EL RE­TORNO DE LOS JUE­GOS DE ME­SA

Qui­zá la in­dus­tria de los vi­deo­jue­gos es­té en au­ge, pe­ro no a cos­ta de los jue­gos que uti­li­zan ta­ble­ros, car­tas y otras pie­zas tra­di­cio­na­les

Diario de Queretaro - - Círculos -

Qui­zá la in­dus­tria de los videojuegos es­té en au­ge, pe­ro no a cos­ta de los jue­gos que uti­li­zan ta­ble­ros, cartas y otras pie­zas tra­di­cio­na­les. DPA

Jue­gos de me­sa, de cartas, así co­mo otros tam­bién analó­gi­cos con­ti­núan go­zan­do de enor­me po­pu­la­ri­dad en la era del jue­go di­gi­tal, se­gún ex­per­tos de la ma­yor fe­ria de jue­gos de me­sa del mun­do, Spiel, en la ciu­dad ale­ma­na de Dort­mund.

Ya se tra­te de cap­tu­rar a un ase­sino, des­ci­frar un có­di­go se­cre­to, ga­nar un cam­peo­na­to mun­dial o de­fen­der un cas­ti­llo de sus ata­can­tes, to­do es po­si­ble en el mun­do del jue­go, y no so­lo en la pan­ta­lla de una compu­tado­ra.

Los jue­gos de gru­po y de ac­ción, di­ri­gi­dos a fa­mi­lias y ni­ños, es­tán es­pe­cial­men­te so­li­ci­ta­dos, ase­gu­ra Her­mann Hut­ter, de la Bran­chen­ver­band Spie­le­ver­la­ge, aso­cia­ción co­mer­cial pa­ra la in­dus­tria de jue­gos. La po­pu­la­ri­dad de los jue­gos pa­ra jó­ve­nes adul­tos tam­bién está cre­cien­do.

En es­ta Fe­ria no hu­bo ga­fas de reali­dad vir­tual, por­tá­ti­les, Pla­yS­ta­tions ni compu­tado­ras. Su­pu­so un des­can­so res­pec­to al tiem­po de pan­ta­llas y una opor­tu­ni­dad pa­ra el sector de los jue­gos analó­gi­cos de crear una nue­va era pa­ra sus pro­duc­tos.

An­tes, los adul­tos que ju­ga­ban a es­te ti­po de jue­gos eran vis­tos a ve­ces co­mo “bi­chos ra­ros”, di­ce Do­mi­ni­que Metz­ler de la Fried­helm Merz Ver­lag, edi­to­rial or­ga­ni­za­do­ra de es­ta fe­ria in­ter­na­cio­nal.

Pe­ro los jue­gos se han con­ver­ti­do en una afi­ción mu­cho más acep­ta­da so­cial­men­te, ase­gu­ra. Jó­ve­nes de 16 años en ade­lan­te es­tán acu­dien­do en ma­sa a la co­mu­ni­dad analó­gi­ca. Lo que an­tes era con­si­de­ra­do im­po­pu­lar y po­co atrac­ti­vo, es aho­ra una fuer­te ten­den­cia, es­pe­cial­men­te en­tre ba­chi­lle­res y uni­ver­si­ta­rios, in­di­ca.

¿Por qué a ma­yo­res y jó­ve­nes nos gus­tan tan­to los jue­gos? “Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble ima­gi­nar nues­tra cul­tu­ra sin ellos. Al igual que hablar o es­cri­bir, ju­gar es un mo­do de ex­pre­sar­nos -es una téc­ni­ca cul­tu­ral”, afir­ma Olaf Zim­mer­mann, di­rec­tor del Con­se­jo de Cul­tu­ra Ale­mán. “Hay po­cos lu­ga­res en los que nos es­té per­mi­ti­do mos­trar tan­to nues­tras emo­cio­nes”, aña­de. En­fa­do, ale­gría, gri­tos, ri­sas, to­do va­le.

Otra de las cau­sas, es que ya sea ba­ra­jar cartas, ti­rar da­dos, su­mer­gir­se en un mun­do de fan­ta­sía, re­sol­ver ca­sos cri­mi­na­les o cons­truir un tem­plo az­te­ca, el fac­tor suer­te siem­pre es par­te de la ecua­ción. Co­no­ci­mien­to y ha­bi­li­dad no son su­fi­cien­tes pa­ra de­ci­dir quién ga­na.

“El azar tam­bién jue­ga su par­te. Una per­so­na no tie­ne que ha­ber es­tu­dia­do al­go pa­ra ga­nar, lo que ha­ce al jue­go de­mo­crá­ti­co”, di­ce Zim­mer­mann.

Los jue­gos analó­gi­cos “ofre­cen un ti­po de in­ter­ac­ción so­cial de la que ca­re­cen los di­gi­ta­les”, ase­ve­ra Hut­ter. Di­cho es­to, el mer­ca­do de jue­gos di­gi­ta­les, con be­ne­fi­cios que al­can­zan los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res, cua­tri­pli­ca en ta­ma­ño a su her­mano analó­gi­co.

La con­tri­bu­ción de los jue­gos analó­gi­cos en cuan­to a apor­ta­ción de va­lo­res po­si­ti­vos pa­ra la so­cie­dad -con­fian­za, pru­den­cia, em­pa­tía- no está su­fi­cien­te­men­te re­co­no­ci­da, se­gún los de­fen­so­res de la in­dus­tria.

Los jue­gos pue­den desafiar men­tal­men­te a las per­so­nas, ayu­dar a los ni­ños a desa­rro­llar ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas e in­clu­so en­tre­nar la des­tre­za de los de­dos, ase­gu­ran los ex­per­tos. Aque­llos ba­sa­dos en pre­gun­tas y res­pues­tas tam­bién pue­den me­jo­rar nues­tros co­no­ci­mien­tos. Pe­ro su ob­je­ti­vo prin­ci­pal de­be ser que los par­ti­ci­pan­tes se di­vier­tan, se­gún el Con­se­jo de Cul­tu­ra.

“Apren­der es un efec­to co­la­te­ral po­si­ti­vo del jue­go”, di­ce Zim­mer­mann.

¿Cuá­les se­rán las pró­xi­mas ten­den­cias en jue­gos de me­sa? En ge­ne­ral, los jue­gos coope­ra­ti­vos son ac­tual­men­te ex­tre­ma­da­men­te po­pu­la­res, di­ce el ex­per­to. Bá­si­ca­men­te to­dos los par­ti­ci­pan­tes com­pi­ten con­tra el pro­pio jue­go.

En la fe­ria Spiel uno de los ma­yo­res éxi­tos fue Co­ol Run­nings, que ver­sa so­bre una ca­rre­ra con cu­bi­tos de hie­lo. Cuan­do se de­rri­ten se aca­ba el jue­go. En la ca­te­go­ría de ni­ños, un jue­go de me­mo­ria clá­si­co lla­ma­do Me­moarrr ga­nó uno de los pri­me­ros pre­mios.

La fe­ria, que atra­jo a más de 190 mil afi­cio­na­dos a los jue­gos, ha sido cri­ti­ca­da por ha­cer dis­tin­ción en­tre jue­gos analó­gi­cos y di­gi­ta­les, di­vi­sión con­si­de­ra­da por al­gu­nos co­mo ar­ti­fi­cial y an­ti­cua­da.

Mu­cha gen­te par­ti­ci­pa en am­bos ti­pos de jue­gos, di­ce Zim­mer­mann, quien no te­me que los jue­gos di­gi­ta­les ha­gan des­apa­re­cer un día a los analó­gi­cos. “La gen­te siem­pre ju­ga­rá. Eso no cam­bia­rá ja­más”.

Ni­ños dis­fru­tan de un jue­go de me­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.