Sa­lud de ace­ro

Si lle­vas una ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da, el agua­ca­te se­rá una de tus ar­mas para man­te­ner­te sa­na. Lee es­to.

Cosmopolitan (México) - - TIPS DIETA - Por Ro­cío Flo­res

HUE­SOS FUER­TES

Gra­cias a la al­ta can­ti­dad de vi­ta­mi­na K con la que dis­po­ne este fru­to, tus hue­sos es­ta­rán me­jor que nun­ca, pues la os­teo­cal­ci­na (una pro­teí­na del me­ta­bo­lis­mo óseo) re­quie­re de es­ta vi­ta­mi­na para su for­ta­le­ci­mien­to. Si ade­más cui­das el con­su­mo de al­cohol, no fu­mas y ha­ces ejer­ci­cio, vas por un ex­ce­len­te ca­mino.

AYU­DA A TU CO­RA­ZÓN

El agua­ca­te tie­ne más po­ta­sio que cual­quier plá­tano, y este ele­men­to ayu­da a re­du­cir los ries­gos de pa­de­cer un ata­que car­dia­co. El Ome­ga 3 y otras gra­sas bue­nas que con­tie­ne ba­jan el co­les­te­rol ma­lo. Si ade­más ha­ces de­por­te y man­tie­nes un pe­so sa­lu­da­ble, ¡triun­fa­rás!

ME­NOS RIES­GO DE DIA­BE­TES

Un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por los in­ves­ti­ga­do­res del Im­pe­rial Co­lle­ge de Lon­dres, re­ve­ló que las die­tas al­tas en fi­bra, co­mo la del agua­ca­te, con­tri­bu­yen a dis­mi­nuir en 18% las pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar es­ta en­fer­me­dad.

OPE­RA­CIÓN BI­KI­NI

Se­gu­ro has es­cu­cha­do que este man­jar en­gor­da; sin em­bar­go, no to­do es lo que pa­re­ce. El áci­do olei­co que con­tie­ne ayu­da a re­du­cir la sen­sa­ción de ham­bre y ace­le­ra el me­ta­bo­lis­mo. No se tra­ta de co­mer­lo to­do el día, pe­ro con­su­mir me­dio du­ran­te la co­mi­da te ha­rá sen­tir sa­tis­fe­cha, y cal­ma­rá el de­seo de pi­car ali­men­tos a ca­da ra­to.

Hay al­re­de­dor de 18 ti­pos de agua­ca­te y Mé­xi­co es el prin­ci­pal pro­duc­tor del mun­do, lue­go de su­pe­rar las po­co más de un mi­llón de to­ne­la­das al año. Por eso tam­bién es el país que más lo dis­tri­bu­ye en to­do el pla­ne­ta. Im­pre­sio­nan­te, ¿no? ¿Lo sa­bías?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.