Cui­da­do ne­ce­sa­rio pa­ra in­ge­rir car­nes blan­cas

Mi­cro­or­ga­nis­mos se­rían re­sis­ten­tes aún en el ca­lor

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD -

GUA­DA­LA­JA­RA (Notimex).— Las car­nes blan­cas, ta­les co­mo el po­llo y otras aves, ade­más del pes­ca­do, pue­den des­com­po­ner­se con ma­yor fa­ci­li­dad du­ran­te la tem­po­ra­da de ca­lor, por lo que se re­co­mien­da co­cer­las ade­cua­da­men­te.

Lo an­te­rior lo su­gi­rió el mé­di­co ads­cri­to a la Uni­dad de Me­di­ci­na Fa­mi­liar (UMF) 167 del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS) en Ja­lis­co, Gi­brán Mel­chor Villanueva Or­tiz.

“Las car­nes blan­cas son un re­ser­vo­rio muy im­por­tan­te de mi­cro­or­ga­nis­mos no­ci­vos pa­ra el ser hu­mano, co­mo la sal­mo­ne­lo­sis y la shi­ge­lo­sis. Pue­den pro­vo­car una in­fec­ción gra­ve co­mo la ti­foi­dea, que se ad­quie­re vía di­ges­ti­va”, se­ña­ló de acuer­do con un co­mu­ni­ca­do.

Co­men­tó que pe­se a que gran par­te de la po­bla­ción atri­bu­ye más be­ne­fi­cios al con­su­mo de es­te ti­po de pro­duc­tos cár­ni­cos, lo cier­to es que su pre­pa­ra­ción e in­ges­ta ame­ri­ta los mis­mos cui­da­dos que con las car­nes ro­jas.

“Si la com­pra­mos pa­ra ha­cer­la en ca­sa, de­be­mos vi­gi­lar la hi­gie­ne del lu­gar, que ten­ga pro­ce­den­cia le­gí­ti­ma, que la car­ne es­té lim­pia y se ha­ya con­ser­va­do en re­fri­ge­ra­ción, que no es­té ex­pues­ta a las mos­cas, por­que son trans­mi­so­ras de vi­rus y bac­te­rias con el so­lo he­cho de pa­rar­se so­bre la co­mi­da”.

Aña­dió que una vez en el ho­gar, quien co­ci­ne de­be la­var­se bien las ma­nos, tan­to las pal­mas co­mo el dor­so y el in­te­rior de los de­dos y las uñas, an­tes de co­men­zar el pro­ce­so de coc­ción com­ple­to del pro­duc­to.

“Las car­nes no se de­jan a me­dio co­cer por­que mu­chos mi­cro­or­ga­nis­mos son re­sis­ten­tes al ca­lor, se en­cap­su­lan y son la puer­ta de en­tra­da a las in­fec­cio­nes es­to­ma­ca­les”, ex­pli­có.

Des­ta­có que si al pla­ti­llo se le van a aña­dir fru­tas o ver­du­ras, tam­bién es ne­ce­sa­rio que és­tas se la­ven y se de­sin­fec­ten con una so­lu­ción yo­da­da di­lui­da en agua.

“Una bue­na hi­gie­ne en es­te sen­ti­do cie­rra las puer­tas a las in­fec­cio­nes y otros pro­ble­mas de sa­lud”, ase­gu­ró el ex­per­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.