Me­tan­fe­ta­mi­na es un de­to­nan­te cri­mi­nal

Diario de Xalapa - - Nacional - ALEJANDRO DO­MÍN­GUEZ La Voz de la Fron­te­ra

ME­XI­CA­LI, BC.- En­tre las dro­gas que cir­cu­lan en las ca­lles, las co­no­ci­das co­mo ice y cris­tal, son las que cau­san más con­duc­tas de­lin­cuen­cia­les, ya que pro­vo­can que el adic­to pa­se has­ta tres días sin dor­mir.

Las dro­gas con­du­cen a la co­mi­sión de de­li­tos, so­bre to­do, pa­ra quie­nes tie­nen una adic­ción, se ven en la ne­ce­si­dad de ro­bar pa­ra se­guir com­pran­do la sus­tan­cia. Sin em­bar­go, no to­das las dro­gas pro­du­cen el mis­mo efec­to, por lo que hay al­gu­nas que se ca­rac­te­ri­zan por pro­vo­car con­duc­tas de­lic­ti­vas, aun cuan­do no ha­ya la ne­ce­si­dad de ha­cer­lo pa­ra se­guir com­pran­do la dro­ga.

Es­tas son las lla­ma­das dro­gas de di­se­ño o me­tan­fe­ta­mi­na, en la ca­lle se ven­den co­mo ice y cris­tal, que son al­ta­men­te adic­ti­vas y al­te­ran los pa­tro­nes de con­duc­ta.

La psi­có­lo­ga Eli­za­beth Me­di­na, coor­di­na­do­ra del área clí­ni­ca de Mi­sión San Carlos, co­men­tó que hay al­gu­na sus­tan­cia que los des­in­hi­be, los ani­ma a ha­cer co­sas que re­gu­lar­men­te no ha­rían, in­clu­so los po­ne más agre­si­vos. “En­ton­ces tan­to es la ne­ce­si­dad de con­su­mir sus­tan­cias y te­ner di­ne­ro pa­ra com­prar, co­mo tam­bién es que su con­duc­ta es­té des­con­tro­la­da, en­ton­ces pue­de te­ner una per­so­na un ca­rác­ter im­pul­si­vo, pe­ro con el con­su­mo de sus­tan­cia eso se dis­pa­ra y pue­den lle­gar a co­me­ter de­li­tos”, se­ña­ló.

SAN­TIA­GO RAYGOZA PRE­SI­DEN­TE DE LA FE­DE­RA­CIÓN DE CEN­TROS DE REHA­BI­LI­TA­CIÓN DEL ES­TA­DO La ne­ce­si­dad que sien­ten cuan­do les lle­ga el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia, pa­ra con­su­mir es lo que pro­vo­ca los de­li­tos”

La me­tan­fe­ta­mi­na es la prin­ci­pal cau­sa de es­ta cla­se de con­sul­ta. Por su par­te, San­tia­go Raygoza, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción de Cen­tros de Reha­bi­li­ta­ción del Es­ta­do, co­rro­bo­ró la re­la­ción en­tre las adic­cio­nes y la de­lin­cuen­cia. “La ma­yo­ría de los de­li­tos son oca­sio­na­dos por ello y más por la me­tan­fe­ta­mi­na, lo que es­tá oca­sio­nan­do tan­ta de­lin­cuen­cia, por la ne­ce­si­dad que sien­ten cuan­do les lle­ga el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia, pa­ra con­su­mir lo que cau­sa los de­li­tos, más la me­tan­fe­ta­mi­na por­que pro­vo­ca pa­tro­nes de con­duc­ta muy fuer­tes”, se­ña­ló.

Tam­bién los adic­tos a la me­tan­fe­ta­mi­na los con­du­ce a en­cen­der fue­go, por eso se ven tan­tos in­cen­dios. En el ca­so de la ma­ri­gua­na, és­ta re­la­ja. La co­caí­na tam­bién al­te­ra la con­duc­ta, sin em­bar­go, no pro­vo­que a co­me­ter de­li­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.