52 trai­do­res en el PAN. To­dos con­tra el fis­cal. Cár­cel es­pe­ra a Winckler

Diario de Xalapa - - General - Por Luis Ve­láz­quez email: ri­car­do_­bra­[email protected]­mail.com

El vie­jo ada­gio po­pu­lar de que “muer­to el rey, vi­va el rey” si­gue tan vi­gen­te co­mo pa­ra ex­hi­bir a los 52 pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les del PAN que ava­la­ron la lla­ma­da Ley An­ti Winckler pa­ra que la LXV Le­gis­la­tu­ra, con ma­yo­ría de Mo­re­na, des­ti­tu­ya (a ver si pue­de) al fis­cal, el po­lí­ti­co más odia­do de to­dos los tiem­pos en la his­to­ria lo­cal.

Yre­pu­dia­do por el pri­mer go­ber­na­dor de iz­quier­da, cu­ya iden­ti­dad fi­lo­só­fi­ca se mi­de a par­tir de la re­pú­bli­ca amo­ro­sa y la Cons­ti­tu­ción Mo­ral y “la ho­nes­ti­dad va­lien­te” y la aus­te­ri­dad re­pu­bli­ca­na.

Des­de lue­go, el peor enemi­go del fis­cal Jor­ge Winckler Or­tiz es él mis­mo, pues su fri­vo­li­dad, so­ber­bia, pe­tu­lan­cia y ego­la­tría re­ba­sa a to­da la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, por ejem­plo, de las bar­bies en la pa­sa­re­la.

Más to­da­vía: Winckler es más frí­vo­lo y egó­la­tra que Al­ber­to Sil­va Ra­mos, Jor­ge Car­va­llo Del­fín, Érick La­gos Hernández y Luis Án­gel Bra­vo Con­tre­ras… jun­tos.

Pe­ro al mis­mo tiem­po, el ra­fa­gueo de la Cuitla­ma­nía en su con­tra trans­gre­de los lí­mi­tes de la pru­den­cia y des­ca­rri­lla la ca­pa­ci­dad de es­ta­dis­ta de un hom­bre pú­bli­co.

Y más, de un go­ber­na­dor, due­ño de los po­de­res Eje­cu­ti­vo, Le­gis­la­ti­vo y Judicial, y del re­cur­so pú­bli­co y de las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas y de los pe­na­les.

DOS. Si Yu­nes si­guie­ra en el po­der

En la ob­se­sión de la Cuitla­ma­nía pa­ra des­ba­rran­car al fis­cal a to­do han re­cu­rri­do, en­tre ellos, a la do­ci­li­dad, di­ga­mos, ins­ti­tu­cio­nal de los al­cal­des con el le­ma bí­bli­co de que “muer­to el rey, vi­va el rey”.

Y es que si, por ejem­plo, Mi­guel Án­gel Yu­nes Li­na­res fue­ra el gó­ber en turno, en­ton­ces los 52 al­cal­des ava­lan­do el de­cre­to pa­ra que el Con­gre­so mue­va al fis­cal se ha­brían dis­ci­pli­na­do, más allá de que las par­tes ten­gan ra­zón.

Pe­ro co­mo Yu­nes ya se fue y, por el con­tra­rio, el go­bierno de los mo­re­nos lo es­tá sa­ta­ni­zan­do, en­ton­ces, qui­zá ha­bría bas­ta­do un apre­tón de tuer­cas a los edi­les pa­nis­tas pa­ra “ti­rar­se al pi­so” de la Cuitla­ma­nía.

Y más cuan­do 132 al­cal­des ca­li­fi­ca­ron a Winckler co­mo un fis­cal ma­lo, ma­lo, ma­lo, re­pro­ba­do con ce­ro de ca­li­fi­ca­ción en su queha­cer pú­bli­co.

Y en la lis­ta de los edi­les pa­nis­tas y pe­rre­dis­tas en con­tra del fis­cal fi­gu­ran, en­tre ellos, los de Al­va­ra­do, Ori­za­ba, Cór­do­ba, Ix­tac­zo­quitlán, Cuitláhuac, Hua­tus­co, Perote, Coa­te­pec, Co­sa­ma­loa­pan, Azue­ta, Me­de­llín y Rodríguez Cla­ra.

TRES. La cár­cel es­pe­ra a Winckler

La ego­la­tría (el mal de Winckler) y la trai­ción (el mal de los al­cal­des del PAN y PRD, alia­dos de la yu­ni­ci­dad) son las peores en­fer­me­da­des ema­na­das de la ca­ja de Pan­do­ra.

Ade­más, am­bos ma­les “caen co­mo ani­llo al de­do” a la Cuitla­ma­nía, cu­ya úni­ca ra­zón de es­ta­do en el mes y me­dio del se­xe­nio que co­rre es des­ca­rri­lar al fis­cal, sea co­mo sea, de igual ma­ne­ra co­mo la yu­ni­ci­dad des­plo­mó con un sim­ple apre­tón a Luis Án­gel Bra­vo Con­tre­ras, y de ña­pa, lo en­car­ce­ló en el pe­nal de Pa­cho Vie­jo acu­sa­do de des­apa­ri­ción forzada.

Por lo pron­to, Cuitláhuac Gar­cía ya tie­ne a su pri­mer po­lí­ti­co pre­so en el pe­nal de Pa­cho Vie­jo. Es el ex­dipu­tado lo­cal del PVEM, Ma­nuel Francisco Martínez, acu­sa­do del se­cues­tro del fallido can­di­da­to a pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Mo­re­na en Chi­con­te­pec, Gonzalo Vi­cen­cio Flo­res, es­po­so de la se­cre­ta­ria de Pro­tec­ción Ci­vil, Ma­ría Ar­güe­lles, a quien, ade­más, el 4 de ju­nio de 2017 rap­ta­ron, gol­pea­ron, ven­da­ron y aban­do­na­ron en una co­mu­ni­dad.

Y si Yu­nes Li­na­res en­car­ce­ló a más de 70, 80 duar­tis­tas en­tre po­lí­ti­cos, jefes po­li­cia­cos y po­li­cías (só­lo cua­tro de ellos li­be­ra­dos ba­jo fian­za), na­da fá­cil se­rá que lue­go de su des­ti­tu­ción, tar­de o tem­prano, Jor­ge Winckler tam­bién sea en­car­ce­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.