Se­gún un nue­vo es­tu­dio saber más so­bre los bos­te­zos puede ayu­dar a con­tro­lar sín­to­mas de sín­dro­mes co­mo el de Tou­ret­te o la epi­lep­sia.

Po­dría ser clave al tra­tar pro­ble­mas de tics ner­vio­sos

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

Des­ci­frar cómo se ac­ti­va el im­pul­so in­con­tro­la­ble y con­ta­gio­so del bos­te­zo puede ayu­dar a cu­rar en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con tics ner­vio­sos co­mo el sín­dro­me de Tou­ret­te o la epi­lep­sia, se­gún un re­cien­te des­cu­bri­mien­to de un gru­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Nott­hing­ham, en Reino Uni­do.

El con­ta­gio que to­dos he­mos ex­pe­ri­men­ta­do cuan­do ve­mos a al­guien bos­te­zar, es una for­ma de lo que se co­no­ce co­mo eco­fe­nó­meno.

La “BBC” in­for­ma en su si­tio que du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción los cien­tí­fi­cos de la uni­ver­si­dad bri­tá­ni­ca mo­ni­to­ri­za­ron a 36 vo­lun­ta­rios que ob­ser­va­ron a otras per­so­nas bos­te­zar.

Lo que des­cu­brie­ron es que la ca­pa­ci­dad pa­ra re­sis­tir un bos­te­zo es li­mi­ta­da, so­bre to­do cuan­do al­guien que te­ne­mos cer­ca abre la man­dí­bu­la de for­ma des­me­su­ra­da. Tam­bién pi­die­ron a los par­ti­ci­pan­tes que in­ten­ta­sen evi­tar sus ga­nas de bos­te­zar y es­to, só­lo au­men­ta­ba su de­seo de ha­cer­lo, es de­cir, su ex­ci­ta­bi­li­dad.

Lue­go del experimento, los cien­tí­fi­cos com­pro­ba­ron que au­men­tan­do la ex­ci­ta­bi­li­dad se au­men­ta­ban los bos­te­zos y, por el con­tra­rio, pa­ra re­du­cir­los ha­bría que dis­mi­nuir el es­tí­mu­lo.

Cu­rar las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con es­te ti­po de mo­vi­mien­tos vo­lun­ta­rios con­sis­ti­rá en re­du­cir los ac­tos in­vo­lun­ta­rios e inevi­ta­bles. Geor­gi­na Jack­son, pro­fe­so­ra de neu­ro­psi­co­lo­gía cog­ni­ti­va ase­gu­ró que el es­tu­dio puede te­ner mu­chos más usos. “En el sín­dro­me de Tou­ret­te, si po­de­mos re­du­cir la ex­ci­ta­bi­li­dad qui­zás po­da­mos re­du­cir los tics, y eso es en lo que es­ta­mos tra­ba­jan­do”, di­jo.

“Si po­de­mos en­ten­der cómo las al­te­ra­cio­nes en la cor­te­za pri­ma­ria dan lu­gar a los des­ór­de­nes neu­ro­na­les, es po­si­ble que po­da­mos re­ver­tir­los”, ma­ni­fes­tó el pro­fe­sor Step­hen Jack­son, quien tam­bién par­ti­ci­pó en es­te tra­ba­jo.

Se­gún cien­tí­fi­cos el bos­te­zo se ac­ti­va por re­fle­jos pri­mi­ti­vos en la cor­te­za motora pri­ma­ria del ce­re­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.