Pe­li­gro­so

Con­su­mir al­cohol en ex­ce­so pue­de oca­sio­nar una pan­crea­ti­tis agu­da, si­tua­ción que afec­ta más a los hom­bres y que in­clu­so pue­de ser le­tal.

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

El al­cohol es una sus­tan­cia tó­xi­ca pa­ra el pán­creas y un con­su­mo ex­ce­si­vo pue­de ge­ne­rar una pan­crea­ti­tis agu­da, una in­fla­ma­ción pun­tual en ese ór­gano, que si no se cui­da o se vuel­ve re­cu­rren­te, con el tiem­po pue­de de­ri­var en una pan­crea­ti­tis crónica, de acuer­do con in­for­ma­ción pu­bli­ca­da por la “BBC”.

Los nú­me­ros

En el ca­so de las pan­crea­ti­tis agu­das cau­sa­das por el al­cohol, son los hom­bres los pacientes más nu­me­ro­sos: tres de ca­da cua­tro, se­gún in­for­ma­ción de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, vin­cu­la­da a esa Uni­ver­si­dad del nor­te de Es­pa­ña.

El 25% de las muer­tes por pan­crea­ti­tis en to­do el mundo en 2012 fue­ron de­bi­do al al­cohol, de acuer­do al in­for­me de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud de 2014 so­bre el Es­ta­tus Glo­bal del Al­cohol y la Sa­lud.

No obs­tan­te, “no se sa­be a cien­cia cier­ta có­mo el al­cohol pro­du­ce el da­ño en los te­ji­dos pan­creá­ti­cos”, se­gún un ar­tícu­lo de 2015 pu­bli­ca­do en la re­vis­ta de en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles Fin­lay, edi­ta­da por la Uni­ver­si­dad de Cien­cias Mé­di­cas de Cien­fue­gos, en Cu­ba.

De acuer­do a los au­to­res, “en la ac­tua­li­dad so­lo exis­ten teo­rías, por lo di­fí­cil que se ha­ce el es­tu­dio del pán­creas de­bi­do a su lo­ca­li­za­ción en el cuer­po hu­mano”.

Pro­ble­ma de irri­ta­ción

El pán­creas es una glán­du­la lar­ga y pla­na ubi­ca­da de­trás del es­tó­ma­go, en la par­te al­ta del ab­do­men.

Cum­ple una do­ble fun­ción: pro­du­ce en­zi­mas que co­la­bo­ran con la di­ges­tión y hor­mo­nas que ayu­dan a re­gu­lar la ma­ne­ra en que el or­ga­nis­mo pro­ce­sa el azú­car.

Se­gún ex­pli­ca la Clí­ni­ca Ma­yo, una ins­ti­tu­ción mé­di­ca de re­fe­ren­cia ubi­ca­da en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do se pro­du­ce una pan­crea­ti­tis, las en­zi­mas di­ges­ti­vas se ac­ti­van mien­tras es­tán en el pán­creas, y eso irri­ta las cé­lu­las de esa glán­du­la lo que de­ri­va en una in­fla­ma­ción.

Ries­go de su­frir­lo

Se­gún un ar­tícu­lo de la re­vis­ta Fin­lay, “la en­fer­me­dad se ma­ni­fies­ta en­tre los diez a vein­te años del con­su­mo de al­cohol”. Se es­ti­ma que las gran­des bo­rra­che­ras au­men­tan el ries­go de su­frir es­ta con­di­ción.

De acuer­do con el ar­tícu­lo, el ries­go de pan­crea­ti­tis agu­da al­cohó­li­ca se ele­va con la can­ti­dad in­ge­ri­da y só­lo un 15% de las per­so­nas con al­coho­lis­mo cró­ni­co pa­de­ce­rán pan­crea­ti­tis agu­da.

Aun­que la ma­yo­ría de los pacientes con una pan­crea­ti­tis agu­da se em­pie­za a sen­tir me­jor des­pués de una se­ma­na, pa­ra otros el pro­ble­ma pue­de con­ver­tir­se en al­go gra­ve o le­tal.

Al­gu­nas se­ña­les

El sín­to­ma más co­mún de es­ta con­di­ción es do­lor sú­bi­to en la par­te su­pe­rior del ab­do­men, que los pacientes pue­den sen­tir que se ex­tien­de a la es­pal­da. Ade­más, sue- le pre­sen­tar­se acom­pa­ña­do de ma­reos, náu­seas o vó­mi­tos. Mu­chas ve­ces el pa­cien­te sien­te un ali­vio del do­lor al do­blar el po­ner­se en po­si­ción fe­tal.

En oca­sio­nes las pan­crea­ti­tis vin­cu­la­das al con­su­mo de al­cohol pue­den ser le­ves y pue­den pa­sar des­aper­ci­bi­das pa­ra quien lo pa­de­ce.

Pe­ro tam­bién es po­si­ble que de­ri­ven en un do­lor cró­ni­co o en una pan­crea­ti­tis crónica, en la que ya exis­te una des­truc­ción irre­ver­si­ble de la fun­ción pan­creá­ti­ca o pér­di­das de esa fun­ción. Así, un pán­creas que fun­cio­na de ma­ne­ra de­fi­cien­te pue­de de­ri­var en pro­ble­mas di­ges­ti­vos y en dia­be­tes.

Los ex­per­tos re­co­mien­dan no con­su­mir be­bi­das al­cohó­li­cas, ya que pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra el cuer­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.