Ho­nor a quien ho­nor me­re­ce

Diario de Xalapa - - General -

Ha­ce al­gún tiem­po nos en­con­tra­mos una poesía, que con­si­de­ra­mos ideal para que uno de nues­tros alum­nos se la apren­die­ra de me­mo­ria, para de­cir­la en el fes­ti­val a las ma­dres; mas, cons­cien­tes que en to­dos y ca­da uno de no­so­tros po­see un ti­po de me­mo­ria di­fe­ren­te, es de­cir, apren­de­mos de ma­ne­ra di­fe­ren­te, a sa­ber: al­gu­nos ne­ce­si­ta­mos oír, nues­tra me­mo­ria es au­di­ti­va; otros ne­ce­si­ta­mos ver, lo que va­mos a apren­der, nues­tra me­mo­ria es vi­sual y otros ne­ce­si­ta­mos es­cri­bir, para apren­der, nues­tra me­mo­ria es mo­to­ra.

Ha­cía­mos sa­ber a los pa­dres lo an­te­rior, para que nos ayu­da­rán ob­ser­van­do có­mo se les ha­cía más fá­cil apren­der la poesía o lo que ne­ce­si­tá­ba­mos que se apren­die­ran de me­mo­ria. Des­pués les re­par­tía­mos, en es­ta oca­sión, la si­guien­te poesía: de ori­gen pa­ra­gua­yo y au­tor des­co­no­ci­do: “Gua­ra­mun­chi­to mi lla­mó pos pa sir­vir­les si­ño­res, aquí me man­da­ron pa que tru­je­ra es­tas flo­res, vas co­rrien­do con el ra­mo, lle­gas to­cas y no más, di­cen que cuan­do pla­ti­co soy dial ti­ro dis­ca­rao por­que mi pongo a de­cir las gracias que Dios mi a dao, sé bai­lar, to­co vir­gue­la, can­to y sé ri­ci­tar, na­da más creo que la idio­ma la ha­blo un po­qui­to mal, an­tes di­gan qui apren­dí en mi tie­rra ha­blan to­dos pu­ri­ti­to, gua­ra­ni”.

Y hoy no­so­tros la uti­li­za­mos co­mo en­tra­da para lo que desea­mos de­cir en es­ta co­la­bo­ra­ción.

Gracias a lo que nos di­cen que cir­cu­la en las re­des so­cia­les, se han en­te­ra­do que en mu­chas par­tes del mundo hay gen­te hu­mil­de o de as­cen­den­cia in­dí­ge­na, so­bre to­do ni­ños que pe­se a la opo­si­ción de sus pa­dres han es­tu­dia­do y hoy son gen­te cul­ta, de los que sus pa­dres se sien­ten or­gu­llos, ca­sos si­mi­la­res al que les di­mos a co­no­cer en otra co­la­bo­ra­ción so­bre la for­ma en que nues­tra es­po­sa (Q. E.P. D.), sin ser campesina, sí era hu­mil­de y su pa­dre un ar­te­sano de la so­cie­dad, só­lo les per­mi­tió ha­cer la pri­ma­ria, y ya ca­sa­da y con hi­jos lo­gró es­tu­diar y ti­tu­lar­se de maes­tra (pro­fe­so­ra).

El ejem­plo

lo te­ne­mos en el pre­si­den­te más gran­de que he­mos te­ni­do: Don Be­ni­to Juá­rez. Bás­te­nos men­cio­nar al­gu­nas de sus fra­ses cé­le­bres: “En­tre los in­di­vi­duos, co­mo en­tre las na­cio­nes, el res­pe­to al de­re­cho ajeno es la paz”, “La edu­ca­ción es fun­da­men­tal para la fe­li­ci­dad so­cial; el prin­ci­pio en el que des­can­sa la libertad y el en­gran­de­ci­mien­to de los pue­blos”.

Así, co­mo al­gu­nas co­no­ci­das de nues­tra ciudad, que pe­se a que se de­di­can a tra­ba­jar co­mo em­plea­das do­més­ti­cas, se en­cuen­tran en el pro­ce­so de es­tu­dio.

En el país hay mu­chas per­so­nas, sin im­por­tar su es­ta­tus so­cial, dis­pues­tas a su­pe­rar­se, para te­ner un me­jor ni­vel de vi­da, mis­mas que ne­ce­si­tan la ayu­da de nues­tras au­to­ri­da­des.

No es­ta­mos des­cu­brien­do el hi­lo ne­gro y el ejem­plo lo te­ne­mos en el pre­si­den­te más gran­de que he­mos te­ni­do: Don Be­ni­to Juá­rez. Bás­te­nos men­cio­nar al­gu­nas de sus fra­ses cé­le­bres: “En­tre los in­di­vi­duos, co­mo en­tre las na­cio­nes, el res­pe­to al de­re­cho ajeno es la paz”, “La edu­ca­ción es fun­da­men­tal para la fe­li­ci­dad so­cial; el prin­ci­pio en el que des­can­sa la libertad y el en­gran­de­ci­mien­to de los pue­blos”.

Para mues­tra só­lo bas­ta un bo­tón. ¡Sa­lud!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.