Ale­gría pue­de pre­sen­tar­se en to­do el cuer­po

Te­ne­mos di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes al es­tar con­ten­tos

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD -

Es un he­cho que la ale­gría cau­sa un gran im­pac­to en el or­ga­nis­mo y “Muy In­tere­san­te” in­for­ma so­bre las di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes de es­te sen­ti­mien­to. A ni­vel emo­cio­nal, la ale­gría tie­ne una gran va­rie­dad de for­mas: eu­fo­ria, llan­to, con una pro­fun­da sen­sa­ción de sa­tis­fac­ción y mu­chas más.

A ni­vel cien­tí­fi­co, sen­ti­mos ale­gría en nues­tros neu­ro­trans­mi­so­res, que son pe­que­ñas cé­lu­las quí­mi­cas “men­sa­je­ras” que trans­mi­ten se­ña­les en­tre las neu­ro­nas y otras cé­lu­las del cuer­po. Esos neu­ro­trans­mi­so­res son res­pon­sa­bles de los pro­ce­sos y sen­ti­mien­tos en ca­si to­dos los as­pec­tos del cuer­po, des­de el flu­jo san­guí­neo has­ta la di­ges­tión.

La ale­gría se sien­te en el cuer­po de­bi­do a la li­be­ra­ción de do­pa­mi­na y se­ro­to­ni­na, dos ti­pos de neu­ro­trans­mi­so­res en el ce­re­bro. Am­bas sus­tan­cias quí­mi­cas es­tán fuer­te­men­te aso­cia­das con la fe­li­ci­dad. Así, cuan­do al­go nos ha­ce fe­liz, el ce­re­bro re­ci­be la se­ñal pa­ra li­be­rar es­tos quí­mi­cos en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, lo que cau­sa reac­cio­nes en otros sis­te­mas del or­ga­nis­mo, co­mo el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio.

El sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo tam­bién se ve in­flui­do por los sen­ti­mien­tos de ale­gría y eu­fo­ria. Es el sis- te­ma cor­po­ral res­pon­sa­ble de to­do lo que ha­ce nues­tro cuer­po sin es­fuer­zo cons­cien­te, co­mo la res­pi­ra­ción, la di­ges­tión y la di­la­ta­ción de las pu­pi­las.

Por ejem­plo, la res­pi­ra­ción pue­de au­men­tar cuan­do es­ta­mos ha­cien­do al­go par­ti- cu­lar­men­te di­ver­ti­do (co­mo su­bir­se en una mon­ta­ña ru­sa) o dis­mi­nuir la ve­lo­ci­dad cuan­do par­ti­ci­pa­mos en una ac­ti­vi­dad pla­cen­te­ra más re­la­jan­te (co­mo ca­mi­nar por el bos­que).

“Son­reír pue­de en­ga­ñar a tu ce­re­bro al ele­var tu es­ta­do de áni­mo, dis­mi­nuir tu rit­mo car­día­co y re­du­cir tu es­trés. La son­ri­sa no tie­ne que es­tar ba­sa­da en una emo­ción real por­que fin­gir­la -o son­reír sin ga­nas- tam­bién fun­cio­na”, ex­pli­ca Dia­na Sa­muel, del Co­lum­bia Uni­ver­sity Me­di­cal Cen­ter, Es­ta­dos Uni­dos.

Otros as­pec­tos au­tó­no­mos que pue­den ver­se afec­ta­dos por la ale­gría son la sa­li­va­ción, la su­do­ra­ción, la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral e in­clu­so el me­ta­bo­lis­mo. Cual­quier ti­po de ex­ci­ta­ción emo­cio­nal tam­bién pue­de afec­tar a los múscu­los li­sos que se en­cuen­tran en las pa­re­des de los ór­ga­nos hue­cos (co­mo el es­tó­ma­go, los in­tes­ti­nos y la ve­ji­ga).

Es­tos múscu­los in­vo­lun­ta­rios son res­pon­sa­bles de fun­cio­nes co­mo el flu­jo san­guí­neo y el mo­vi­mien­to de los ali­men­tos a tra­vés del trac­to di­ges­ti­vo, por lo que po­dría ser una ra­zón por la que el ape­ti­to au­men­ta o dis­mi­nu­ye cuan­do sen­ti­mos emo­cio­nes po­si­ti­vas.

Al ser fe­liz, el ce­re­bro li­be­ra cier­tos quí­mi­cos en el sis­te­ma ner­vio­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.