Cosmopolitan (México) - - COS­MO PO­WER -

Al prin­ci­pio, cul­po a Nue­va York por con­ver­tir a un ángel en una de­pre­da­do­ra. La ciu­dad tie­ne un to­que es­pe­cial pa­ra sa­car el la­do sal­va­je de to­dos, y Lucy lo es­tá ex­pe­ri­men­tan­do en car­ne pro­pia.

Ella vi­vió en Los Án­ge­les mu­chos años. Se tras­la­dó a la me­tró­po­li que nun­ca duer­me pa­ra gra­bar la se­rie Katy Kee­ne, el úl­ti­mo spin-off ins­pi­ra­do en los có­mics. Ella es la pro­ta­go­nis­ta, una chi­ca de 20 años as­pi­ran­te a di­se­ña­do­ra de mo­das que per­si­gue con va­lor mu­chos sue­ños a cum­plir. Co­mo Ca­rrie en Sex and the City. O lo que po­dría des­cri­bir co­mo: “Lucy Ha­le sien­do Lucy Ha­le”. Ella in­ter­pre­ta a la chi­ca bue­na, per­fec­ta pa­ra el pa­pel; y el pro­duc­tor de la se­rie, Ro­ber­to Agui­rreSa­ca­sa la des­cri­be co­mo: “La mu­jer que bus­ca­mos tan­to, es tal co­mo en el có­mic. Se adap­ta per­fec­to a la ima­gen”. Katy es una it girl, pe­ro también es una chi­ca que pue­de ser tu gran ami­ga o con­fi­den­te”, lo cual re­sul­ta bas­tan­te atrac­ti­vo pa­ra el pú­bli­co (es de­cir, tú, tus ami­gos y yo).

Pue­de que Katy Kee­ne ten­ga al­go de Pretty Little Liars, tie­ne bas­tan­tes co­sas sexys –con­ti­nua­rá in­mor­ta­li­zan­do la ima­gen inocen­te de Lucy–. Sí, el per­so­na­je de Lucy en Pretty Little Liars, Aria, ma­tó a al­guien y en­te­rró el ca­dá­ver. Ade­más, su no­vio de to­da la vi­da era su maes­tro de In­glés en la es­cue­la. Tris­te­men­te, des­pués de sie­te tem­po­ra­das, Aria siem­pre fue “la bue­na”. El ase­si­na­to ca­ta­pul­tó la ca­rre­ra de la jo­ven, con­vir­tién­do­la en una de las fa­vo­ri­tas de la au­dien­cia. Lo su­fi­cien­te pa­ra dar­se cuen­ta de que Aria le mar­có la vi­da. Sin em­bar­go, no to­do ha si­do miel so­bre ho­jue­las en la ca­rre­ra de la jo­ven ac­triz, pe­ro no al ni­vel de Se­le­na, Mi­ley o LiLo, ella ha sa­bi­do man­te­ner un ba­lan­ce en la vi­da per­so­nal y tra­ba­jo.

A lo lar­go de es­tos años, Lucy ha te­ni­do otros pa­pe­les en se­ries co­mo Li­fe Sen­ten­ce y Ryan Han­sen Sol­ves Ti­mes on Te­le­vi­sion, no obs­tan­te, am­bas fue­ron can­ce­la­das des­pués de una o dos tem­po­ra­das. ¿A qué se de­bió es­ta de­ci­sión? No es di­fí­cil de­du­cir­lo por ti mis­ma.

Fil­mó una pe­lí­cu­la de te­rror, Fan­tasy Is­land, que se es­tre­na­rá es­te año, ade­más de ha­ber par­ti­ci­pa­do en el pa­pel pro­ta­gó­ni­co en la cin­ta ba­sa­da del li­bro The Han­ting Ga­me (aho­ra nom­bra­do A Ni­ce Girl Li­ke You en la ver­sión de la gran pan­ta­lla). Bá­si­ca­men­te, ella ha te­ni­do un pro­ce­so in­creí­ble de cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal.

“Pa­sé días di­fí­ci­les”, men­cio­na, ar­gu­men­tan­do que vi­vió la ma­yor par­te de sus 20 atra­pa­da en un per­so­na­je el cual nun­ca en­ve­je­ció nin­gún día. Per­ma­ne­ció en la pre­pa­ra­to­ria por cin­co años se­gui­dos, to­do por sa­car ade­lan­te el pa­pel. “Sen­tía que de­bía man­te­ner cier­ta ima­gen pa­ra re­fle­jar la edad de mi pro­ta­go­nis­ta, siem­pre he si­do tra­ga años, pe­ro des­pués de ocho años, mi cuer­po cam­bió. Subí de pe­so y fue im­po­si­ble no leer las crí­ti­cas de los se­gui­do­res de la se­rie. Me vol­ví lo­ca, no pu­de con tan­ta pre­sión”. “A me­di­da de que el pro­gra­ma ga­na­ba fa­ma, to­das las du­das e in­se­gu­ri­da­des fue­ron cre­cien­do, vi­ví un martirio al ocul­tar mis sen­ti­mien­tos. Me sa­lió ac­né por el ni­vel de es­trés en el que vi­vía”. Aho­ra ella de­fi­ne esas mar­cas co­mo “luz es­pe­cial pa­ra mí”, lo cual la ha­ce re­cor­dar que es un ser hu­mano.

¿EN QUÉ PUN­TO DE SU CA­RRE­RA SE EN­CUEN­TRA?

Pa­ra em­pe­zar, es­tá com­ple­ta­men­te fe­liz de ha­ber lle­ga­do a los 30. “Se sien­te tan bien que no me im­por­ta lo que di­gan so­bre mí”, agre­ga. “No ha­bía te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ver­me tan ple­na y co­mo yo de ver­dad que­ría, así que aho­ra ha­go las co­sas sin re­mor­di­mien­tos y es­cul­pí una ver­sión me­jo­ra­da de mí mis­ma”. El co­mien­zo: un buen cor­te de pe­lo.

“Me li­be­ré co­mo nun­ca lo ha­bía he­cho”, di­ce. An­te la re­pen­ti­na de­ci­sión de cor­tar­se 15 cen­tí­me­tros de su lar­ga y os­cu­ra me­le­na. Mu­chas per­so­nas se acer­can a ella pa­ra de­cir­le que la pre­fie­ren con el pe­lo lar­go, y al re­fe­rir­se a “per­so­nas” quie­re de­cir los hom­bres. “Ya per­dí la cuen­ta de to­dos los chi­cos que me han di­cho ‘de­be­rías de de­jar­te el pe­lo lar­go’, y sí, me gus­ta el pe­lo lar­go, pe­ro no me lo voy a de­jar cor­to o lar­go so­lo pa­ra com­pla­cer­los, me agra­da co­mo me veo aho­ri­ta. ¡Y ya!”.

Res­pec­to a su look opi­na: “Los hom­bres le tie­nen mie­do a sa­lir con mu­je­res con el pe­lo pin­ta­do o los la­bios muy ro­jos. Yo amo traer mu­cho co­lor en­ci­ma. No me im­por­ta lo que ellos pien­sen. Me va mi es­ti­lo y me amo có­mo soy. Me vis­to pa­ra gus­tar­me, no pa­ra pa­re­cer bo­ni­ta fren­te a ti o fren­te a los de­más”. En cuan­to a su es­ti­lo, Lucy lo de­fi­ne co­mo “look ce­ro tra­di­cio­nal, pe­ro a la vez muy sexy ”. Ade­más su fas­hion ro­le mo­del es­tá en las ge­me­las Olsen.

LOS PLA­NES QUE TIE­NE EN LA VI­DA

Des­de pe­que­ña, Lucy te­nía la idea de ca­sar­se y te­ner hi­jos, el sue­ño de mu­chas mu­je­res (trans­mi­ti­dos en la cul­tu­ra). Eso fue an­tes de que le rom­pie­ran el co­ra­zón, de fra­ca­sar en el amor –co­mo ocu­rre a la ma­yo­ría–. “Cuan­do era más jo­ven, siem­pre so­ña­ba con es­tar al la­do de al­guien, por­que te­nía mie­do a la so­le­dad”. “Aho­ra, es­toy en el pun­to en el que si co­noz­co a al­guien, él de­be de su­pe­rar mis ex­pec­ta­ti­vas y com­ple­men­tar­me en to­dos los as­pec­tos. Amo y dis­fru­to mi sol­te­ría”. Lucy tie­ne muy cla­ro el futuro, y los hi­jos no es­tán in­clui­dos (por el mo­men­to). Mien­tras es­tá­ba­mos en el es­tu­dio de pier­cings les pre­gun­té a las chi­cas del equi­po qué tan do­lo­ro­so es po­ner­te el DIU, de in­me­dia­to, Lucy men­cio­nó que ella ama el su­yo por­que “no quie­ro te­ner hi­jos por un tiem­po”.

Body­suit: Ant­hony Tho­mas Me­li­llo Pan­ta­lón: RtA Brand Za­pa­tos: Giu­sep­pe Za­not­ti Are­tes: Sa­chin & Ba­bi Ani­llos: Jen­ni­fer Fis­her Car­di­gan: Alessandra Rich Bra­let­te: Ca­ri­ne Gil­son Jeans: Le­vi’s Are­tes: Re­bec­ca de Ra­ve­nel Bol­sa: Judith Lei­ber Coutu­re

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.