Te­ner des­can­sos en una die­ta ri­gu­ro­sa se­ría esen­cial pa­ra lo­grar la me­ta y ba­jar de pe­so, de acuer­do con cien­tí­fi­cos la Uni­ver­si­dad de Tas­ma­nia.

Re­ve­lan por qué pue­de di­fi­cul­tar­se te­ner el pe­so ideal

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

¿Qué se pue­de ha­cer pa­ra ba­jar de­fi­ni­ti­va­men­te de pe­so y sin re­bo­te? Se­gún un es­tu­dio lle­va­do al ca­bo por in­ves­ti­ga­do­res de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad de Tas­ma­nia en Laun­ces­ton (Aus­tra­lia), la cla­ve pa­re­ce es­tar en al­ter­nar la die­ta con pe­rio­dos de “des­can­so” ca­da dos se­ma­nas. O lo que es lo mis­mo, se­guir una “die­ta in­ter­mi­ten­te” y evi­tar las lla­ma­das “die­tas con­ti­nuas”.

Nua­la Byr­ne, di­rec­to­ra de es­ta in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta “In­ter na­tio­nal Jour­nal for Obe­sity” y re­se­ña­da en el por­tal “ABC Sa­lud”, co­men­ta que el ob­je­ti­vo del es­tu­dio fue eva­luar la “reac­ción a la ham­bru­na” que ex­pe­ri­men­ta to­do or­ga­nis­mo so­me­ti­do a una die­ta con­ti­nua­da y su im­pac­to so­bre la pér­di­da de pe­so en adul­tos con obe­si­dad.

Pa­ra ello, los au­to­res di­vi­die­ron a los par­ti­ci­pan­tes en dos re­gí­me­nes die­té­ti­cos en los que se res­trin­gió en una ter­ce­ra par­te la in­ges­ta “nor mal” de ca­lo­rías: un pri­mer gru­po en el que la die­ta se man­tu­vo de for­ma con­ti­nua y cons­tan­te a lo lar­go de 16 se­ma­nas; y un se­gun­do gru­po en el que se al­ter­na­ron, du­ran­te un to­tal de 30 se­ma­nas, dos se­ma­nas de die­ta y dos se­ma­nas con un ré­gi­men ali­men­ti­cio di­se­ña­do pa­ra man­te­ner el pe­so.

En es­te con­tex­to, de­be te­ner­se en cuen­ta que, por una par­te, la die­ta se­gui­da por los par­ti­ci­pan­tes de am­bos gru­pos fue si­mi­lar y, por otra, que la du­ra­ción to­tal de la die­ta fue igual pa­ra to­dos los par­ti­ci­pan­tes. En­ton­ces, ¿los re­sul­ta­dos fue­ron igual­men­te si­mi­la­res? Pues no.

Los par­ti­ci­pan­tes en el se­gun­do gru­po no só­lo per- die­ron más pe­so, sino que re­cu­pe­ra­ron me­nos ki­los a la con­clu­sión del es­tu­dio. Con­cre­ta­men­te, y fren­te a aque­llos so­me­ti­dos a la die­ta con­ti­nua du­ran­te 16 se­ma­nas, pre­sen­ta­ron un pro­me­dio de ocho ki­los me­nos de pe­so cor­po­ral a los seis me­ses de la fi­na­li­za­ción de la die­ta.

Co­mo in­di­ca Nua­la Byr­ne, “se­guir una die­ta al­te­ra una se­rie de pro­ce­sos bio­ló­gi­cos en el or­ga­nis­mo que ra­len­ti­zan la pér­di­da de pe­so y, muy pro­ba­ble­men­te, con­lle­ven a una ga­nan­cia de ki­los. Cuan­do re­du­ci­mos nues­tra in­ges­ta ener­gé­ti­ca du­ran­te la die­ta, el me­ta­bo­lis­mo en re- po­so se re­du­ce de una for­ma mu­cho ma­yor de lo es­pe­ra­ble”. Aña­de que hay un fe­nó­meno lla­ma­do ‘ter mo­gé­ne­sis adap­ta­ti­va’ que cau­sa que la pér­di­da de pe­so sea más di­fí­cil de lo­grar.

Nu­me­ro­sos es­tu­dios han cons­ta­ta­do que cuan­to más du­ra­de­ra es una die­ta, más di­fí­cil es lo­grar la an­sia­da pér­di­da de pe­so. Por tan­to, pa­re­ce que la cla­ve pa­ra elu­dir que la ‘reac­ción a la ham­bru­na’ eche a per­der la die­ta se en­cuen­tra en al­ter­nar la die­ta y el des­can­so. Pe­ro no vale ‘des­can­sar’de cual­quier ma­ne­ra. Por ejem­plo, no sir­ven las die­tas, ca­da vez más po­pu­la­res, en las que los pe­rio­dos de ayuno se al­ter­nan con otros en los que la per­so­na pue­de co­mer cuan­to quie­ra. O al me­nos si el ob­je­ti­vo es per­der los ki­los pa­ra siem­pre.

Es­tu­dios han com­pro­ba­do que mien­tras más du­re la die­ta, más di­fí­cil es lo­grar per­der el pe­so desea­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.