Jor­ge Var­gas

Diario de Queretaro - - Portada -

Ese día, el cie­lo ama­ne­ció nu­bo­so y gé­li­do. El frío ca­la­ba has­ta el fon­do de los hue­sos. Así que la gen­te se abri­gó cuan­to pu­do; y, en­fun­da­da en un sa­co ne­gro de la­na, pan­ta­lón de mez­cli­lla en­ta­lla­do, guan­tes ne­gros de piel y con su ca­be­lle­ra re­co­gi­da en la co­ro­ni­lla, la mo­re­na lle­gó al res­tau­rant, acom­pa­ña­da de su ami­ga, blan­ca la piel, el ca­be­llo suel­to y un her­mo­so go­rro blan­co, y se sen­ta­ron en una me­sa de la en­tra­da. Él lle­gó des­pués y se sen­tó en otra me­sa, más acá. Los tres ho­jea­ron por se­pa­ra­do el me­nú del día, y mien­tras de­ci­dían, la mo­re­na se qui­tó sus guan­tes ne­gros y se fro­tó las ma­nos, ex­ha­lan­do pa­ra ca­len­tar­las. Al ca­bo or­de­na­ron.

Ha­bía pa­ra es­co­ger cre­ma de za­naho­ria, so­pa de pas­ta, arroz ama­ri­llo, al­guno de va­rios gui­sos, en­sa­la­da, fri­jo­les, agua de me­lón y de pos­tre una ba­rri­ta de cho­co­la­te.

-¿Cho­co­la­te? -di­jo la del go­rro blan­co.

-Pa­ra el frío -di­jo la em­plea­da. Am­bas in­ter­cam­bia­ron mi­ra­das y en se­gui­da asin­tie­ron con la ca­be­za y con­ti­nua­ron con­ver­san­do.

A pun­to de em­pe­zar a co­mer la mo­re­na lo des­cu­brió y lue­go am­bos se des­cu­brie­ron, y, des­de en­ton­ces, ca­da tan­to se mi­ra­ban, ella ha­cien­do que mi­ra­ba a su com­pa­ñe­ra, pe­ro ges­ti­cu­lan­do de tal mo­do que era en­ten­di­ble que sus mue­cas eran pa­ra gus­tar­le al jo­ven, aun­que las ha­cía cui­dán­do­se de la del go­rro blan­co, sen­ta­da de es­pal­das ha­cia acá, y él, com­pla­ci­do, en ve­ces ape­nas le son­reía, has­ta que ter­mi­na­ron sus pla­tos.

-Dis­cul­pe -di­jo la mo­re­na-, ¿el ba­ño? -Se le­van­tó y al pa­sar jun­to a él es­bo­zó una son­ri­sa her­mo­sa. De re­gre­so hi­zo lo mis­mo y al ca­mi­nar con­to­neó li­ge­ra­men­te su hu­ma­ni­dad, re­don­dea­da por el pan­ta­lón de mez­cli­lla. En­ton­ces flo­tó en el am­bien­te el len­gua­je mu­do de los que se atraen y se so­la­zan co­que­teán­do­se.

-¿Ya, chi­cas? -di­jo la em­plea­da cuan­do ellas pi­die­ron la cuen­ta. Les lle­vó un pa­pe­li­to y su ba­rra de cho­co­la­te. Sin de­jar el chis­mo­rreo, la mo­re­na se lo fue co­mien­do dán­do­le mor­di­di­tas, que más que eso eran ges­tos, sua­ve­men­te se­duc­to­res, mien­tras él ha­bía de­ja­do de ver la te­le­vi­sión y ya se ha­bía en­tu­sias­ma­do otra vez, por­que ella ha­bía re­to­ma­do los co­que­teos, sus­pen­di­dos des­de des­pués que fue al ba­ño.

-Pues, ya -di­jo de ra­to la del go­rro blan­co, alis­tán­do­se pa­ra sa­lir.

-Es­pé­ra­te a que ha­ga me­nos frío -di­jo la mo­re­na, y echó una ojea­da ha­cia la me­sa del jo­ven, y, sin de­jar el en­tu­sias­mo, él se pu­so su abri­go que se ha­bía qui­ta­do cuan­do lle­gó, pa­gó su co­mi­da y se pu­so a es­pe­rar la opor­tu­ni­dad, mien­tras ellas ha­bla­ban va­cie­da­des y se car­ca­jea­ban cuan­do com­par­tían imá­ge­nes o men­sa­jes en la pan­ta­lla de uno de sus te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, has­ta que, por fin, la del go­rro blan­co se le­van­tó, y, sin pri­sas, sen­ta­da to­da­vía, la mo­re­na se pu­so sus guan­tes de piel y se abo­to­nó su sa­co ne­gro. Es­ta­ba ha­cien­do que arre­gla­ba co­sas den­tro de su mo­chi­la, cuan­do, apro­ve­chan­do el hue­co que ha­bía en­tre ella y su ami­ga in­cli­nó li­ge­ra­men­te la ca­be­za y qui­so son­reír­le a él, pe­ro ya no pu­do. En un abrir y ce­rrar de ojos la del go­rro blan­co se aga­chó, le co­gió el ros­tro con su de­re­cha y rá­pi­do la be­só.

-Vámonos -le di­jo. Y se fue­ron. El jo­ven se que­dó es­toi­co, lue­go mi­ró ha­cia acá, ar­queó las ce­jas, tor­ció la boca, en­co­gió los hom­bros y abrió los bra­zos. Se le­van­tó y sa­lió a ca­mi­nar con el frío de la ca­lle.

Lon­gino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.