Cosmopolitan (México)

Disturbios de orgullo

“Mis silencios no me han protegido. Tus silencios no te protegerán”. —Audre Lorde, escritora.

- Por SOFÍA ESCOBOSA

La historia del orgullo gay,

así como el movimiento de derechos LGBTQ+, se remonta a finales de la década de 1960, en el Stonewall Inn, un bar ubicado en Greenwich Village en la ciudad de Nueva York. El lugar era famoso por ser un espacio donde clientes del mismo sexo podían bailar entre ellos, un refugio para alejarse de la violencia, el acoso y la discrimina­ción.

En ese entonces, la homosexual­idad era ilegal en Estados Unidos, razón suficiente para que la Policía clausurara tras duras redadas en bares y restaurant­es, por el simple hecho de tener empleados o atender a clientes gays. En aquellos días, la mayoría de los establecim­ientos con alcohol de NY eran operados y le pertenecía­n a la mafia (incluido el Stonewall); el sindicato del crimen solía pagar altas cantidades de dinero a policías corruptos para que se hicieran de la vista gorda y dejaran los arrestos en sus locales a un lado, mientras ellos se hinchaban las carteras cobrando extra por las bebidas, extorsiona­ndo a los clientes adinerados y amenazando con “sacarlos del clóset” con familiares o en sus empleos. A pesar de los sobornos de la mafia, la policía regularmen­te allanaba los bares acusándolo­s de incitar las relaciones homosexual­es.

Personas trans y no binarias también fueron atacadas, sometidas a violencia y detenidas por no llevar ropa que la policía considerar­a “apropiada para su género”. Esta opresión y maltrato llegó a un punto crítico el 28 de junio de 1969: en una redada organizada por la Policía de Nueva York, nueve oficiales vestidos de civil entraron al bar Stonewall. Los clientes, hartos del hostigamie­nto por parte de la fuerza policial, resistiero­n y contraatac­aron. Afuera del bar, cientos de personas se habían reunido y organizado contra el operativo, los manifestan­tes arrojaron botellas, tiraron las barricadas y prendieron fuego al bar hasta que los policías no tuvieron otra opción que retirarse.

El espíritu de rebelión de los años 60 se extendió a las personas LGBTQ+ en distintas partes del mundo, quienes –por primera vez– se reconocier­on como parte de una comunidad. Por ello, en el primer aniversari­o de las marchas, el 28 de junio de 1970, miles de personas marcharon por las calles de la Gran Manzana en el Día de la Liberación; hoy el día se ha renombrado Marcha del Orgullo LGBTQ+.

El 28 de junio de 2016, el expresiden­te Barack Obama nombró al bar Stonewall como monumento nacional, convirtién­dolo en el primero que celebra la historia de la comunidad LGBTQ+. Las protestas en la ciudad que alberga la Estatua de la Libertad fueron un punto de inflexión en la lucha por los derechos y la igualdad, en la que el estigma asociado con orientacio­nes sexuales y de género se tornó obsoleto. Así, el movimiento ganó visibilida­d, un impulso que continúa hasta el día de hoy.

 ??  ??
 ??  ?? El carisma que proyecta no pasa desapercib­ido, mas es su talento para conectar con sus audiencias lo que probableme­nte la ha hecho la conductora mexicana más querida. Nos encantó durante la cobertura que hizo de La Copa Mundial de la FIFA en Sudáfrica 2010 y la amamos en Cuéntamelo YA, programa en el que comparte protagonis­mo con otras mujeres, dejándonos saber que juntas somos capaces de crear magia. Síguela en IG: @sofiaescob­osa
El carisma que proyecta no pasa desapercib­ido, mas es su talento para conectar con sus audiencias lo que probableme­nte la ha hecho la conductora mexicana más querida. Nos encantó durante la cobertura que hizo de La Copa Mundial de la FIFA en Sudáfrica 2010 y la amamos en Cuéntamelo YA, programa en el que comparte protagonis­mo con otras mujeres, dejándonos saber que juntas somos capaces de crear magia. Síguela en IG: @sofiaescob­osa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico