Aco­rra­la­do, hu­ye de Es­pa­ña rey emé­ri­to

Juan Car­los I anun­cia que se “tras­la­da­rá” fue­ra del país pa­ra “fa­ci­li­tar las fun­cio­nes” de su hi­jo, el rey Fe­li­pe VI

Diario de Xalapa - - Mundo - EFE, AFP y Reuters

MA­DRID. El rey emé­ri­to de Es­pa­ña, Juan Car­los I, co­mu­ni­có a su hi­jo el rey Fe­li­pe VI su de­ci­sión de vi­vir fue­ra de Es­pa­ña an­te las in­for­ma­cio­nes pu­bli­ca­das en las úl­ti­mas se­ma­nas so­bre sus pre­sun­tos ne­go­cios ocul­tos en Sui­za, que han de­te­rio­ra­do la ima­gen de la mo­nar­quía en el país.

Los par­ti­dos aco­gie­ron de ma­ne­ra di­fe­ren­te la de­ci­sión: los con­ser­va­do­res y los li­be­ra­les ma­ni­fes­ta­ron “res­pe­to” y las fuer­zas iz­quier­dis­tas re­pu­bli­ca­nas creen que “hu­ye” y es­pe­ran que la Jus­ti­cia in­ves­ti­gue sus su­pues­tos ne­go­cios opa­cos.

Juan Car­los de Bor­bón, de 83 años, tras­la­dó su “me­di­ta­da de­ci­sión” a su hi­jo por car­ta, in­for­mó la Ca­sa Real en un co­mu­ni­ca­do, en el que se­ña­la que el rey emé­ri­to lo ha he­cho “con pro­fun­do sen­ti­mien­to, pe­ro con gran se­re­ni­dad”, por la re­per­cu­sión pú­bli­ca de “cier­tos acon­te­ci­mien­tos pa­sa­dos” de su vi­da pri­va­da.

“He si­do rey de Es­pa­ña du­ran­te ca­si cua­ren­ta años y en to­dos ellos siem­pre he que­ri­do lo me­jor pa­ra Es­pa­ña y pa­ra la Co­ro­na”, ase­gu­ra en la car­ta Juan Car­los I, quien a pe­sar de re­si­dir fue­ra del país se­gui­rá per­te­ne­cien­do a la Fa­mi­lia Real y man­ten­drá el tí­tu­lo vi­ta­li­cio que se le re­co­no­ció tras su ab­di­ca­ción en 2014.

Con es­ta de­ci­sión el rey emé­ri­to pre­ten­de fa­ci­li­tar las fun­cio­nes de su su­ce­sor: “Mi le­ga­do y mi pro­pia dig­ni­dad co­mo per­so­na así lo exi­gen”, se­ña­la en la mi­si­va.

Se­gún el co­mu­ni­ca­do, el ac­tual mo­nar­ca trans­mi­tió a su pa­dre “su sen­ti­do res­pe­to y agra­de­ci­mien­to an­te su de­ci­sión”.

El anun­cio de que Juan Car­los I se irá a vi­vir fue­ra de Es­pa­ña cul­mi­na un pe­río­do de de­te­rio­ro de su ima­gen tras me­ses de una cas­ca­da de in­for­ma­cio­nes ne­ga­ti­vas so­bre ne­go­cios os­cu­ros por su par­te.

El de­ba­te so­bre la in­vio­la­bi­li­dad del je­fe del Es­ta­do es­pa­ñol se avi­vó en el úl­ti­mo mes an­te las nue­vas in­for­ma­cio­nes so­bre el pre­sun­to di­ne­ro ocul­to que el rey emé­ri­to te­nía en Sui­za y la do­na­ción que hi­zo de 65 mi­llo­nes de eu­ros a su aman­te, Co­rin­na Lar­sen, al mar­gen del fis­co.

Es­tas ac­tua­cio­nes del an­te­rior mo­nar­ca es­tán sien­do so­me­ti­das a in­ves­ti­ga­ción de fis­ca­lías de Gi­ne­bra (Sui­za) y del Tri­bu­nal Su­pre­mo es­pa­ñol.

Es­te úl­ti­mo se­ría el úni­co en po­der juz­gar­lo por los de­li­tos co­me­ti­dos tras su ab­di­ca­ción en junio de 2014, ya que el he­cho de re­si­dir fue­ra de Es­pa­ña no afec­ta­rá pa­ra que si­ga sien­do afo­ra­do, con­di­ción que adop­tó cuan­do per­dió la in­vio­la­bi­li­dad que le con­ce­día su car­go de je­fe de Es­ta­do.

El Eje­cu­ti­vo es­pa­ñol ex­pre­só su res­pe­to por la de­ci­sión, al tiem­po que ala­bó el “sen­ti­do de la ejem­pla­ri­dad y trans­pa­ren­cia que siem­pre han guia­do” a Fe­li­pe VI des­de que lle­gó al trono.

Sin em­bar­go, el vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do del go­bierno, el iz­quier­dis­ta y lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, ta­chó de “in­dig­na” la “hui­da” del rey emé­ri­to.

“Deja a la mo­nar­quía en una po­si­ción muy com­pro­me­ti­da. Por res­pe­to a la ciu­da­da­nía y a la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, Juan Car­los I de­be­ría res­pon­der de sus ac­tos en Es­pa­ña y an­te su pue­blo”, exi­gió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.