Dar la me­jor nu­tri­ción a su hi­jo

Criar a un ni­ño pe­que­ño sano y ac­ti­vo re­quie­re tra­ba­jo, y es ne­ce­sa­rio que los pa­dres co­noz­can los me­jo­res ali­men­tos para dar a sus hi­jos.

Diario de Xalapa - - General - Apun­tes de me­di­ci­na Por Dr. Ar­man­do Con­tre­ras Arrio­la

A li­men­tar a los ni­ños pe­que­ños no siem­pre es fá­cil, aun­que sa­ber so­bre nu­tri­ción y há­bi­tos de ali­men­ta­ción ayu­da­rá a ele­gir las me­jo­res op­cio­nes para su hi­jo. La le­che tie­ne pro­teí­na para la fuer­za y el cre­ci­mien­to, cal­cio para hue­sos y dien­tes fuer­tes, así co­mo vi­ta­mi­nas A y D para los ojos y hue­sos. Los be­bés me­no­res de un año no de­ben be­ber le­che de va­ca. Des­pués de cum­plir un año de edad, la ma­yo­ría de los ni­ños de­ben be­ber le­che en­te­ra du­ran­te por lo me­nos un año. La gra­sa de la le­che ayu­da a los ni­ños a cre­cer y ayu­da al desa­rro­llo de su ce­re­bro. Los ni­ños de un año que em­pie­zan a ca­mi­nar no de­ben be­ber le­che sin gra­sa o des­cre­ma­da. Al­gu­nos ni­ños be­ben de­ma­sia­da le­che, en es­pe­cial al uti­li­zar el bi­be­rón en vez de ta­za. In­ten­te que su hi­jo be­ba dos ta­zas de 250 ml de le­che el día, des­pués agre­gue una va­rie­dad de otros lác­teos sa­lu­da­bles co­mo yo­gur y que­so. Las ver­sio­nes con gra­sa en­te­ra de esos ali­men­tos re­em­pla­zan a las por­cio­nes de le­che, si fue­ra ne­ce­sa­rio. Ju­gos y be­bi­das azu­ca­ra­das. A los ni­ños pe­que­ños les en­can­tan es­tas be­bi­das, pe­ro los pa­dres ne­ce­si­tan li­mi­tar la can­ti­dad que to­man sus hi­jos. Una can­ti­dad ex­ce­si­va cau­sa que los ni­ños au­men­ten de pe­so y que no ten­gan dien­tes sa­nos. Ofréz­ca­les agua sim­ple para be­ber en­tre co­mi­das. De­les ju­go de fru­ta al 100%, só­lo co­mo un pre­mio ocasional. Si le da ju­go a su ni­ño pe­que­ño, li­mí­te­lo a 125 ml por día. Só­lo sir­va el ju­go en una ta­za sin tapa y no en el bi­be­rón o en una ta­za en­tre­na­do­ra. In­ten­te dar a su hi­jo fru­tas en­te­ras en vez de ju­go de fru­ta. A los ni­ños pe­que­ños no se les de­be dar be­bi­das azu­ca­ra­das, co­mo be­bi­das de fru­tas, agua em­bo­te­lla­da con azú­car be­bi­das para de­por­tis­tas, ni refrescos. Mul­ti­vi­ta­mí­ni­cos. La ma­yo­ría de los ni­ños no ne­ce­si­tan to­mar un mul­ti­vi­ta­mí­ni­co. Su hi­jo de­be ob­te­ner su­fi­cien­tes vi­ta­mi­nas pro­ve­nien­tes de fru­tas, ver­du­ras, le­che, car­ne, gra­nos en­te­ros. Aun­que su hi­jo sea me­lin­dro­so es pro­ba­ble que es­té ob­te­nien­do su­fi­cien­tes vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les. Al­gu­nos ni­ños que no to­man su­fi­cien­te le­che po­drían re­que­rir vi­ta­mi­na D ex­tra. Es po­si­ble tam­bién que su mé­di­co ha­ga una prue­ba en san­gre para ver si su hi­jo re­quie­re de hie­rro. Cer­ca de un ter­cio de las ca­lo­rías que in­gie­ren los ni­ños de uno a tres años de­be pro­ve­nir de gra­sas, co­mo man­te­qui­lla de ca­cahua­te, le­che, car­ne, agua­ca­te y hue­vos. Las pa­pas a la fran­ce­sa, pa­pas fri­tas, do­nas y otros ali­men­tos cha­ta­rra son gra­sas no sa­lu­da­bles. Si su hi­jo tie­ne so­bre­pe­so lo me­jor que pue­de ha­cer es po­ner un buen ejem­plo co­mien­do ali­men­tos sa­lu­da­bles. No co­ma ali­men­tos cha­ta­rra. En su lu­gar, co­ma fru­tas y ver­du­ras fres­cas, gra­nos en­te­ros, pro­teí­nas ma­gras y fri­jo­les. No ofrez­ca una die­ta es­pe­cial a su hi­jo sin con­sul­tar pri­me­ro con su mé­di­co. Há­bi­tos de ali­men­ta­ción. Es di­fí­cil sa­ber lo que co­me­rán sus ni­ños pe­que­ños. Omi­ten co­mi­das, se rehú­san a co­mer al­gu­nos ali­men­tos du­ran­te va­rios días, o en oca­sio­nes co­men el mis­mo ali­men­to. Es­to es na­tu­ral y no de­be preo­cu­par­se. Su mé­di­co me­di­rá el cre­ci­mien­to del ni­ño ca­da va­rios me­ses y se mostrará su pro­gre­so en una grá­fi­ca. Es im­por­tan­te se­guir dan­do a sus ni­ños di­fe­ren­tes ti­pos de ali­men­tos sa­nos para que eli­ja. Es po­si­ble que ten­ga que ofre­cer­le 20 ve­ces o más, un ali­men­to nue­vo an­tes de que le gus­te. Se re­quie­re mu­cho tiem­po para que los ni­ños co­man tres ve­ces al día. Con­clu­sión: Es im­por­tan­te que los ni­ños que em­pie­zan a ca­mi­nar se ali­men­ten por sí so­los, aun­que se en­su­cien. De­be per­mi­tir­se que los ni­ños eli­jan sus pre­fe­ren­cias a par­tir de los ali­men­tos sa­nos que us­ted le ofre­ce y uti­li­cen sus de­dos para to­mar las co­sas. Co­ma con su hi­jo. Es­to le en­se­ña al ni­ño bue­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.