Sa­nar las he­ri­das y co­mu­ni­car­se

Diario de Yucatán - Salud - - NOTICIAS - MPE GE­RAR­DO PI­NE­DA MAR­TÍ­NEZ

El 31% de los jó­ve­nes en­cues­ta­dos se­ña­la que los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que hay en sus fa­mi­lias son por co­mu­ni­ca­ción: en ca­sa no se les es­cu­cha y si se les es­cu­cha no se les com­pren­de.

Es­ta re­fle­xión sur­gió lue­go de con­cluir, en el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral, un diag­nós­ti­co de si­tua­ción fa­mi­liar co­rres­pon­dien­te al ini­cio del pre­sen­te ci­clo es­co­lar.

El men­sa­je de tex­to de cual­quier apli­ca­ción no ha sus­ti­tui­do la co­mu­ni­ca­ción en per­so­na, in­clu­so cuan­do la can­ti­dad de “emo­ti­co­nes” pa­ra ex­pre­sar emo­cio­nes sea ca­da vez ma­yor. Es­to es de­bi­do a que el ser hu­mano co­mu­ni­ca con to­do su ser: con su mi­ra­da, ges­tos, pos­tu­ra cor­po­ral, tono y las in­fle­xio­nes de voz…

Pa­dres e hi­jos afir­man que hay co­mu­ni­ca­ción en la fa­mi­lia, pe­ro la eva­lua­ción de ella de­ja mu­cho que desear, pro­vo­can­do la ex­pe­rien­cia emo­cio­nal de no sen­tir­se com­pren­di­do.

¿Qué ha­cer pa­ra que la co­mu­ni­ca­ción con nues­tros se­res que­ri­dos sea efec­ti­va? Pri­me­ro tie­ne que ser afec­ti­va. Es ne­ce­sa­rio re­cu­pe­rar en­ten­der la si­tua­ción emo­cio­nal y pa­ra eso se de­be pre­gun­tar “¿Có­mo te sien­tes?”. Hay que po­ner to­dos nues­tros sen­ti­dos al ser­vi­cio de la co­mu­ni­ca­ción, vien­do a los ojos, es­cu­chan­do lo que di­ce el otro y có­mo lo di­ce.

Cuan­do he­mos lo­gra­do es­ta­ble­cer co­mu­ni­ca­ción hay que sa­ber que la ma­yor par­te de los men­sa­jes que en­via­mos son in­cons­cien­tes; lo que que­re­mos de­cir, lo que sen­ti­mos y lo que cree­mos, lo co­mu­ni­ca­mos con el len­gua­je cor­po­ral.

Una se­ño­ra jo­ven con ape­nas 4 años de ca­sa­da me de­cía ha­ce unos días en el con­sul­to­rio: “Por más que me es­fuer­zo en po­ner mi me­jor ca­ra cuan­do veo a mi es­po­so, no pue­do evi­tar re­fle­jar lo que sien­to en mi ros­tro. Sé que él se da cuen­ta por­que in­me­dia­ta­men­te cam­bia su ac­ti­tud y em­pie­za a que­jar­se di­cién­do­me: ‘¿No que ya me per­do­nas­te?’. Le di­go que sí, pe­ro que aún me due­le lo que me hi­zo. La ver­dad me es­fuer­zo y tra­to de que no se me no­te, pe­ro no sé por­que, aun cuan­do mi es­po­so ya cam­bió su for­ma de tra­tar­me, yo si­go sin­tién­do­me co­mo me sen­tía cuan­do me tra­ta­ba mal, y no sé có­mo, pe­ro creo que él per­ci­be lo que es­toy sin­tien­do y no me gus­ta por­que re­vi­ve los pro­ble­mas en nues­tra re­la­ción”.

En es­te ca­so, la re­la­ción con­yu­gal se frac­tu­ró des­de el día en que él la em­pe­zó a agre­dir, crean­do una ex­pe­rien­cia desagradable que se le que­dó guar­da­da en su in­cons­cien­te. Es­te y otro ti­po de apren­di­za­jes que se gra­ban en nues­tra men­te se con­vier­ten en creen­cias que li­mi­tan nues­tro bie­nes­tar has­ta sa­nar con la te­ra­pia.

Lo mis­mo su­ce­de con cual­quier re­la­ción que nos de­jó he­ri­das emo­cio­na­les. ¿Te ha con tus hi­jos, es­po­sa o es­po­so? Da­te la opor­tu­ni­dad de es­cri­bir una nue­va his­to­ria de la re­la­ción con tus se­res que­ri­dos, sa­nan­do las he­ri­das emo­cio­na­les del pa­sa­do pa­ra vi­vir me­jor el pre­sen­te, cam­bian­do con hip­no­sis na­tu­ral esas creen­cias que se ins­ta­la­ron en tu men­te in­cons­cien­te y que hoy es­tor­ban a tu bie­nes­tar.

(*) Psi­co­te­ra­peu­ta en el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral (CEDEHI). Cel. 9992 259 085

Po­ner to­dos nues­tros sen­ti­dos al ser­vi­cio de la co­mu­ni­ca­ción en­tre pa­dres e hi­jos es vi­tal pa­ra te­ner bue­nas re­la­cio­nes y sen­tir­nos que­ri­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.