¿Co­no­ces el pe­li­gro de pa­de­cer cán­cer in­fla­ma­to­rio de ma­ma?

Avan­za de for­ma rá­pi­da y es muy di­fí­cil de de­tec­tar

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD -

Las mu­je­res son ca­da vez más cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de ex­plo­rar su cuer­po con fre­cuen­cia pa­ra ase­gu­rar­se de que no hay nin­gún signo de cán­cer de ma­ma.

Es el ti­po de cán­cer más ex­ten­di­do en­tre el gé­ne­ro fe­me­nino, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, y uno de sus sín­to­mas más co­mu­nes y co­no­ci­dos es la pre­sen­cia de bul­tos.

Pe­ro hay un ti­po de car­ci­no­ma que afec­ta al seno, el más ra­ro de to­dos, que no si­gue las re­glas y que es tan di­fí­cil de de­tec­tar que no sue­le diag­nos­ti­car­se has­ta las eta­pas más avan­za­das y, en­ton­ces, puede re­sul­tar de­ma­sia­do tar­de.

Se tra­ta del cán­cer in­fla­ma­to­rio de ma­ma, una en­fer­me­dad que re­pre­sen­ta me­nos del 3% del to­tal de ca­sos. “In­clu­so en los gran­des cen­tros on­co­ló­gi­cos ape­nas se ven 2 ó 3 pa­cien­tes al año”, afir­mó a la BBC Mun­do el ex­per­to del Ins­ti­tu­to del Cán­cer y la Ge­nó­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Bir­ming­ham, Fe­dor Ber­dit­chevs­ki.

Por eso, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca se es­fuer­za en di­vul­gar sus ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra así com­ba­tir­lo a tiempo.

A di­fe­ren­cia del res­to de car­ci­no­mas en el seno, el in­fla­ma­to­rio avan­za de for­ma muy rá­pi­da y agre­si­va.

“En la ma­yo­ría de ca­sos, no se pal­pa un bul­to en la ma­ma, sino que só­lo hay es­te as­pec­to in­fla­ma­to­rio que afec­ta al

me­nos a una ter­ce­ra par­te de su vo­lu­men”, ex­pli­có Joan Al­ba­nell, je­fe de On­co­lo­gía en el Hos­pi­tal del Mar de Bar­ce­lo­na, Joan Al­ba­nell.

De aquí que el sín­to­ma más ob­vio sea un seno de ma­yor ta­ma­ño que el otro, en­ro- je­ci­do, ado­lo­ri­do, con una tem­pe­ra­tu­ra ele­va­da y con sur­cos que le dan la apa­rien­cia de piel de na­ran­ja, co­mo des­cri­bió Al­ba­nell.

Pe­ro es­tos son sig­nos que com­par­te con otros ma­les, lo que puede lle­var a un diag­nós­ti­co erró­neo.

“Mu­chas pa­cien­tes re­ci­ben al­gu­nas tan­das de tra­ta­mien­to an­ti­bió­ti­co y an­ti­in­fla­ma­to­rio. Pe­ro es­te cán­cer no res­pon­de a nin­guno de es­tos”, ase­gu­ró el ex­per­to.

Pa­ra Ber­dit­chevs­ki, los mé­di­cos de ca­be­ce­ra no es­tán bien in­for­ma­dos so­bre los sín­to­mas de es­te ti­po de cán­cer y es­ta es la “prin­ci­pal razón” por la que no sue­le ser diag­nos­ti­ca­do has­ta las fa­ses III o IV.

Su in­ci­den­cia es más al­ta en­tre las mu­je­res jó­ve­nes que en las ma­yo­res, en las ne­gras que en las blan­cas, y en las que pa­de­cen de obe­si­dad que en las más del­ga­das.

Los sín­to­mas más co­mu­nes de es­te cán­cer son in­fla­ma­ción, en­ro­je­ci­mien­to y do­lor en uno de los se­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.