Ha­bi­li­dad es­co­lar

In­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que los lo­gros edu­ca­ti­vos pue­den ser he­re­da­bles.

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

LON­DRES (No­ti­mex).— Los lo­gros edu­ca­ti­vos son al­ta­men­te he­re­da­bles a tra­vés de los años es­co­la­res, afir­man cien­tí­fi­cos que rea­li­za­ron un es­tu­dio con ge­me­los, cu­yos re­sul­ta­dos mos­tra­ron que los éxi­tos du­ran­te la es­co­la­ri­za­ción son muy es­ta­bles, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a los fac­to­res ge­né­ti­cos.

Du­ran­te mu­chos años, la in­ves­ti­ga­ción ha vin­cu­la­do el lo­gro edu­ca­ti­vo con las tra­yec­to­rias de la vi­da, co­mo el es­ta­tus la­bo­ral, la sa­lud o la fe­li­ci­dad, pe­ro si un buen desem­pe­ño en la es­cue­la pre­di­ce me­jo­res re­sul­ta­dos de vi­da, ¿qué pre­di­ce qué tan bien lo ha­rá al­guien a lo lar­go de la es­co­la­ri­za­ción?

In­ves­ti­ga­do­res es­tu­dia­ron los lo­gros de la es­cue­la pri­ma­ria has­ta el fi­nal de la edu­ca­ción obli­ga­to­ria de seis mil pa­res de ge­me­los en la mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va del es­tu­dio Twins Early De­ve­lop­ment Study de Reino Unido, a fin de ana­li­zar el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co.

La doc­to­ra Marg­he­ri­ta Ma­lan­chi­ni, be­ca­ria post­doc­to­ral en psi­co­lo­gía en el Po­pu­la­tion Re­search Cen­ter, de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, en Austin, y su co­le­gas ana­li­za­ron los pun­ta­jes de las prue­bas que los ge­me­los apli­ca­ron des­de la pri­ma­ria has­ta ter­mi­nar sus es­tu­dios.

Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que los lo­gros edu­ca­ti­vos son al­ta­men­te he­re­da­bles y es­ta­bles a tra­vés de los años de es­cue­la y en to­das las ma­te­rias es­tu­dia­das, lo que sig­ni­fi­ca que la ma­yo­ría de los es­tu­dian­tes que co­men­za­ron bien la edu­ca­ción pri­ma­ria con­ti­nua­ron te­nien­do éxi­to has­ta que se gra­dua­ron.

Los fac­to­res ge­né­ti­cos ex­pli­ca­ron al­re­de­dor de 70 por cien­to de es­ta es­ta­bi­li­dad, mien­tras que el en­torno com­par­ti­do por los ge­me­los con­tri­bu­yó con al­re­de­dor de 25 por cien­to y el en­torno no com­par­ti­do, co­mo di­fe­ren­tes ami­gos o pro­fe­so­res, só­lo con el 5 por cien­to res­tan­te.

“Eso no quie­re de­cir que un in­di­vi­duo sim­ple­men­te na­ció in­te­li­gen­te”, di­cen los in­ves­ti­ga­do­res, pues “in­clu­so des­pués de dar cuen­ta de la in­te­li­gen­cia, los ge­nes to­da­vía ex­pli­can al­re­de­dor del 60 por cien­to de la con­ti­nui­dad del ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, pues és­te es im­pul­sa­do por va­rios ras­gos cog- ni­ti­vos y no cog­ni­ti­vos”.

Aun así, los cien­tí­fi­cos cons­ta­ta­ron que a ve­ces las ca­li­fi­ca­cio­nes cam­bia­ron, co­mo una caí­da en las ca­li­fi­ca­cio­nes en­tre la pri­ma­ria y se­cun­da­ria; su­gi­rie­ron que es­tas va­ria­cio­nes pue­den de­ber­se a fac­to­res am­bien­ta­les no com­par­ti­dos.

Aun­que se sa­be muy po­co so­bre có­mo es­tos fac­to­res con­tri­bu­yen, “nues­tro ha­llaz­go de­be­ría pro­por­cio­nar mo­ti­va­ción adi­cio­nal pa­ra iden­ti­fi­car a los ni­ños que ne­ce­si­tan in­ter­ven­cio­nes pron­to, ya que los pro­ble­mas po­drían man­te­ner­se por años”, dice Kai­li Rim­feld, del Ins­ti­tu­to de Psi­quia­tría en el King’s Co­lle­ge Lon­don.

Los ni­ños de­ben sen­tir­se en un en­torno agra­da­ble y se­gu­ro pa­ra lo­grar el desa­rro­llo in­te­lec­tual exi­to­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.