E

Diario de Xalapa - - Analisis -

l De­re­cho Pe­nal San­cio­na­dor, des­cri­be la im­po­si­ción de las pe­nas co­mo “el ar­te de cas­ti­gar” que se apo­ya en di­ver­sas dis­ci­pli­nas que per­mi­ten co­no­cer las cir­cuns­tan­cias (cau­sas y efec­tos) de los he­chos ilí­ci­tos y es­to, cons­ti­tu­ye las he­rra­mien­tas del juz­ga­dor, pa­ra com­ba­tir ac­cio­nes re­pro­ba­bles ti­pi­fi­ca­das co­mo de­li­tos.

La in­se­gu­ri­dad y cri­mi­na­li­dad en Mé­xi­co, si­gue cre­cien­do de ma­ne­ra ex­po­nen­cial, tal co­mo se re­gis­tra en los in­for­mes ofi­cia­les de los Con­ce­jos de se­gu­ri­dad, a pe­sar de que ma­qui­llan ci­fras reales, del número de ho­mi­ci­dios do­lo­sos, fe­mi­ni­ci­dios, se­cues­tros, des­apa­ri­ción de per­so­nas y asal­tos a mano ar­ma­da, por ha­blar úni­ca­men­te de las con­duc­tas ilí­ci­tas reite­ra­das que lle­nan las

pá­gi­nas de la no­ta ro­ja en me­dios im­pre­sos, te­le­vi­sión y ra­dio. Es­ta si­tua­ción ha con­ver­ti­do al país co­mo uno de los más pe­li­gro­sos pa­ra vi­vir, de to­do el Con­ti­nen­te.

Ejem­plos so­bran, pe­ro lla­ma la aten­ción el tra­to otor­ga­do des­de su de­ten­ción al ex Director de PE­MEX, Emi­lio Lo­zo­ya Aus­tin, com­pa­ra­do con la cap­tu­ra del Lí­der del cár­tel de San­ta Rosa de Li­ma, Jo­sé Antonio Yé­pez, alias “El Ma­rro”. Se ha di­cho que Emi­lio Lo­zo­ya se em­bol­só 10.5 mi­llo­nes de dó­la­res a tí­tu­lo de so­bor­nos, de la em­pre­sa ODEBRETCH y és­ta, ob­tu­vo una ga­nan­cia por 39 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre otras co­sas; por su par­te El Ma­rro es se­ña­la­do de con­tro­lar una red de la­dro­nes y tra­fi­can­tes de ga­so­li­na ro­ba­da a PE­MEX (hua­chi­co­leo), más las múl­ti­ples eje­cu­cio­nes de sus ad­ver­sa­rios.

El Pre­si­den­te Ló­pez Obra­dor de­cla­ró so­bre el ca­so Lo­zo­ya, que el ex­tra­di­ta­do se­ría un co­la­bo­ra­dor en la in­ves­ti­ga­ción que lle­va a ca­bo la FGR y da­ría nom­bres de sus cóm­pli­ces ex fun­cio­na­rios del go­bierno pa­sa­do, los cua­les po­drían al­can­zar al ex Pre­si­den­te Pe­ña Nieto, por lo que ha­bría que dar­le a Lo­zo­ya un “buen tra­to”. En cam­bio la de­ten­ción de El Ma­rro ha si­do am­plia­men­te di­fun­di­da y so­bre su cap­tu­ra, AMLO ca­li­fi­có de exi­to­sa la in­ter­ven­ción de la SE­DE­NA con­si­de­ran­do que se tra­ta­ba de un ob­je­ti­vo cri­mi­nal prio­ri­ta­rio, por san­gui­na­rio.

Emi­lio Lo­zo­ya sa­lió del hos­pi­tal a su ca­sa, y ni si­quie­ra se pre­sen­tó a fir­mar al juz­ga­do, apro­ve­chan­do las bon­da­des de los jui­cios en lí­nea. Pa­ra Lo­zo­ya “jus­ti­cia y gra­cia” y pa­ra El Ma­rro, “la ley a se­cas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.