¿Tó­xi­cos?

Exis­ten campañas pa­ra prohi­bir el uso de fragancias

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

Ca­da vez son más las campañas que prohí­ben el uso de per­fu­mes, al creer que tie­nen efec­tos ne­ga­ti­vos en la sa­lud y el me­dio am­bien­te.

Aun­que pue­dan pa­re­cer mi­no­ri­ta­rios, los mo­vi­mien­tos an­ti­per­fu­me o de las ca­sas li­bres de tó­xi­cos lle­van años pro­tes­tan­do con­tra el uso de pro­duc­tos sin­té­ti­cos en la ela­bo­ra­ción de fragancias pa­ra uso per­so­nal y do­més­ti­co.

Su ar­gu­men­to se ba­sa en que es­tos aro­mas pue­den fa­vo­re­cer el desa­rro­llo de aler­gias y en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. Tan­to es así, que, aun­que no se tra­te de una me­di­da ofi­cial, en lu­ga­res co­mo Ha­li­fax (Ca­na­dá) al­gu­nas em­pre­sas han im­ple­men­ta­do po­lí­ti­cas de es­pa­cios “li­bres de per­fu­mes”. Pe­ro, ¿has­ta qué pun­to es cier­to que esas fragancias ela­bo­ra­das con ma­te­ria­les sin­té­ti­cos su­po­nen un ries­go pa­ra nues­tra sa­lud?

Des­de la cien­cia, “la di­co­to­mía sin­té­ti­co ver­sus na­tu­ral es una fa­la­cia”, ad­vier­te Ra­fael Bai­lón, pro­fe­sor ti­tu­lar de In­ge­nie­ría Quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da, en Es­pa­ña.

Se­gún es­te es­pe­cia­lis­ta, las com­po­si­cio­nes sur­gen a par­tir de una mez­cla com­ple­ja cu­ya ela­bo­ra­ción im­pli­ca tan­to acei­tes esen­cia­les y ex- trac­tos de ori­gen ve­ge­tal y ani­mal co­mo sus­tan­cias pro­ce­den­tes de esas fuen­tes, ex­traí­das di­rec­ta­men­te o sin­te­ti­za­das, por lo que no ca­ben las di­fe­ren­cias: un per­fu­me que con­ten­ga so­lo acei­tes o ex­trac­tos na­tu­ra­les no sig­ni­fi­ca en reali­dad que sea me­jor o peor pa­ra la sa­lud que el per­fu­me sin­té­ti­co.

Ade­más, apun­ta que “se cla­si­fi­quen co­mo se cla­si­fi- quen, los com­po­nen­tes de los per­fu­mes con­tie­nen mo­lé­cu­las que es­tán nor­mal­men­te en la na­tu­ra­le­za y esas mis­mas sus­tan­cias pue­den ha­ber­se sin­te­ti­za­do o ex­traí­do de una fuen­te na­tu­ral y son in­dis­tin­gui­bles”.

Por ejem­plo el acei­te esen­cial de bergamota, un ex­trac­to com­ple­ta­men­te na­tu­ral tie­ne efec­tos fo­to­sen­si­bi­li­zan­tes y en al­gu­nas per- so­nas pue­de pro­vo­car gra­ves que­ma­du­ras. En cam­bio, el ace­ta­to de iso­ami­lo, que sue­le sin­te­ti­zar­se in­dus­trial­men­te no su­po­ne nin­gún pro­ble­ma pa­ra la sa­lud.

De­fen­der la eli­mi­na­ción de los per­fu­mes sue­le re­la­cio­nar­se con la qui­mio­fo­bia, el mie­do a to­do lo que sue­ne a quí­mi­co, sin ba­se cien­tí­fi­ca, acla­ra Bai­lón: “Un per­fu­me pue­de con­te­ner mo­lé­cu­las

que pue­dan dar pro­ble­mas a cier­tas per­so­nas por su sen­si­bi­li­dad, pe­ro es­to no im­pli­ca que to­dos los per­fu­mes sean igual de pe­li­gro­sos pa­ra to­das las per­so­nas ni en to­das las cir­cuns­tan­cias”.

Al­gu­nos ar­tícu­los, co­mo un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Mel­bour­ne (Aus­tra­lia), apun­tan a los am­bien­ta­do­res co­mo pro­pa­ga­do­res de par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes. “Mu- chos de esos pro­duc­tos con­tie­nen ter­pe­nos, hidrocarburos que ge­ne­ran los pro­pios ár­bo­les en los bos­ques y que an­te la in­so­la­ción tam­bién fa­vo­re­cen la for­ma­ción de ozono”, se­ña­la Joan O. Gri­malt, pro­fe­sor de Quí­mi­ca Am­bien­tal del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo en el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas.

Otras in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes ad­vier­ten de que las emi­sio­nes de pro­duc­tos del ho­gar o de la hi­gie­ne ri­va­li­zan con la con­ta­mi­na­ción pro­du­ci­da por el trá­fi­co en las ciudades.

Aun­que, apun­ta Gri­malt, “es­to se de­be a que las emi­sio­nes del trá­fi­co es­tán ba­jan­do, pe­ro hay que eva­luar el impacto de es­tos pro­duc­tos”. Es­te ex­per­to re­co­mien­da que, en ca­so de apa­re­cer una reacción, se de­je de usar el pro­duc­to que la ha­ya po­di­do pro­vo­car. Pe­ro no de­be ge­ne­ra­li­zar­se co­mo un pro­ble­ma con lo quí­mi­co.

Pa­ra Bai­lón, tam­po­co hay ra­zón pa­ra de­jar de con­su­mir pro­duc­tos per­fu­ma­dos. “Si es un de­ter­gen­te o un pro­duc­to de lim­pie­za siem­pre es agra­da­ble te­ner un re­sul­ta­do fi­nal con buen olor ya que pro­du­ce sa­tis­fac­ción. Si es un cos­mé­ti­co, es un pla­cer oler bien, co­mo es tam­bién un pla­cer ir lim­pio, bien ves­ti­do y con una son­ri­sa”.

Aun­que los per­fu­mes pue­den te­ner un efec­to ne­ga­ti­vo en las per­so­nas no es al­go que se de­ba ge­ne­ra­li­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.