Ries­go pa­ra el co­ra­zón

Ca­si la mi­tad de la po­bla­ción me­xi­ca­na tie­ne el co­les­te­rol ele­va­do y ha­ce fal­ta ele­gir es­ti­los de vi­da más sa­lu­da­bles, de acuer­do con el doc­tor Xa­vier Es­cu­de­ro

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

MÉ­XI­CO (EFE).— La detección tar­día, el mal con­trol, la fal­ta de pre­ven­ción y mal tra­ta­mien­to son los prin­ci­pa­les fac­to­res que in­ci­den en que una ter­ce­ra par­te de la po­bla­ción en Amé­ri­ca La­ti­na pa­dez­ca de co­les­te­rol al­to, ase­gu­ró a Efe el doc­tor Xa­vier Es­cu­de­ro.

“En ge­ne­ral, La­ti­noa­mé­ri­ca, que es­tá con­for­ma­da por paí­ses con eco­no­mías en vías de desa­rro­llo, el pro­ble­ma es co­mún, y lo más gra­ve es que exis­te un sub­diag­nós­ti­co por­que no exis­ten po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra detección y pre­ven­ción”, ase­ve­ró el es­pe­cia­lis­ta.

El di­rec­tor de car­dio­lo­gía in­ter­ven­cio­nis­ta del Ins­ti­tu­to Car­dio­vas­cu­lar de Cuer­na­va­ca se­ña­ló que “en Mé­xi­co es­ta­mos al­go peor, pues al me­nos 46% de la po­bla­ción tie­ne el co­les­te­rol al­to y mu­chos no lo sa­ben”.

El ex­per­to se­ña­ló que es­to se de­be en par­te a que los me­xi­ca­nos ge­né­ti­ca­men­te tie­nen par­ti­cu­lar­men­te ba­jo el co­les­te­rol HDL, un fac­tor de pro­tec­ción tam­bién lla­ma­do co­les­te­rol bueno.

“Se sa­be que 60 % de la po­bla­ción en Mé­xi­co tie­ne ba­jo el co­les­te­rol HDL (li­po­pro­teí­na de al­ta den­si­dad). En con­tras­te, los ni­ve­les de co­les­te­rol LDL (li­po­pro­teí­na de ba­ja den­si­dad), que es el co­les­te­rol que im­pac­ta so­bre la en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, es­tá ele­va­do en com­pa­ra­ción con otras po­bla­cio­nes en el mun­do”, se­ña­ló.

Es­to, in­di­có, ele­va el ries­go de la po­bla­ción me­xi­ca­na de pa­de­cer en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, pues el co­les­te­rol al­to es un fac­tor de ries­go pa­ra de­sa­rro­llar­las.

De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, en el año 2015 unas 17.7 mi­llo­nes de per­so­nas mu­rie­ron a cau­sa de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, lo cual re­pre­sen­ta 31% de to­das las muer­tes re­gis­tra­das a ni­vel mun­dial.

Se­gún el or­ga­nis­mo, las cau­sas más im­por­tan­tes son una die­ta mal­sa­na, la inac­ti­vi­dad fí­si­ca, el consumo de ta­ba­co y el consumo nocivo de al­cohol.

Xa­vier Es­cu­de­ro ex­pli­có que, ade­más de la ge­né­ti­ca, la po­bla­ción me­xi­ca­na es­tá pa­de­cien­do ca­da vez de ma­ne­ra más fre­cuen­te en­fer­me­da­des car­dio­vas- cu­la­res de­bi­do a que el so­bre­pe­so y la obe­si­dad tam­bién son fac­to­res pa­ra desa­rro­llar di­chos pro­ble­mas.

“Uno de ca­da tres me­xi­ca­nos va a mo­rir por en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. Ac­tual­men­te, se es­ti­man unas 70.000 muer­tes al año por es­tas cau­sas”, se­ña­ló.

Es­to, se­gún in­for­mó, es preo- cu­pan­te de­bi­do a que Mé­xi­co ocu­pa el pri­mer lu­gar en obe­si­dad en el mun­do, con 70 % de su po­bla­ción que pa­de­ce obe­si­dad y/o so­bre­pe­so.

En tan­to, 46% de las per­so­nas en Mé­xi­co su­fren de co­les­te­rol al­to, ade­más de que 30% pa­de­cen hi­per­ten­sión y 15% dia­be­tes, to­dos es­tos fac­to­res de ries­go pa­ra el desa­rro­llo de al­gu­na en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, di­jo.

“El pro­ble­ma es que una cuar­ta par­te de la po­bla­ción en Mé­xi­co tie­ne al me­nos dos de es­tos fac­to­res de ries­go”, se­ña­ló el doc­tor. Au­na­do a ello, di­jo, los pa­cien­tes con al­to ries­go se tra­tan mal “y si ya han pa­de­ci­do un infarto so­lo 15 % de ellos lle­van un tra­ta­mien­to ade­cua­do”.

El es­pe­cia­lis­ta se­ña­ló que en los úl­ti­mos 30 años, el co­les­te­rol al­to se ha tra­ta­do con es­ta­ti­nas, las cua­les son muy efi­ca­ces pa­ra re­du­cir sus ni­ve­les; sin em­bar­go, un por­cen­ta­je al­to de pa­cien­tes no res­pon­den al tra­ta­mien­to o ne­ce­si­tan una ma­yor dis­mi­nu­ción de ni­ve­les.

Es por ello que aho­ra el tra­ta­mien­to pa­ra esas per­so­nas con­sis­te en una pro­teí­na que ha­ce que el hí­ga­do pue­da lim­piar de la san­gre el co­les­te­rol ma­lo, lo que ha­ce que el ries­go dis­mi­nu­ya.

Sin em­bar­go, el es­pe­cia­lis­ta re­sal­tó la im­por­tan­cia de me­jo­rar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas al res­pec­to, pa­ra que se apli­quen pro­gra­mas de pre­ven­ción y detección opor­tu­na.

Ade­más, pi­dió a la po­bla­ción ha­cer con­cien­cia so­bre es­te pro­ble­ma y op­tar por es­ti­los de vi­da más sa­lu­da­bles.

“Lo más im­por­tan­te es la edu­ca­ción, lle­var a ca­bo há­bi­tos hi­gié­ni­cos y die­té­ti­cos sa­lu­da­bles, es­tar aten­tos a los fac­to­res de ries­go y en­ten­der que es un pa­de­ci­mien­to que no ge­ne­ra sín­to­mas, por lo que lle­var un con­trol, al me­nos ca­da año, es in­dis­pen­sa­ble pa­ra de­tec­tar el pro­ble­ma de ma­ne­ra opor­tu­na”, con­clu­yó el es­pe­cia­lis­ta.

Una cuar­ta par­te de la po­bla­ción en Mé­xi­co tie­ne al me­nos dos fac­to­res de ries­go de en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar, en­tre los que se en­cuen­tra la hi­per­ten­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.