar con los di­cho­sos óvu­los va­gi­na­les de ma­rihua­na que aca­ban de sa­lir al mer­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos”, cuen­ta San­dra, y agre­ga: ‘¿Crees que sir­van?’”.

Ni idea. Lo que sí sa­be­mos es que cual­quier pa­re­ci­do en­tre es­tas his­to­rias y nues­tra reali­dad… no es coin­ci­den­cia. Es cier­to; pue­de que la co­sa no lle­gue a po­ner­se tan se­ve­ra para to­das. Pe­ro en una in­men­sa ma­yo­ría de ca­sos, el pe­rio­do due­le, y mu­cho.

¿CON­CE­SIÓN O DE­RE­CHO?

Ins­ti­tuir un per­mi­so por mens­trua­ción ge­ne­ra­li­za­do y que apli­que de ma­ne­ra efec­ti­va pa­re­ce­ría un sue­ño cum­pli­do. No só­lo por el ali­vio que nos po­dría re­pre­sen­tar, sino por­que es­to ha­bla­ría de un in­creí­ble avan­ce en la lu­cha por la equi­dad y el re­co­no­ci­mien­to de las ne­ce­si­da­des y di­fe­ren­cias de gé­ne­ro.

Aho­ra que se ha da­do el pri­mer pa­so, las vo­ces han co­men­za­do a sur­gir se­ña­lan­do la im­por­tan­cia de plan­tear el te­ma e in­tro­du­cir­lo en la agen­da in­ter­na­cio­nal. Pe­ro no to­das es­tán de acuer­do.

Por ejem­plo, tal y co­mo apun­ta la blo­gue­ra y ac­ti­vis­ta es­pa­ño­la Ma­ri­sa So­le­to, di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Mu­je­res, “lo pri­me­ro que ha­bría que cues­tio­nar es si real­men­te es co­rrec­to uti­li­zar el tér­mino per­mi­so, cuan­do en el fon­do de lo que se tra­ta es el de­re­cho a la sa­lud de las mu­je­res”.

Se tie­ne que re­co­no­cer que exis­te do­lor en la mens­trua­ción y que en esos días atra­ve­sa­mos por con­di­cio­nes bas­tan­te es­pe­cia­les que ame­ri­ta­rían me­di­das para ha­cer­los más lle­va­de­ros, ya que afec­tan la ca­li­dad de vida. No por nor­ma­li­za­do, acu­dir a los tra­ba­jos aguan­tán­do­nos mo­les­tias que re­quie­ren cal­ma y re­po­so, es­tá bien y es co­rrec­to.

“Ig­no­rar­lo es una más de las im­po­si­cio­nes in­vi­si­bles que con­lle­va la vio­len­cia de gé­ne­ro. Ha­blar­lo es el im­pres­cin­di­ble, sin du­da al­gu­na, es el pri­mer pa­so para evo­lu­cio­nar”, di­ce la so­ció­lo­ga Naty Cu­riel.

ES­TE­REO­TI­POS

Sin em­bar­go, el ala du­ra del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta ha da­do la voz de aler­ta por­que te­me que las con­se­cuen­cias del per­mi­so por mens­trua­ción pue­dan re­sul­tar pa­ra­dó­ji­cas y has­ta fu­nes­tas para los avan­ces que en ma­te­ria la­bo­ral he­mos lo­gra­do.

Des­de es­ta pers­pec­ti­va, di­cha ac­ción re­for­za­ría los es­te­reo­ti­pos que nos com­pa­ran con los va­ro­nes, ta­chán­do­nos de me­nos pro­duc­ti­vas. Y es que la bio­lo­gía es­ta­ría ava­lan­do que no con­ta­mos con las con­di­cio­nes idó­neas para asu­mir a ple­ni­tud los com­pro­mi­sos que re­quie­ren cier­to ti­po de pues­tos, so­bre to­do los que de­man­dan di­rec­ción.

Ade­más, po­ner al cen­tro de la dis­cu­sión el te­ma de la mens­trua­ción con­vo­ca a los fan­tas­mas de la ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal, que ha cos­ta­do tan­to man­te­ner fue­ra de la ju­ga­da.

“¿Y quién que­rría em­plear a al­guien que de an­te­mano sa­be­mos que se to­ma­rá tres días al mes?”, apun­ta Anó­ni­mo en la sec­ción de co­men­ta­rios de un fo­ro en el que, por cier­to, la ma­yo­ría de las opi­nio­nes van en el mis­mo sen­ti­do y evi­den­cian de que fren­te a una si­tua­ción así, mu­chos se la pen­sa­rían dos ve­ces an­tes de con­tra­tar a una mu­jer.

Co­mo to­do, no hay só­lo un blan­co y un ne­gro, sino una ga­ma de cla­ros­cu­ros y múl­ti­ples re­sis­ten­cias que ha­brá que ven­cer con de­ter­mi­na­ción y pa­cien­cia. Pe­ro el só­lo he­cho de que el te­ma se vi­si­bi­li­ce, sin du­da re­pre­sen­ta un avan­ce y es prue­ba de que las co­sas de­ben ir cam­bian­do a nues­tro fa­vor. Hay si­tua­cio­nes de las que hay que ha­blar por­que ahí es­tán y for­man par­te de una reali­dad in­elu­di­ble.

De 60 a 90% de las mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va su­fre de dis­me­no­rrea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.