A

Diario de Xalapa - - Analisis -

mbas con­me­mo­ra­cio­nes son una in­vi­ta­ción. Una in­vi­ta­ción a re­co­no­cer que las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad son par­te de la so­cie­dad y una in­vi­ta­ción a va­lo­rar la im­por­tan­cia de la la­bor del per­so­nal en nues­tras co­mu­ni­da­des.

Nel­son Man­de­la es­tu­vo en pri­sión 27 años por su lu­cha en fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos, la igual­dad, la de­mo­cra­cia y la pro­mo­ción de una cul­tu­ra de paz; fue pre­si­den­te de Su­dá­fri­ca (1994-1999) y, por su­pues­to, ins­pi­ra­ción de to­da una ge­ne­ra­ción. ¿Quién me­jor pa­ra pres­tar su nom­bre a las lla­ma­das “Re­glas Nel­son Man­de­la”?

Apro­ba­das por la Co­mi­sión de la Pre­ven­ción del De­li­to y Jus­ti­cia Pe­nal y adop­ta­das por la Asam­blea Ge­ne­ral en 2015, es­tas nor­mas, cu­yo nom­bre com­ple­to es “Las Re­glas Mí­ni­mas de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra el Tra­ta­mien­to de los Re­clu­sos”, son un mo­de­lo de ges­tión pe­ni­ten­cia­ria. Es­tos es­tán­da­res par­ten de la pre­mi­sa de que to­das las per­so­nas pri­va­das de la li­ber­tad de­ben ser tra­ta­das con res­pe­to a su dig­ni­dad. Es­te prin­ci­pio co­bra es­pe­cial re­le­van­cia en es­tos mo­men­tos com­pli­ca­dos por cau­sa del CO­VID-19.

La pan­de­mia ha cam­bia­do el

pa­no­ra­ma de los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios del país y, por en­de, la reali­dad de las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad, y del per­so­nal car­ce­la­rio.

Va­rias Re­glas Man­de­la se en­fo­can en la sa­lud fí­si­ca y emo­cio­nal de las per­so­nas en re­clu­sión. Hoy, más que nun­ca re­sul­ta esen­cial com­pren­der que la pres­ta­ción de ser­vi­cios mé­di­cos en las pri­sio­nes es res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do, que se de­be ga­ran­ti­zar la dis­po­ni­bi­li­dad de la aten­ción sa­ni­ta­ria y ase­gu­rar el ac­ce­so gra­tui­to a los ser­vi­cios de sa­lud sin dis­cri­mi­na­ción, ade­más de eva­luar y pro­mo­ver el bie­nes­tar in­te­gral de la po­bla­ción pe­ni­ten­cia­ria.

En las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, en las que es­ta res­pon­sa­bi­li­dad se vuel­ve di­fí­cil de cum­plir, hay que con­si­de­rar al­ter­na­ti­vas. La Ley de Am­nis­tía es una de ellas. Den­tro de sus ob­je­ti­vos se en­cuen­tra la li­be­ra­ción de per­so­nas que ha­yan si­do pro­ce­sa­das o se les ha­ya dic­ta­do sen­ten­cia por de­ter­mi­na­dos de­li­tos, siem­pre y cuan­do no sean re­in­ci­den­tes o sen­ten­cia­das por crí­me­nes gra­ves.

An­te la con­tin­gen­cia sa­ni­ta­ria es­ta Ley abre la po­si­bi­li­dad de ex­car­ce­lar, por ejem­plo, a per­so­nas in­dí­ge­nas a quie­nes no se les pro­por­cio­nó un de­fen­sor con co­no­ci­mien­to

de su len­gua y cul­tu­ra o a quie­nes co­me­tie­ron de­li­tos con­tra la sa­lud en con­di­cio­nes de po­bre­za ex­tre­ma.

Las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les ha­blan por sí so­las: (i) en­tre 6 y 10 mi­llo­nes de per­so­nas se en­cuen­tran en po­bre­za ex­tre­ma, se­gún el CE­NE­VAL (ii) exis­te una so­bre­po­bla­ción en 40% de los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios y (iii) el número de contagios den­tro de és­tos se in­cre­men­ta día a día y afec­ta tan­to a las per­so­nas pri­va­das de la li­ber­tad, con 1,925 ca­sos, co­mo al per­so­nal pe­ni­ten­cia­rio, con 325 ca­sos con­fir­ma­dos por la CNDH y AsiLe­gal, res­pec­ti­va­men­te.

Fren­te a la vul­ne­ra­bi­li­dad de las per­so­nas pri­va­das de la li­ber­tad, las Na­cio­nes Uni­das han ins­ta­do a los go­bier­nos a ni­vel mun­dial a re­du­cir el ha­ci­na­mien­to en las cár­ce­les. Es di­fí­cil ima­gi­nar­se una oca­sión más acer­ta­da que aho­ra pa­ra con­si­de­rar es­ta re­co­men­da­ción.

Al apli­car es­ta me­di­da a tra­vés de la Ley de Am­nis­tía, no so­lo se es­ta­ría en lí­nea con el es­pí­ri­tu de las Re­glas Nel­son Man­de­la, sino tam­bién se ga­ran­ti­za­ría el ac­ce­so a la sa­lud, jus­ti­cia y se­gu­ri­dad de aque­llas per­so­nas en ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad que for­man par­te de nues­tra so­cie­dad.

Ofi­ci­na de las Na­cio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el De­li­to en Mexico (UNODC) en Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.