Amar a los hi­jos De­te­ner el pro­ble­ma

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD - MPE GE­RAR­DO PI­NE­DA MAR­TÍ­NEZ

————— (*) Psi­co­te­ra­peu­ta en el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral (CEDEHI). Cel. 9992 259085

Lue­go de dar una con­fe­ren­cia so­bre la cu­ra­ción de las he­ri­das emo­cio­na­les, me pre­gun­ta­ron si po­día ayu­dar a un jo­ven que ha­bía su­fri­do un in­ten­to de vio­la­ción; al te­ner la pri­me­ra en­tre­vis­ta con la ma­dre del me­nor, lo que me pla­ti­có despertó mi in­te­rés por ana­li­zar otros ca­sos pa­re­ci­dos.

Se­gún los ex­pe­dien­tes de los pa­cien­tes aten­di­dos en los dos pri­me­ros me­ses de es­te año, el 25% de los hom­bres ha­bía su­fri­do abu­so se­xual en la in­fan­cia; el 100% de quie­nes fue­ron abu­sa­dos, ca­re­cían de un víncu­lo sa­lu­da­ble con sus pa­pás.

Es­tas per­so­nas in­cons- cien­te­men­te tra­ta­ban de re­sol­ver esa ca­ren­cia. Si la per­so­na afec­ta­da se en­con­tra­ra con un hom­bre sano men­tal y emo­cio­nal­men­te, la ca­ren­cia se­ría re­suel­ta sin com­pli­ca­cio­nes. Así su­ce­de a ve­ces cuan­do el en­cuen­tro es con al­gún fa­mi­liar, lo que ayu­da a se­guir ade­lan­te de una ma­ne­ra sa­lu­da­ble.

Pe­ro el pro­ble­ma ocu­rre cuan­do la per­so­na se en­cuen­tra con una que es­tá tras­tor­na­da, ya sea por ha­ber su­fri­do abu­so o por te­ner la mis­ma ca­ren­cia.

Des­de mi ex­pe­rien­cia con­si­de­ro que la me­jor me­di­da es la pre­ven­ti­va. Pa­ra los hom­bres que ya em­pren­die­ron un pro­yec­to de vi­da fa­mi­liar: for­men equi­po con su es­po­sa, em­pie­cen a amar a ese hi­jo que es­tá por lle­gar y nun­ca de­jen de ex­pre­sar­les su amor; si ya tie­nen uno o más hi­jos, re­cuer­den que “amar es que­rer el bien del ser ama­do”.

Si los hi­jos ya es­tán cre­cien­do, se de­be ha­cer­les sa­ber lo mu­cho que los ama­mos. Una bue­na idea es pre­gun­tar­les: “¿Qué ne­ce­si­to ha­cer pa­ra que te sien­tas ama­do por mí?”. Su res­pues­ta te pue­de sor­pren­der y te da­rá la pis­ta de có­mo tra­ba­jar.

Si se te ha­ce di­fí­cil lle­var al cabo cual­quie­ra de las su­ge­ren­cias an­te­rio­res, bus­ca ayu­da te­ra­péu­ti­ca pa­ra re­sol­ver lo que te im­pi­de ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra que la per­so­na­li­dad de tu hi­jo se cons­tru­ya sa­lu­da­ble­men­te y po­der evi­tar cual­quier abu­so. De­bes apren­der a te­ner la cla­ri­dad in­te­lec­tual y emo­cio­nal de que lo pri­me­ro que ne­ce­si­tan los hi­jos es sa­ber­se y sen­tir­se ama­dos.

Sa­ber­se y sen­tir­se ama­dos es im­por­tan­te pa­ra que los hi­jos go­cen de re­la­cio­nes sa­nas cuan­do crez­can

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.