LOS PLA­CE­RES DE BA­LI

Pre­pá­ra­te para la aven­tu­ra de tu vida.

Cosmopolitan (México) - - NEWS - Por Ro­cío Flo­res Ta­pia

Ba­li es­tá lle­na de atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos que te de­ja­rán con la bo­ca abier­ta, así que an­tes de lan­zar­te al ae­ro­puer­to, in­ves­ti­ga y eli­ge bien lo que quie­res vi­si­tar. To­do de­pen­de­rá de la can­ti­dad de días que dis­pon­gas para el via­je, pe­ro así sea una cor­ta es­tan­cia, la is­la no te se­rá in­di­fe­ren­te. LOS BÁ­SI­COS Tem­plos, pla­yas, mon­ta­ña… Lo ideal es que combines un po­co tu iti­ne­ra­rio. He aquí unas su­ge­ren­cias:

Tem­plos Hay po­co más de 10 mil y to­dos son ¡es­pec­ta­cu­la­res! En gus­tos se rom­pen gé­ne­ros, pe­ro, sin du­da, el de Pu­ra Be­sa­kih es uno de los más acla­ma­dos por ser el tem­plo hin­duis­ta más gran­de de la is­la. Tir­ta Em­pul se ubi­ca en me­dio de un ma­nan­tial de agua sa­gra­da y se cree brin­da pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas. Los más de­vo­tos se ba­ñan en es­ta agua, pe­ro con la ves­ti­men­ta ade­cua­da tú tam­bién po­drás en­trar si lo deseas. Otro im­pre­sio­nan­te es el Pu­ra Ta­nah Lot, cons­trui­do so­bre ro­cas en me­dio del mar. Si lo vi­si­tas al atar­de­cer o al ama­ne­cer te im­pac­ta­rá la vis­ta. En la re­gión de Ulu Wa­tu ya­ce el tem­plo Pu­ra Ulu Wa­tu, en un acan­ti­la­do con im­pac­tan­tes vis­tas del océano Ín­di­co. Ten cui­da­do en este úl­ti­mo, ya que hay mu­chos mo­nos en los bos­ques y, si lle­vas co­mi­da, es pro­ba­ble que in­ten­ten qui­tár­te­la.

Po­bla­dos Es im­pres­cin­di­ble que vi­si­tes Ubud, en el que te ma­ra­vi­lla­rás con la cul­tu­ra ba­li­ne­sa, sus mu­seos, ar­te­sa­nías, ri­tua­les tra­di­cio­na­les y pai­sa­jes de cam­pos de arroz. Des­de ahí pue­des rea­li­zar mu­chas ex­cur­sio­nes, por ejem­plo, para vi­si­tar las te­rra­zas es­ca­lo­na­das de arroz de Te­ga­lla­lang. Jim­ba­ran es un pue­blo de pes­ca­do­res, así que no pierdas la opor­tu­ni­dad de co­mer pes­ca­do fres­co del lu­gar. Si te gus­ta el bu­lli­cio y las zo­nas tu­rís­ti­cas ve a Ku­ta o a Se­min­yak.

Vol­ca­nes Ma­ra­ví­lla­te en Ba­tur, el más al­to del ar­chi­pié­la­go. Ade­más, de­bi­do a que es­tá ac­ti­vo, en oca­sio­nes po­drás pre­sen­ciar có­mo sa­le hu­mo. El Ba­tran tam­bién sor­pren­de y tie­ne un bo­ni­to tem­plo en me­dio del la­go de su crá­ter. Pla­yas El mar de Ba­li es to­do me­nos tran­qui­lo, por eso las me­jo­res

áreas para na­dar son Sa­nur, Nu­sa Lem­bon­gan (una is­la a dos ho­ras de dis­tan­cia) o la pla­ya de Jim­ba­ran. Si te gus­ta el surf, la zo­na de Ulu Wa­tu es­tá po­si­cio­na­da co­mo una de las me­jo­res del mun­do para prac­ti­car­lo. Las de Ba­tu Bo­long y Echo Beach, en Cang­gu, son tam­bién muy co­no­ci­das por los aman­tes de este de­por­te, pues exis­ten olas de has­ta dos me­tros de al­tu­ra. Si no sa­bes ha­cer­lo hay com­pa­ñías que ofre­cen cla­ses para prin­ci­pian­tes, ¿te atre­ves?

EN PLAN ZEN

¿Quie­res co­nec­tar con tu yo in­te­rior? ¡Ba­li es el sitio idó­neo! Aun­que hay cen­tros de yo­ga y me­di­ta­ción re­par­ti­dos por to­da la is­la (co­mo Sa­ma­di Ba­li, en Se­min­yak, o el Yo­ga Sear­cher Ba­li, en Ulu Wa­tu), mu­chos de los me­jo­res re­ti­ros se rea­li­zan en Ubud. Algunos cen­tros que no te de­cep­cio­na­rán son: The Yo­ga Barn, Ra­diantly Ali­ve e In­tui­ti­ve Flow.

PARA IR DE COM­PRAS

Exis­te una gran can­ti­dad de tien­das, mer­ca­dos y ta­lle­res para ad­qui­rir ar­te­sa­nías, y lo más co­ol son ¡los pre­cios! Uno de los más tí­pi­cos es el Tra­di­tio­nal Art Mar­ket de Ubud, don­de en­con­tra­rás te­las Ba­tik, pa­reos, ves­ti­dos, in­cien­sos, atra­pa­sue­ños, ve­las y pie­zas tra­di­cio­na­les de la re­gión. En cual­quier mer­ca­do se va­le re­ga­tear,

así que no ten­gas mie­do a ofre­cer me­nos de la mi­tad de la can­ti­dad que te di­cen. En las ca­lles del cen­tro de Ubud tam­bién hay bo­ni­tas

bou­ti­ques que no son tan ba­ra­tas, sin em­bar­go, en­con­tra­rás ro­pa, accesorios y ob­je­tos de de­co­ra­ción que te im­pac­ta­rán.

YUMMY, YUMMY

Si la is­la ya te cau­ti­vó, ¡es­pe­ra a pro­bar su co­mi­da! Aquí los pla­ti­llos sa­lu­da­bles, or­gá­ni­cos y ve­ge­ta­ria­nos es­tán en bo­ga. Si te gus­tan los

smoot­hies y los ju­gos fres­cos, ¡es el pa­raí­so! Pe­ro tam­bién te acon­se­ja­mos las de­li­cias de la co­mi­da tra­di­cio­nal ba­li­ne­sa, co­mo: na­si cam­pur (arroz con ver­du­ras, po­llo o cer­do, hue­vo y tem­peh); be­be­tek be­tu­tu (pa­to co­ci­na­do con es­pe­cias, en­vuel­to en ho­jas de plá­tano y cás­ca­ra de co­co co­ci­dos a la bra­za); na­si

go­reng (arroz fri­to, sal­sa de so­ja, hue­vo fri­to, po­llo fri­to y sa­tay), y sa­tay (bro­che­tas de car­ne o po­llo a la bra­sas con cúr­cu­ma, pi­ña y ca­cahua­tes).

¿UNOS DRINKS?

En Ba­li tam­bién hay mu­cha vida noc­tur­na. En las áreas de Ku­ta, Le­gian y Se­min­yak en­con­tra­rás ba­res y dis­co­te­cas para sa­car a flo­te to­da tu al­ma fies­te­ra. De he­cho, la ma­yo­ría del tu­ris­mo noc­turno es­tá en esas zo­nas, así que si quie­res sa­cu­dir el cuerpo y prac­ti­car tus téc­ni­cas de li­gue, tie­nes que ir ahí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.