¿Da­ñino?

Co­mer­la fue­ra de tem­po­ra­da pue­de no ser be­ne­fi­cio­so

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

Co­mer cier­tas fru­tas fue­ra de tem­po­ra­da pue­de aso­ciar­se con un ma­yor ries­go de su­frir tras­tor­nos me­ta­bó­li­cos, de acuer­do con un nue­vo es­tu­dio.

Con­su­mir fru­ta mo­du­la la fun­cio­na­li­dad del or­ga­nis­mo de ma­ne­ra di­fe­ren­te si se co­me en la épo­ca del año que co­rres­pon­de o fue­ra de tem­po­ra­da. A es­ta con­clu­sión lle­gó un es­tu­dio de in­ves­ti­ga­do­res del gru­po de Nu­tri­ge­nó­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Ro­vi­ra, en España.

Se­gún in­for­ma­ción de “ABC”, el tra­ba­jo de­mos­tró que el con­su­mo de ce­re­za pue­de al­te­rar el re­loj mo­le­cu­lar del te­ji­do adi­po­so.

Afec­ta el or­ga­nis­mo

Los in­ves­ti­ga­do­res observaron que la al­te­ra­ción de los re­lo­jes mo­le­cu­la­res pue­de re­la­cio­nar­se di­rec­ta­men­te con un au­men­to en el ries­go de su­frir al­gu­nos de los tras­tor­nos me­ta­bó­li­cos aso­cia­dos con la obesidad y so­bre­pe­so si coin­ci­den a la vez con una die­ta po­co sa­lu­da­ble y con un al­to con­te­ni­do en azú­ca­res y gra­sas. Es de­cir, que co­mer es­ta fru­ta fue­ra de tem­po­ra­da pue­de in­cre­men­tar es­te ries­go.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién de­mos­tra­ron que el con­su­mo de ce­re­za y de uva ayu­da a las neu­ro­nas a re­co­no­cer más efi­cien­te­men­te las se­ña­les quí­mi­cas que, co­mo la lep­ti­na, mo­du­lan el ham­bre y el me­ta­bo­lis­mo de las gra­sas.

Los au­to­res de es­tos es­tu­dios con­si­de­ran que los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos son una con­se­cuen­cia di­rec­ta del con­te­ni­do es­pe­cí­fi­co de com­pues­tos fe­nó­li­cos que tie­ne ca­da fru­ta en fun­ción del área geo­grá­fi­ca don­de se pro­du­cen, de las con­di­cio­nes de cul­ti­vo y del es­ta­do de ma­du­rez en que se co­se­chan.

“Las per­so­nas te­ne­mos la ca­pa­ci­dad evo­lu­ti­va de re­co­no­cer, des­de un pun­to de vis­ta bio­quí­mi­co, el con­te­ni­do y la con­cen­tra­ción de com­pues­tos fe­nó­li­cos de los ali­men­tos que co­me­mos. Por ello, el con­su­mo de fru­ta de tem­po­ra­da y de pro­xi­mi­dad re­per­cu­te di­rec­ta­men­te en una me­jor adap­ta­ción al medio don­de vi­vi­mos y, en con­se­cuen­cia, mo­du­la el re­loj mo­le­cu­lar de nuestros ór­ga­nos más im­por­tan­tes en ar­mo­nía con el en­torno don­de nos en­con­tra­mos”.

“El con­su­mo de fru­ta de pro­ce­den­cia le­ja­na ge­ne­ra una dis­cre­pan­cia en­tre las se­ña­les bio­quí­mi­cas in­di­ca­das por es­tos com­pues­tos fe­nó­li­cos y las con­di­cio­nes reales de nues­tro en­torno”.

Pa­ra lle­var al ca­bo es­tas

in­ves­ti­ga­cio­nes, se han usa­do fru­tas lo­ca­les de di­fe­ren­tes épo­cas del año se­lec­cio­na­das es­pe­cí­fi­ca­men­te por su al­to con­te­ni­do en com- pues­tos fe­nó­li­cos (po­li­fe­no­les) co­mo, la uva o la na­ran­ja de la tem­po­ra­da de in­vierno y la ce­re­za o el al­ba­ri­co­que de la tem­po­ra­da de verano.

Ade­más, los in­ves­ti­ga­do­res han uti­li­za­do ratas Fis­cher 344, que se ca­rac­te­ri­zan por­que son muy sen­si­bles a los ci­clos de luz/os­cu­ri­dad. De es­te mo­do, han po­di­do re­pro­du­cir en el la­bo­ra­to­rio las con­di­cio­nes de luz y os­cu­ri­dad ca­rac­te­rís­ti­cas de los me­ses de in­vierno y de verano pa­ra es­tu­diar el efec­to de es­tas fru­tas so­bre la adap­ta­ción fi­sio­ló­gi­ca y me­ta­bó­li­ca de los ani­ma­les a ca­da es­ta­ción del año.

Con­su­mir ce­re­za ayu­da a las neu­ro­nas a re­co­no­cer efi­cien­te­men­te las se­ña­les que mo­du­lan el ham­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.