LAS PEO­RES CI­TAS

Te lo ase­gu­ra­mos: no has si­do la úni­ca que ha te­ni­do da­tes que pre­fe­ri­rías ol­vi­dar. Che­ca las his­to­rias de chi­cos y chi­cas Cosmo que, co­mo tú, es­tán en bus­ca del amor.

Cosmopolitan (México) - - NEWS -

“Un match de Tin­der me in­vi­tó a ir por unos drinks, cuan­do lle­gué es­ta­ba sen­ta­do con tres de sus ami­gos y ca­si no me di­ri­gió la pa­la­bra. Co­mo ne­ce­si­ta­ba un po­co de li­cor fui a la ba­rra con una de sus me­jo­res ami­gas. Me in­vi­tó un shot, y me con­fe­só que mi da­te aca­ba­ba de rom­per con su pro­me­ti­do des­pués de que lo ca­chó con al­guien más. Un ‘de­re­cho’ lle­vó a múl­ti­ples ron­das, y me di­ver­tí mu­cho. Pa­re­cía mo­les­to por ha­ber­me ro­ba­do el show, pe­ro te­nía que sa­car­le pro­ve­cho a la happy hour”. –ADAL

“Una vez fui a un even­to de ci­tas ve­lo­ces usan­do un cha­le­co de cue­ro. Me sen­té con mi pri­me­ra

da­te, y me di­jo: ‘¿No tu­vis­te que tra­ba­jar hoy?’. Le di­je que sí, que ve­nía de la ofi­ci­na, y res­pon­dió: ‘En­ton­ces, ¿có­mo ex­pli­cas tu out­fit?’. Y le di­je: ‘No creo que va­ya­mos muy bien. Me­jor no ha­ble­mos’. Nos que­da­mos sen­ta­dos ahí en si­len­cio du­ran­te seis eter­nos mi­nu­tos”. –JAI­ME

“Un chi­co me in­vi­tó a ir a un bar, des­pués lle­gó la cuen­ta y me di­jo que só­lo te­nía 200 pe­sos en su car­te­ra. Le di­je que guar­da­ra su di­ne­ro. Yo pa­gué y nun­ca lo vol­ví a ver”. –DIA­NA

“Una vez me sor­pren­dió mi aho­ra es­po­so, Ni­co, con otro hom­bre. No es­tá­ba­mos jun­tos, así que acep­té una ci­ta a cie­gas en un bar con otro chi­co, pe­ro mi es­po­so tam­bién es­ta­ba ahí. Nun­ca lo vi, pe­ro nos en­vió una bo­te­lla a mi ci­ta y a mí. Afor­tu­na­da­men­te, nos fui­mos an­tes de que lle­ga­ra el tra­go. Cuan­do Ni­co y yo co­men­za­mos a an­dar, me ex­pli­có lo que pa­só esa no­che”. –LEO­NOR

“Es­ta­ba ce­nan­do con un ga­lán con quien te­nía mu­cha quí­mi­ca. Él era ami­go de al­guien que no me caía muy bien, y cuan­do se lo di­je, pen­só que te­nía mu­chos pre­jui­cios, así que se le­van­tó y me di­jo: ‘No pue­do se­guir aquí vién­do­te a los ojos’. Se ofre­ció a pa­gar la mi­tad de la cuen­ta, pe­ro no acep­té. Li­qui­dé to­do y me co­mí am­bos pla­ti­llos. Me lo en­cuen­tro muy se­gui­do, pe­ro ya no nos de­ci­mos ni una pa­la­bra”. –ES­TE­BAN

“Un chi­co me in­vi­tó a ce­nar a su ca­sa. Es­tá­ba­mos vien­do la te­le cuan­do de re­pen­te al­guien to­có a la puer­ta. Le abrió y la in­vi­tó a pa­sar. Yo no te­nía la me­nor idea de quién era, pe­ro sa­bía que al­go es­ta­ba pa­san­do. Los dos se fue­ron a la co­ci­na para ha­blar. Me fui y ja­más vol­ví a ha­blar con él”. –ES­TE­FA­NÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.