El va­lor de un li­bro

Cier­to es­cri­tor so­lía de­cir que los cien­tí­fi­cos ex­pli­ca­ban que es­ta­mos he­chos de áto­mos, pe­ro que a él le ha­bían con­ta­do que es­ta­mos he­chos de his­to­rias.

Diario de Xalapa - - Análisis - Ariel Ló­pez Ál­va­rez

Cier­ta­men­te los li­bros tie­nen mu­cho de his­to­rias y tie­nen sus pro­pias vi­das por des­cu­brir y, con su au­xi­lio, nun­ca es­tá de más ocu­par­se en re­cor­dar e ima­gi­nar, pues la me­mo­ria es una luz que alum­bra el sór­di­do mu­seo de la bar­ba­rie, y ahí es­tán los li­bros pa­ra ayu­dar­nos a tras­cen­der.

En­ton­ces, re­to­mar por ejem­plo tex­tos leí­dos sir­ve pa­ra re­cor­dar, y “re­cor­dar” me pa­re­ce una pa­la­bra muy in­tere­san­te —del la­tín re cor­dis, que quie­re de­cir vol­ver al co­ra­zón—. Así es que, cual si fue­ran fo­to­gra­fías de las que guar­dan las abue­li­tas, los li­bros me­re­cen se­gun­das opor­tu­ni­da­des. A uno de ellos al­guien le es­cri­bió en su lo­mo: es­te li­bro ha si­do usa­do, pe­ro sus pa­la­bras to­da­vía se con­ser­van

en buen es­ta­do.

Y qué de­cir de ellos co­mo es­pe­jos, nos ayu­dan a mi­rar­nos de ma­ne­ra in­te­li­gen­te. Opues­tos a la des­me­mo­ria, for­ta­le­cen la evo­ca­ción per­so­nal y co­lec­ti­va. Ora re­fle­jan imá­ge­nes sin mo­vi­mien­to, cual fo­to­gra­fía de un tiem­po sin cam­bios, y ora re­fle­jan una su­ce­sión de re­cuer­dos trans­for­ma­dos que nos ha­cen evo­lu­cio­nar el pen­sa­mien­to.

Es de­cir, los li­bros son ven­ta­nas de his­to­rias que han exis­ti­do. Hay que abrir­les las puer­tas de nues­tro en­ten­der y de­jar en­trar sus men­sa­jes, re­fle­jo de vi­ven­cias que ilu­mi­nan nues­tro ca­mino ha­cia el co­no­ci­mien­to o los en­sue­ños; es­ca­pes de un mun­do que de re­pen­te nos ha si­do hos­til y be­né­vo­lo.

Por es­to, los li­bros son pel­da­ños que nos ayu­dan a su­pe­rar es­co­llos co­mo los del co­no­ci­mien­to de las co­sas, acla­ran­do el ca­mino ha­cia nues­tras me­tas. Y, sí, de re­pen­te nos an­clan y desan­clan, pa­ra su­mer­gir­nos en lo vi­vi­do y re­cor­dar mo­men­tos; di­vir­tién­do­nos o en­tris­te­cién­do­nos un tan­to.

Por su­pues­to que son rin­co­nes tran­qui­los, pa­cien­tes, siem­pre dis­pues­tos a sor­pren­der­nos con ideas que con­tri­bu­yen a dar­le un sen­ti­do a nues­tra exis­ten­cia, y cual man­tas, ba­jo su abri­go se pa­san me­jo­res los fríos de la tem­po­ra­da de so­le­dad. En nues­tras ma­nos, los li­bros nos suben a una al­fom­bra vo­la­do­ra que tras­cien­de un éter ha­cia des­co­no­ci­dos avis­ta­mien­tos o nos su­mer­gen a in­son­da­bles ma­res.

Hoy, pa­ra los ado­les­cen­tes, co­mo ayer y hoy pa­ra mu­chos de no­so­tros, los li­bros son y han si­do los fa­ros de ac­ce­so a la cul­tu­ra, ren­di­ja pa­ra ins­cri­bir­nos a los más al­to va­lo­res y la li­ber­tad de pen­sa­mien­to, que no tie­nen ce­rra­du­ras ni can­da­dos.

En oca­sio­nes los li­bros nos co­nec­tan con nues­tra esen­cia o bien nos ha­cen vi­vir ma­ra­vi­llo­sas his­to­rias, es­ti­mu­lan­do la crea­ti­vi­dad. Nos ayu­dan en nues­tros via­jes de la ima­gi­na­ción, aun­que sean muy mo­des­tos en sus ta­pas y ho­jas. Así es que no se les de­be juz­gar por és­tas.

Aun­que, no to­do es un cuen­to —co­mo se ti­tu­la­ba una his­to­ria—, qué se­ría de no­so­tros si los li­bros fue­ran una qui­me­ra. Por su ima­gi­na­ción o cru­de­za nos en­ri­que­cen es­pi­ri­tual­men­te y nos en­se­ñan que, con otras vi­sio­nes de la vi­da, el cos­mos que com­par­ti­mos es in­fi­ni­to, múl­ti­ple y uno so­lo a la vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.