Ex­tra­ño, que sis­mos coin­ci­dan en fe­cha

En Xalapa tem­blo­res son de po­ca mag­ni­tud y po­co pro­fun­dos, por ello se sien­ten más, agre­gan

Diario de Xalapa - - General - ME­LIS­SA HERNÁNDEZ

Dón­de tiem­bla una vez se­gu­ro tem­bla­rá dos ve­ces”, di­jo Francisco Cór­do­ba Mon­tiel, res­pon­sa­ble del ob­ser­va­to­rio sis­mo­ló­gi­co y vul­ca­no­ló­gi­co; sin em­bar­go, que los sis­mos cai­gan en la mis­ma fe­cha es una ex­tra­ña coin­ci­den­cia.

El es­pe­cia­lis­ta ha­bló so­bre el sis­mo del 3 de enero de 1920 de mag­ni­tud 6.4 y es­te año hu­bo otro en la mis­ma fe­cha pe­ro de 4.2 de mag­ni­tud, así co­mo el 19 de sep­tiem­bre de 1985 y tam­bién la mis­ma fe­cha pe­ro de 2017, ase­gu­ró que és­tas son coin­ci­den­cias ex­tra­ñas.

Ex­pre­só que Xalapa es­tá en una re­gión de ba­ja sis­mi­ci­dad y la ciu­dad se en­cuen­tra en una ca­de­na mon­ta­ño­sa que abar­ca la mi­tad del país.

Ex­pli­có que nor­mal­men­te los sis­mos ocu­rren cuan­do hay una con­ver­gen­cia de pla­cas don­de ellas es­tán en con­tac­to y es­tán so­me­ti­das a unas fuer­zas que las de­for­man y cau­san una rup­tu­ra.

Sin em­bar­go, men­cio­nó, Xalapa no se en­cuen­tra en una zo­na de con­tac­to sino den­tro de una pla­ca, mas no en los lí­mi­tes, por lo que el ti­po de sis­mi­ci­dad no es fre­cuen­te pe­ro tam­po­co es ex­tra­ño.

“La pro­ba­bi­li­dad era muy, muy pe­que­ña pe­ro hu­bo esa coin­ci­den­cia bas­tan­te ma­la, des­gra­cia­da­men­te los fe­nó­me­nos no co­rres­pon­den a fe­cha son mu­chas co­sas que in­flu­yen en la ocu­rren­cia de un sis­mo”, di­jo, so­bre que los tem­blo­res se den en las mis­mas fe­chas.

In­di­có que la mag­ni­tud de los sis­mos en Xalapa no es gran­de pe­ro son po­co pro­fun­dos por lo que el con­te­ni­do de ener­gía se di­si­pa en la par­te su­per­fi­cial y se sien­te más, es­to por­que la dis­tan­cia ayu­da a ate­nuar las on­das sís­mi­cas.

“Don­de tiem­bla una vez se­gu­ro tem­bla­rá dos ve­ces, ya hay una frac­tu­ra y va a ter­mi­nar por ge­ne­rar otro sis­mo im­por­tan­te, el asun­to es que no se sa­be cuán­do”, des­ta­có.

Lau­ra Lan­da Ruiz, in­ge­nie­ro ci­vil y téc­ni­co aca­dé­mi­ca en la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría Ci­vil de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na, men­cio­nó que la pre­ven­ción lle­ga des­de el di­se­ño de la es­truc­tu­ra, ya que de­ben ana­li­zar el pe­so que pue­de so­por­tar un edi­fi­co pe­ro tam­bién la car­ga sís­mi­ca que la em­pu­ja­rá.

La en­car­ga­da del la­bo­ra­to­rio de ma­te­ria­les, me­cá­ni­ca de sue­los y pa­vi­men­tos de­ta­lló que exis­ten ma­te­ria­les que pre­sen­tan ma­yor duc­ti­li­dad, co­mo las es­truc­tu­ras de ace­ro, y pue­den ab­sor­ber más mo­vi­mien­tos sin que el edi­fi­cio su­fra al­gún da­ño im­por­tan­te.

Ex­pli­có que en una cons­truc­ción de mam­pos­te­ría —ta­bi­que o la­dri­llo— se de­ben po­ner cas­ti­llos o ele­men­tos al­re­de­dor de las ven­ta­nas pa­ra que ab­sor­ban los mo­vi­mien­tos ge­ne­ra­dos por el tem­blor y no ge­ne­ren frac­tu­ras im­por­tan­tes.

Lan­da Ruiz se­ña­ló que en ca­so de da­ño es­truc­tu­ral se re­co­mien­da que re­cu­rran a un es­pe­cia­lis­ta por­que hay ve­ces que las grie­tas pue­den ser apa­ren­tes y no ne­ce­sa­ria­men­te pro­fun­das.

“A las edi­fi­ca­cio­nes más gran­des se les pue­de co­lo­car lo que se lla­ma un ais­la­mien­to sís­mi­co que es una es­pe­cie de amor­ti­gua­do­res, que van en la ci­men­ta­ción o en las tra­bes y co­lum­nas”, ex­pli­có.

Aun­que re­co­no­ció que en Xalapa no hay edi­fi­cios con ais­la­mien­to sís­mi­co, en Ciu­dad de Mé­xi­co hay va­rios que es­tán im­ple­men­tan­do es­te ti­po de ele­men­tos, pe­ro son más cos­to­sas las cons­truc­cio­nes.

Al­fon­so Rodríguez Pu­li­do, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na en Xalapa, co­men­tó que lo pri­me­ro que se de­be co­no­cer es la ley de gra­ve­dad pa­ra que las co­sas se sos­ten­gan por sí mis­mas, el se­gun­do prin­ci­pio un equi­li­brio es­ta­ble, por lo que el sis­mo es un ele­men­to que de­be es­tar pre­sen­te.

“Hay cier­tas re­co­men­da­cio­nes que se tra­ba­jan des­de el prin­ci­pio que de­be ver con la es­truc­tu­ra, ti­po de ma­te­ria­les que se uti­li­zan la can­ti­dad de pe­so, hay una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes”, di­jo.

El ar­qui­tec­to co­men­tó que se de­be co­no­cer el te­rri­to­rio don­de se va a cons­truir, por lo que es im­por­tan­te un ma­pa de ries­go so­bre la par­te sís­mi­ca, sa­ber cómo se com­por­ta el sue­lo.

Agre­gó que tam­bién de­ben re­vi­sar­se los fac­to­res de la eva­cua­ción, te­ner pun­tos se­gu­ros en edi­fi­cios al­tos, aho­ra se uti­li­za que en al­gu­nos cuar­tos se re­fuer­zan pa­ra que sean cáp­su­las de se­gu­ri­dad y se pue­dan alo­jar en ca­so de un sis­mo.

Al­fon­so Rodríguez se­ña­ló que al­gu­nas ve­ces las per­so­nas qui­tan co­lum­nas de los edi­fi­cios pa­ra con­ver­tir­los en es­ta­cio­na­mien­to, lo que ha­ce más en­de­ble la es­truc­tu­ra y oca­sio­na que co­lap­se con al­gún mo­vi­mien­to te­lú­ri­co.

Si al­gu­na ca­sa cuen­ta con da­ños por sis­mos pue­den lla­mar a Pro­tec­ción Ci­vil del Es­ta­do o Pro­tec­ción Ci­vil Mu­ni­ci­pal pa­ra que ellos eva­lúen con es­pe­cia­lis­tas si cuen­tan con frac­tu­ras es­truc­tu­ra­les im­por­tan­tes en su do­mi­ci­lio o ne­go­cio.

Eduar­do Mu­ri­llo

Francisco Cór­do­ba Mon­tiel/

Lau­ra Lan­da Ruiz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.