PREGÚNTALE A ELSY

To­do so­bre el se­xo ex­plo­si­vo.

Cosmopolitan (México) - - NEWS - Es­crí­be­le a @elsy­re­yes o a @COSMOPOLITANMX

MI EX ME PI­DIÓ EL ANI­LLO DE COM­PRO­MI­SO QUE ME DIO HA­CE AÑOS, YA QUE ACA­BO DE COM­PRO­ME­TER­ME. ¿DE­BO REGRESARLO?

No es co­rrec­to que te lo pi­da y me­nos des­pués de tan­to tiem­po. Un ani­llo de com­pro­mi­so es un re­ga­lo que se ha­ce para ex­pre­sar la in­ten­ción de ca­sar­se con al­guien, pe­ro no es ga­ran­tía de que va a su­ce­der. Y quien lo re­ci­be es­tá acep­tan­do esa pro­pues­ta, pe­ro tam­po­co es­tá obli­ga­da a cum­plir­la. Sin em­bar­go, co­mo eres po­li­te, re­gré­sa­se­lo. Pen­se­mos que tal vez pa­sa por un mal mo­men­to eco­nó­mi­co y quie­re ven­der­lo. Por el con­tex­to sue­na más a que se ar­dió; de­ja que ha­ga su be­rrin­che y en­vía­se­lo de vuel­ta con al­guien más. Un ob­je­to tam­bién car­ga con ener­gía y nos co­nec­ta con re­cuer­dos, así que con­ser­var­lo no te trae­rá na­da bueno, emo­cio­nal­men­te ha­blan­do.

MI NO­VIO PRO­PO­NE QUE ‘ABRAMOS’ LA RE­LA­CIÓN, PE­RO ¿ACA­SO ESO NO ES IN­FI­DE­LI­DAD?

Una re­la­ción abier­ta tie­ne el mis­mo va­lor que una tra­di­cio­nal, pe­ro es ne­ce­sa­rio que ha­ya una ab­so­lu­ta con­vic­ción de co­mo­di­dad con esa di­ná­mi­ca. O sea, es per­fec­ta para aque­llas pa­re­jas que se aman, pe­ro que la mo­no­ga­mia (a los dos) no les vie­ne bien. Eso no los ha­ce ni me­nos éti­cos ni ma­las per­so­nas. Re­co­no­cen que pue­den amar a al­guien, sin em­bar­go, desean abrir­se a re­la­cio­nes eró­ti­cas o has­ta sen­ti­men­ta­les con otros sin crear da­ño a na­die, ya que su pa­re­ja tam­bién com­par­te ese de­seo. Es im­pres­cin­di­ble que ha­ya ne­go­cia­cio­nes cla­ras. Este mo­de­lo amo­ro­so sue­le te­ner éxi­to en re­la­cio­nes que lle­van mu­cho tiem­po y que se co­no­cen a fon­do. Para lo­grar­lo, se ne­ce­si­ta la ma­du­rez que só­lo lle­ga con los años.

MAN­DÉ NU­DES QUE ERAN PARA MI CHI­CO AL GRUPO DE WHAT­SAPP DE NUES­TROS AMI­GOS, ÉL SE ENOJÓ POR­QUE CON­SI­DE­RA QUE FUE A PRO­PÓ­SI­TO. ¿QUÉ HA­GO PARA QUE ME PER­DO­NE?

A to­das nos pue­de pa­sar, por eso siem­pre de­be­mos che­car a quién le en­via­mos ma­te­rial pri­va­do. No hay na­da qué ha­cer, só­lo ex­pli­car. Su­pon­go que an­te­rior­men­te ya le ha­bías en­via­do fo­tos; re­cuér­da­le lo fá­cil de te­ner un error de de­do y que en­tien­des que sien­ta su in­ti­mi­dad com­pro­me­ti­da, pe­ro que no hay na­da que pue­das ha­cer para cam­biar lo que ocu­rrió. Es com­pren­si­ble, por­que sa­be que sus ami­gos aho­ra van a ha­cer­le bro­mas y a ha­blar de ti, y por­que a nin­guno le gus­ta que otros vean a su chi­ca des­nu­da.

ME VA A BA­JAR JUS­TO CUAN­DO MI GA­LÁN (QUE NO VEO HA­CE ME­SES) ME VI­SI­TE. ¿HAY AL­GÚN MO­DO DE CORTARME LA MENS­TRUA­CIÓN?

Ne­ce­si­ta­rías pla­near­lo al me­nos un ci­clo mens­trual an­tes, o sea, em­pe­zar a uti­li­zar un an­ti­con­cep­ti­vo hor­mo­nal des­de un pe­rio­do pre­vio; pla­ti­ca muy bien con tu gi­ne­có­lo­go para que él che­que si eres ap­ta para in­ge­rir hor­mo­nas, y co­mien­ces el día 1 de tu ci­clo, es de­cir, cuan­do te ba­je. Si­gue el es­que­ma to­do el mes y no in­te­rrum­pas, sál­ta­te la se­ma­na de des­can­so: aca­ban­do una ca­ja, ini­cia con la otra o, bien, des­pués de qui­tar­te el ter­cer par­che, po­ner­te el uno de una ca­ja nue­va. Eso im­pe­di­rá que ha­ya san­gra­do. Pe­ro tran­qui­la, si no lo pu­dis­te pla­near, exis­ten otras op­cio­nes. Si ya no lo­gras­te te­ner mo­do de cor­tar­te la re­gla, hay es­tra­te­gias para te­ner se­xo, co­mo por ejem­plo ha­cer­lo en la du­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.