El po­der de la in­for­ma­ción

Diario de Queretaro - - Local - Fran­cis­co Fonseca pa­co­[email protected]

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son un gru­po de pre­sión im­pre­sio­nan­te e im­por­tan­te. Tan­to o más que el Ejér­ci­to, la Igle­sia, los em­pre­sa­rios, el go­bierno, etc. El te­ma in­tere­san­tí­si­mo de los gru­pos de po­der o de pre­sión lo tra­ta­ré en un edi­to­rial pró­xi­mo y cer­cano.

Una vez más

fui­mos cau­ti­vos de la in­for­ma­ción, to­dos sin ex­cep­ción. Y la in­for­ma­ción nos pro­du­jo el pru­ri­to de rein­for­mar, y em­pe­za­mos a co­mu­ni­car­nos por ce­lu­lar, twit­ter, whatts o por in­ter­net con quie­nes con­si­de­ra­mos que ne­ce­si­ta­ban co­no­cer las no­ti­cias: la caí­da de un he­li­cóp­te­ro con la muer­te de fun­cio­na­rios pú­bli­cos de pri­me­ra fi­la en el país.

Pe­ro ¿qué es la in­for­ma­ción y có­mo ejer­ce tal po­der de ma­ni­pu­la­ción ins­tan­tá­nea? La in­for­ma­ción es una ne­ce­si­dad de la era mo­der­na, es un vi­cio de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y es una bur­bu­ja en la que es­ta­mos en­ce­rra­dos prác­ti­ca­men­te de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria. Su in­men­so po­der de ma­ni­pu­la­ción lo ejer­ce abu­san­do de la ca­pa­ci­dad de asom­bro del ser hu­mano, ca­pa­ci­dad que no se ago­ta.

El po­der se ejer­ce te­nien­do di­ne­ro o te­nien­do in­for­ma­ción. Am­bos son ins­tru­men­tos ab­so­lu­tis­tas de pre­sión. Pe­ro quien tie­ne di­ne­ro y ade­más in­for­ma­ción es to­do­po­de­ro­so, co­mo lo son, por ejem­plo, las ca­de­nas de te­le­vi­sión, los me­dios elec­tró­ni­cos por ex­ce­len­cia. Y la te­le­vi­sión atrae de ma­ne­ra pri­mi­ti­va al te­le­vi­den­te en un gran círcu­lo de luz, co­lor, so­ni­do y mo­vi­mien­to que lo en­vuel­ve y lo ma­ne­ja a su li­bre al­be­drío.

Las le­yes y nor­mas que se han pro­mul­ga­do pa­ra su uso di­fí­cil­men­te se res­pe­tan, se jue­ga a lo su­cio, sin res­pe­tar el do­lor ajeno, abu­san­do del mor­bo. Y ale­gan que to­do se ha­ce en aras de la in­for­ma­ción, pa­ra man­te­ner al au­di­to­rio al tan­to de los he­chos y con un des­me­di­do y en­fer­mi­zo afán de evi­tar abu­sos de las au­to­ri­da­des. Pe­ro no se dan cuen­ta que ellos mis­mos se han eri­gi­do en au­to­ri­da­des, en se­ño­res de hor­ca y cu­chi­llo.

La in­for­ma­ción no se crea, la in­for­ma­ción exis­te. Es úni­ca­men­te el re­fle­jo de lo acon­te­ci­do. Y el éxi­to es­tá en pro­veer esa in­for­ma­ción en su jus­ta di­men­sión, ni una co­ma de más ni de me­nos. Cuan­do la pluma se usa pa­ra cues­tio­nes per­so­na­les o de con­ve­nien­cia ya de­ja de ser útil y pa­sa a

ser un ob­je­to de ma­ni­pu­la­ción. Te­ner una pluma, es de­cir, te­ner una tribuna pa­ra ex­pre­sar­se es una pro­fe­sión de al­ta res­pon­sa­bi­li­dad y no de­be otor­gar­se a quien la po­ne al ser­vi­cio del me­jor pos­tor por­que en­ton­ces se des­vir­túa su esen­cia y se con­vier­te en un asal­to a la con­cien­cia del ciu­da­dano.

El pa­sa­do vein­ti­cua­tro de di­ciem­bre po­co des­pués del me­dio­día, día de los he­chos, la ciu­da­da­nía cum­plía con sus queha­ce­res ha­bi­tua­les. Sin em­bar­go, al fi­lo de las dos cua­ren­ta y cin­co de la tar­de em­pe­zó el ru­mor, pri­me­ro, de que ha­bía caí­do un he­li­cóp­te­ro en las cer­ca­nías del ae­ro­puer­to de Pue­bla y que sus ocu­pan­tes es­ta­ban he­ri­dos; quin­ce mi­nu­tos des­pués ya se men­cio­na­ba que en­tre los le­sio­na­dos se en­con­tra­ban la go­ber­na­do­ra de ese es­ta­do, Mart­ha Eri­ka Alon­so, su es­po­so, el ex­go­ber­na­dor Ra­fael Mo­reno Va­lle y tri­pu­lan­tes. Fi­nal­men­te se su­po que el he­li­cóp­te­ro de la mar­ca ita­lia­na Au­gus­ta, con to­dos sus via­jan­tes se ha­bía es­tre­lla­do y to­dos es­ta­ban muer­tos. En me­nos de cin­co mi­nu­tos em­pe­za­ron los ru­mo­res del por­qué del avio­na­zo, sin es­pe­rar el diag­nós­ti­co pro­fe­sio­nal del pe­ri­to. Los co­mu­ni­ca­do­res tam­bién son pe­ri­tos y doc­tos en to­dos los me­nes­te­res que sean ne­ce­sa­rios. Y en días pos­te­rio­res las co­lum­nas po­lí­ti­cas de los dia­rios se ce­ba­ron so­bre la ca­tás­tro­fe.

Es el signo de los tiem­pos, es el po­der que tie­ne el in­for­ma­dor. Se re­pi­tie­ron las vi­deoes­fe­ras de no­viem­bre de 2008, con el ca­so de Juan Ca­mi­lo Mou­ri­ño y de no­viem­bre de 2011 con el ca­so de Jo­sé Fran­cis­co Bla­ke Mo­ra.

Del pri­me­ro, un Lear Jet que se es­tre­lló en la zo­na de las Lo­mas de Cha­pul­te­pec.

Los pe­ri­ta­jes men­cio­na­ron que el avión fue afec­ta­do por la es­te­la de va­por y ener­gía pro­du­ci­da por un avión co­mer­cial que vo­la­ba ade­lan­te y muy cer­ca. Del se­gun­do, un he­li­cóp­te­ro que se es­tre­lló en Chal­co, en las cer­ca­nías de San­ta Ca­ta­ri­na Ayot­zin­go y del en­ton­ces Dis­tri­to Fe­de­ral, por la nu­la vi­si­bi­li­dad de­bi­do a una den­sa ne­bli­na. Coin­ci­den­cias: am­bos eran, en su mo­men­to, los se­cre­ta­rios de Go­ber­na­ción de Fe­li­pe Cal­de­rón; am­bos ocu­rrie­ron en el mes de no­viem­bre.

Vol­vien­do al si­nies­tro de Pue­bla, to­do lo ocu­rri­do ese día cu­brió las pan­ta­llas del país, las on­das de ra­dio, las pri­me­ras pla­nas de los pe­rió­di­cos, y los ca­na­les de re­des so­cia­les du­ran­te to­da una se­ma­na, no im­por­tan­do que fue­sen días de re­co­gi­mien­to re­li­gio­so.

Fue­ron va­rios días de te­ner los oí­dos abier­tos a la in­for­ma­ción. In­for­ma­ción y más in­for­ma­ción. Y de tan­to re­pe­tir­se, una y otra vez, las no­ti­cias sa­ben ya a li­te­ra­tu­ra ba­ra­ta, a imá­ge­nes sin con­te­ni­do, a es­ti­los uni­for­ma­dos y es­té­ri­les. Co­mo di­rían los bue­nos mé­di­cos de an­ta­ño: el ca­so es gra­ve, se­rio, de pro­nós­ti­co re­ser­va­do.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son un gru­po de pre­sión im­pre­sio­nan­te e im­por­tan­te. Tan­to o más que el Ejér­ci­to, la Igle­sia, los em­pre­sa­rios, el go­bierno, etc. El te­ma in­tere­san­tí­si­mo de los gru­pos de po­der o de pre­sión lo tra­ta­ré en un edi­to­rial pró­xi­mo y cer­cano.

Po­co a po­co, la vi­da se va des­ti­ñen­do y pa­re­ce que se atro­fia la ca­pa­ci­dad del gé­ne­ro hu­mano de bus­car una sa­li­da a po­si­bi­li­da­des que no im­pli­quen el desas­tre, el ape­go a un des­tino trá­gi­co, fa­tal­men­te pre­dis­pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.