Co­mer más por es­trés emo­cio­nal se­ría apren­di­do en la in­fan­cia

Pre­miar a ni­ños con co­mi­da, es una de las causas

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD -

Re­cu­rrir a la co­mi­da co­mo vía de es­ca­pe an­te una si­tua­ción de es­trés emo­cio­nal es al­go re­cu­rren­te que puede vol­ver­se un pro­ble­ma.

Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, si eso se ha­ce con re­gu­la­ri­dad, de­trás de ese há­bi­to puede ha­ber una re­la­ción po­co sa­lu­da­ble con la co­mi­da, cu­yo ori­gen no es­tá en los ge­nes sino que se es­ta­ble­ce en la in­fan­cia tem­pra­na.

Esa es la prin­ci­pal hi­pó­te­sis de un es­tu­dio de la Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres re­to­ma­do por la “BBC”, en el cual con­clu­yen que el am­bien­te fa­mi­liar es la prin­ci­pal cau­sa del desa­rro­llo de ese “ape­ti­to emo­cio­nal”.

La in­ves­ti­ga­ción su­gie­re que el com­por­ta­mien­to pa- ren­tal es­tá de­trás de al­gu­nos de es­tos com­por­ta­mien­tos apren­di­dos du­ran­te la in­fan­cia. Entre las prác­ti­cas que pue­den ser con­tra­pro­du­cen­tes a lar­go pla­zo es­tá la de con­so­lar a un ni­ño dis­gus­ta­do dán­do­le su co­mi­da o dul­ce fa­vo­ri­to o co­mer ha­bi­tual­men­te en un am­bien­te de es­trés en la me­sa.

Al­gu­nos pa­dres, “en lu­gar de en­con­trar es­tra­te­gias más po­si­ti­vas pa­ra re­gu­lar sus emo­cio­nes, uti­li­zan la co­mi­da”, se­ña­ló la di­rec­to­ra del es­tu­dio Cla­re Lle­wellyn.

Eso “in­di­ca que hay es­pa­cio pa­ra dar­le a los pa­dres con­se­jos más di­rec­tos so­bre las es­tra­te­gias que pue­den uti­li­zar pa­ra ayu­dar a sus ni­ños cuan­do es­tán dis­gus­ta­dos du­ran­te esa in­fan­cia tem­pra­na cuan­do se em­pie­zan a desa­rro­llar pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to”, di­jo la es­pe­cia­lis­ta.

“El co­mer más o me­nos por mo­ti­vos emo­cio­na­les po­dría ju­gar un pa­pel po­ten­cial­men­te im­por­tan­te en el de- sa­rro­llo de tras­tor­nos ali­men­ta­rios co­mo la anore­xia ner­vio­sa o la bu­li­mia”.

Se­gún los ex­per­tos, en­ten­der cómo se desa­rro­llan es­tas ten­den­cias es cru­cial pa­ra desa­rro­llar es­tra­te­gias que ayu­den a la pre­ven­ción.

Cul­tu­ra fa­mi­liar

A pe­sar de que no tie­ne un ori­gen ge­né­ti­co, el patrón de usar la co­mi­da co­mo con­sue­lo, co­mo pre­mio o pa­ra con­tro­lar el com­por­ta­mien­to de los más pe­que­ños, puede per­sis­tir en las familias y pa­sar de una ge­ne­ra­ción a otra. Sin em­bar­go, la or­ga­ni­za­ción bri­tá­ni­ca de apo­yo a familias de pa­cien­tes con tras­tor­nos ali­men­ta­rios Beat di­ce que no hay que cul­par a los pa­dres por los tras­tor­nos de ali­men­ta­ción de sus hi­jos.

“El con­se­jo pa­ra los pa­dres es que tra­ten de no usar la co­mi­da co­mo con­sue­lo”, re­co­mien­da Cla­re Lle­wellyn.

La ma­la re­la­ción con la co­mi­da no es a cau­sa de los ge­nes, sino por con­duc­tas apren­di­das en la in­fan­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.