Sen­tir te­mor

Las he­ri­das emo­cio­na­les pue­den ocasionar el mie­do a la so­le­dad.

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA - MPE GE­RAR­DO PINEDA MAR­TÍ­NEZ

Ha­ce unos días, en te­ra­pia, una per­so­na me pre­gun­ta­ba có­mo sa­ber quién es­ta­ba bien en su re­la­ción, ya que su pa­re­ja le de­cía que quien es­ta­ba mal era él. Sin em­bar­go, al ob­ser­var la re­la­ción, él se po­día dar cuen­ta de quién de los dos era op­ti­mis­ta, pro­po­si­ti­vo, quién bus­ca­ba y po­nía lo me­jor de sí pa­ra la re­la­ción.

Al ter­mi­nar se dio cuen­ta de que él es­ta­ba bien, pe­ro no se que­ría que­dar con la idea de que fue el res­pon­sa­ble de que la re­la­ción se da­ña­ra. An­te esa re­fle­xión, le pre­gun­té: “¿De qué ta­ma­ño es tu mie­do a que­dar­te so­lo?”. Me res­pon­dió: “Siem­pre he sen­ti­do mie­do a es­tar so­lo. Des­de pe­que­ño me da­ba mu­cho mie­do dor­mir so­lo en mi cuar­to, con la luz apa­ga­da, y creo que aho­ra co­mo adul­to, ese mie­do si­gue pre­sen­te.

El ser hu­mano es un ser sen­si­ble por na­tu­ra­le­za y ne­ce­si­ta vi­vir en so­cie­dad; esa ne­ce­si­dad se ex­pre­sa co­mo mie­do pa­ra que se ha­ga has­ta lo im­po­si­ble pa­ra que se lo­gre sa­tis­fa­cer­la.

El ori­gen del te­mor

Las he­ri­das que de ma­ne­ra pre­do­mi­nan­te im­pac­tan en nues­tra per­so­na­li­dad son las que ocu­rren en la in­fan­cia, en­tre el pri­mer y ter­cer año, eta­pa en la que so­mos muy vul­ne­ra­bles y de­pen­de­mos de los de­más, prin­ci­pal­men­te de nues­tra ma­dre.

Si ma­má de­ja al be­bé llo­ran­do mien­tras ella se ocu­pa de otras ta­reas, cuan­do se de­ja a un pe­que­ño en la guar­de­ría o cuan­do un ni­ño es­pe­ra que va­yan por él al sa­lir en la es­cue­la y sus de­más com­pa­ñe­ros ya se fue­ron, son si­tua­cio­nes que pue­den ge- ne­rar el sen­ti­mien­to de aban­dono e in­flu­yen en el desa­rro­llo in­cons­cien­te del mie­do a la so­le­dad.

Las per­so­nas que han re­ci­bi­do he­ri­das por aban­dono tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra ma­ne­jar­se por sí mis­mos, su­fren de una tris­te­za pro­fun­da, em­pa­ti­zan fá­cil­men­te con los de­más y tie­nen al­ti­ba­jos: un día es­tán ale­gres y al otro, tris­tes; creen que una prue­ba de amor es que el otro es­té siem­pre con él.

La más­ca­ra de quien ha si­do he­ri­do por aban­dono es la de­pen­den­cia emo­cio­nal, que bus­ca im­pe­dir que los otros se den cuen­ta de las he­ri­das que la per­so­na es­tá car­gan­do pa­ra evi­tar ser las­ti­ma­do de nue­va cuen­ta. Aun así, las per­so­nas de­pen­dien­tes nor­mal­men­te van des­gas­tan­do la re­la­ción a tal gra­do de que son aban­do­na­dos de nue­va cuen­ta.

Pa­ra evi­tar esa po­si­bi­li­dad se re­quie­re sa­nar las he­ri­das re­ci­bi­das; es así que la per­so­na po­drá lo­grar su au­to­no­mía emo­cio­nal. Al ha­cer­lo, re­cor­da­rás la di­fe­ren­cia en­tre com­pla­cer y amar, ya no te sen­ti­rás obli­ga­do a gus­tar­le a to­do el mun­do, se­rás ca­da vez más ca­paz de to­mar tus pro­pias de­ci­sio­nes, usa­rás tus do­tes ar­tís­ti­cas pa­ra tu pro­pios dis­fru­te y se­rás ca­paz de sen­tir­te bien so­lo.

Cuan­do le co­men­té a la per­so­na en te­ra­pia que era ne­ce­sa­rio ha­cer un ejer­ci­cio de sa­na­ción de las he­ri­das de aban­dono pa­ra que de­ja­ra de te­ner mie­do a la so­le­dad, la es­pe­ran­za se no­tó en su ca­ra: era al­go que es­ta­ba bus­can­do de va­rios años atrás.

—————

(*) Psi­co­te­ra­peu­ta en el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral (CEDEHI) Cel. 9 9 92 2 59 0 8 5

Las he­ri­das emo­cio­na­les del pa­sa­do y el aban­dono, pue­den ge­ne­rar que las per­so­nas te­man a la so­le­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.