S

Diario de Xalapa - - Analisis -

e tra­ta de un te­rre­mo­to que es­tá de­mos­tran­do las de­bi­li­da­des ex­tre­mas de nues­tro sis­te­ma de vi­da.

Los shocks ex­ter­nos, lo he­mos vis­to an­tes, con­lle­van gra­ves efec­tos, pe­ro pro­mue­ven tam­bién gran­des trans­for­ma­cio­nes.

Los efec­tos son pa­ra la Re­pú­bli­ca tan dra­má­ti­cos que se­rán re­fun­da­cio­na­les. Lo más in­me­dia­to es que pa­ra efec­tos prác­ti­cos es­te se­xe­nio ter­mi­nó. Co­mo de­cía Eric Hobs­bawm, los ci­clos his­tó­ri­cos no siem­pre coin­ci­den con los cro­no­ló­gi­cos. Hay se­xe­nios lar­gos y otros cor­tos. Es­te ter­mi­nó.

Los ni­ve­les de po­bre­za, de des­truc­ción de pros­pe­ri­dad, de pér­di­das hu­ma­nas son tan gran­des y cuan­tio­sas que no ha­brá for­ma de re­cu­pe­rar­se en lus­tros. A es­te co­lap­so se­gui­rá un de­rrum­be de la con­fian­za.

El gol­pe de la pan­de­mia nos de­mos­tró las te­rri­bles de­bi­li­da­des del país.

Pa­de­ce­mos una pro­fun­da ca­ren­cia de es­ta­do, que se ace­le­ró por el des­man­te­la­mien­to hu­ra­ca­na­do que pro­vo­có la lle­ga­da del nue­vo go­bierno.

Se de­mo­lió la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca fe­de­ral. Lo que se hi­zo con el des­pi­do ma­si­vo de cua­dros fue apli­car­le

al es­ta­do una lo­bo­to­mía. Hoy lo pa­ga­mos.

Ade­más, na­ve­ga­mos con un li­de­raz­go errá­ti­co, que ig­no­ró re­co­men­da­cio­nes mun­dia­les, a la cien­cia y se ha ne­ga­do a pre­di­car con el ejem­plo. Di­vi­dió a la so­cie­dad y po­li­ti­zó los apo­yos eco­nó­mi­cos, agu­di­zan­do las pér­di­das al gra­do de ho­rror que te­ne­mos hoy.

A la par, la en­fer­me­dad de­ve­ló el ros­tro in­hu­mano de la de­sigual­dad. Las ci­fras te­rri­bles de muer­tos, de contagios, de deu­dos, re­ve­lan tam­bién el dra­ma de per­so­nas que vi­ven en el ha­ci­na­mien­to. Que ca­re­cen de agua o sa­ni­dad. De nutrición ade­cua­da. Que no tie­ne un em­pleo for­mal, que no pue­den que­dar­se en ca­sa y que se en­con­tra­ron des­pro­te­gi­dos an­te un sis­te­ma de sa­lud que can­ce­ló el Se­gu­ro Po­pu­lar.

Con el país des­trui­do y el se­xe­nio con­clui­do, te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de re­fun­dar­lo des­de sus ci­mien­tos.

Hoy ve­mos la va­lía de un federalism­o que de­be vi­go­ri­zar­se. Sin la res­pues­ta só­li­da de va­rios go­bier­nos es­ta­ta­les efi­cien­tes y pro­fe­sio­na­les, es­ta de­vas­ta­ción se­ría peor. Hay que dar­le nue­va vi­da a las re­la­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les, fi­nan­cie­ras, po­lí­ti­cas, de la fe­de­ra­ción con es­ta­dos y mu­ni­ci­pios. De­be­mos dar una nue­va in­ge­nie­ría cons­ti­tu­cio­nal al federalism­o pa­ra ho­mo­lo­gar la efi­cien­cia, la trans­pa­ren­cia, la pro­fe­sio­na­li­za­ción en­fo­ca­da al desa­rro­llo in­clu­yen­te.

La se­gun­da ver­tien­te cen­tral será en­fo­car­nos en una eco­no­mía pa­ra la igual­dad. Na­die de­be­rá en lo fu­tu­ro de que­dar ex­clui­do de ser­vi­cios bá­si­cos, de sa­lud, de pen­sio­nes. Hay que ofre­cer a to­das y a to­dos un des­tino de dig­ni­dad y de­co­ro.

Un pun­to to­ral, que ha si­do des­pre­cia­do co­mo nun­ca en la his­to­ria, es re­to­mar la ge­ne­ra­ción de co­no­ci­mien­to pa­ra que to­dos pue­dan desa­rro­llar su ta­len­to. Será la cien­cia, tan me­nos­pre­cia­da en es­te se­xe­nio, la que sal­ve fi­nal­men­te a la hu­ma­ni­dad. Pe­ro no so­lo eso: la eco­no­mía mun­dial tar­da­rá mu­cho en re­po­ner­se. Las ac­ti­vi­da­des más pu­jan­tes es­ta­rán vin­cu­la­das a la tec­no­lo­gía, a la in­no­va­ción, a la crea­ti­vi­dad, a la co­la­bo­ra­ción en lí­nea y a dis­tan­cia. Las nue­vas fron­te­ras, así, se­rán las del co­no­ci­mien­to.

Fi­nal­men­te, ten­dre­mos que cons­truir un país de la pe­ri­fe­ria al cen­tro. Pa­sar de la dis­tan­cia so­cial ac­tual a la dis­tan­cia fí­si­ca. Me ex­pli­co: la pan­de­mia no se irá pron­to. No se irá de gol­pe. No se irá pa­ra siem­pre. El dis­tan­cia­mien­to fí­si­co, de con­tac­to en­tre per­so­nas, de­be­rá man­te­ner­se. Pe­ro ten­dre­mos que re­co­nec­tar las re­la­cio­nes de to­dos los me­xi­ca­nos en­tre sí, abra­zar la em­pa­tía y en­con­trar un pro­pó­si­to co­mún.

Ten­dre­mos que le­van­tar a Mé­xi­co en los pró­xi­mos años. Rei­ma­gi­nar­lo. Re­fun­dar­lo so­bre una ba­se más an­cha, só­li­da y ge­ne­ro­sa.

No so­lo es po­si­ble. Es nues­tro de­ber ha­cer­lo.

Em­pe­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.