N

Diario de Xalapa - - Analisis -

o pue­de ser de otra ma­ne­ra el re­gre­so a los cur­sos. La pan­de­mia en Mé­xi­co no con­clu­yó co­mo lo te­nía pre­vis­to Ga­tell y el go­bierno de Mé­xi­co el pa­sa­do 19 de abril, tam­po­co se ha do­ma­do la cur­va ni ha pa­sa­do lo peor co­mo lo ha di­cho reite­ra­da­men­te el pre­si­den­te. El úni­co fun­cio­na­rio que ha ac­tua­do co­mo es­ta­dis­ta ha si­do Es­ta­ban Moc­te­zu­ma quien des­de un prin­ci­pio to­mó en se­rio la pan­de­mia y ha re­suel­to con ob­je­ti­vi­dad sus­pen­der cla­se y aho­ra no abrir las es­cue­las.

El Se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción po­ne dis­tan­cia del po­pu­lis­mo de la 4T, ac­túa con neu­tra­li­dad, es ob­je­ti­vo y tras­mi­te con­fian­za en sus men­sa­jes (tan­to ha­bla­dos co­mo no ha­bla­dos). Moc­te­zu­ma,

es el úni­co miem­bro del ga­bi­ne­te que usa cu­bre­bo­cas (el ejem­plo arras­tra) ha­bla de “co­rri­di­to” y ge­ne­ral­men­te lee tex­tos de los que di­fí­cil­men­te se arre­pen­ti­rá (el que es­cri­be pien­sa dos ve­ces lo que di­ce), ex­pre­sa ideas que mu­chas ve­ces no gus­tan a los ciu­da­da­nos (la ma­yo­ría qui­sié­ra­mos que re­gre­sa­ran al au­la nues­tros hi­jos) y es em­pá­ti­co con la po­bla­ción pues re­co­no­ce que Mé­xi­co es­tá de lu­to.

Hoy re­cuer­do par­ti­cu­lar­men­te los es­fuer­zos del pre­si­den­te Fox por que to­do Mé­xi­co tu­vie­ra co­nec­ti­vi­dad y to­dos los es­tu­dian­tes una compu­tado­ra. El pro­gra­ma e-Mexico im­pul­só el uso de la ban­da an­cha y de cen­tros co­mu­ni­ta­rios di­gi­ta­les. Si los de­más go­bier­nos se hu­bie­ran em­pe­ña­do en con­ti­nuar esa po­lí­ti­ca pú­bli­ca con los ajus­tes ob­vios

del pa­so del tiem­po y las nue­vas tec­no­lo­gías de la mo­der­ni­dad, qui­zás hoy el anun­cio po­dría ha­ber si­do que las cla­ses se­gui­rían en lí­nea, pe­ro no será así. Aquí lo im­por­tan­te de la con­ti­nui­dad en las obras y pro­gra­mas de otros go­bier­nos.

Hoy en Mé­xi­co, las de las tres fun­cio­nes clá­si­cas de los me­dios ma­si­vos, In­for­mar, for­mar y en­tre­te­ner, la se­gun­da será la cla­ve pa­ra que nues­tros jóvenes y ni­ños no se que­den atrás y au­men­te la bre­cha edu­ca­ti­va.

Mu­chas es­cue­las pri­va­das y uni­ver­si­da­des si po­drán te­ner cla­ses en lí­nea de acuer­do a su ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da y a su co­nec­ti­vi­dad así co­mo el uso ge­ne­ra­li­za­do en­tre sus es­tu­dian­tes de or­de­na­do­res, de ta­ble­tas y de ce­lu­la­res. La me­jor in­ver­sión que pue­de ha­cer hoy en día un jo­ven o un pa­dre de fa­mi­lia pa­ra su hi­jo, es do­tar­lo de un equi­po que le ayu­de a apro­ve­char las ven­ta­jas de la so­cie­dad del co­no­ci­mien­to y de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y de la co­mu­ni­ca­ción.

No será fá­cil pa­ra nues­tro sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal el pró­xi­mo ci­clo es­co­lar, ade­más de con­tar con la te­le­vi­sión y la ra­dio, será ne­ce­sa­rio dar el se­gui­mien­to a los alum­nos por par­te de sus maes­tros, exa­mi­nar, ca­li­fi­car y lle­var el con­trol ad­mi­nis­tra­ti­vo. Hay mu­chos re­tos y pre­gun­tas to­da­vía, pe­ro la SEP es­tá ha­cien­do su tra­ba­jo. @ba­si­lio­de­la­ve­ga 3 de agos­to de 2020

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.