Afec­ción si­len­cio­sa

Con­trol en ca­so de dia­be­tes es de su­ma im­por­tan­cia

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD -

MÉ­XI­CO (EFE).— La dia­be­tes es una en­fer­me­dad si­len­cio­sa, que a me­nu­do no pro­du­ce sín­to­mas y en la ma­yo­ría de los ca­sos se diag­nos­ti­can cuan­do ya ha cau­sa­do da­ños en los va­sos san­guí­neos y al­gu­nos ór­ga­nos, coin­ci­die­ron es­pe­cia­lis­tas.

“La dia­be­tes es una en­fer­me­dad que afec­ta a to­dos aque­llos ór­ga­nos que tie­nen vas­cu­la­tu­ra co­mo el co­ra­zón, el ri­ñón y los ojos“, di­jo el doc­tor Fran­cis­co Mar­tí­nez Cas­tro.

El mé­di­co de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Pre­ven­ción de Ce­gue­ra pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na ex­pli­có que rea­li­zar con un con­trol ade­cua­do de los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre, man­te­ner bue­nos há­bi­tos y te­ner tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co ade­cua­do re­du­ce en 54 % la pro­gre­sión de la dia­be­tes y, por en­de, se re­du­ce el ries­go de da­ño pre­ma­tu­ro al or­ga­nis­mo.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) se­ña­la que es muy im­por­tan­te que los pa­cien­tes con dia­be­tes no re­ba­sen ni­ve­les de glu­co­sa de 130 mi­li­gra­mos so­bre de­ci­li­tro de san­gre.

Se­gún el ex­per­to, cuan­do es­tos ni­ve­les es­tán al­tos du­ran­te mu­cho hay una in­to­xi­ca­ción de los ór­ga­nos blan­co que se ma­ni­fies­tan co­mo neu­ro­pa­tía dia­bé­ti­ca, pro­ble­mas re­na­les, in­su­fi­cien­cia car­dia­ca o a ni­vel cir­cu­la­to­rio.

Una de las prin­ci­pa­les afec­ta­cio­nes que oca­sio­na la in- fla­ma­ción de los va­sos san­guí­neos se da en los ojos, lo que pro­vo­ca la re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca, la cual pue­de cau­sar pér­di­da de vi­sión.

Del mis­mo mo­do, el da­ño a los va­sos san­guí­neos pro­vo­ca que en 52 % de los pa­cien­tes va­ro­nes se pre­sen­te dis­fun­ción eréc­til, di­jo la se­xó­lo­ga Fer­nan­da Zárate.

Es por ello que es ne­ce­sa­rio acu­dir con un uró­lo­go y, si el es­pe­cia­lis­ta di­ce que to­do es­tá bien, en­ton­ces es mo­men­to de re­vi­sar los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre.

Cuan­do se pre­sen­tan es­te ti­po de con­di­cio­nes, Zárate ex­pli­có que se de­be tra­tar el te­ma de la dis­fun­ción a la par del tra­ta­mien­to far­ma­co­ló­gi­co de la dia­be­tes, y el pa- cien­te de­be to­mar ade­más te­ra­pias psi­co­ló­gi­cas “pa­ra en­con­trar otra ma­ne­ra de fo­ca­li­zar el pla­cer”.

“Pe­ro tam­bién el mo­ni­to­reo per­mi­te al doc­tor ha­cer ajus­tes en el tra­ta­mien­to con la fi­na­li­dad de que el pa­cien­te lle­gue a sus me­tas”, di­jo Kris­tian Cano, Bu­si­ness Unit Ma­na­ger en Ba­yer Health­ca­re.

Fi­nal­men­te, Cano ase­gu­ró que to­das las per­so­nas de­be­rían ha­cer­se una prue­ba de glu­co­sas re­gu­lar­men­te pues “la mi­tad de los dia­bé­ti­cos hoy en día no sa­ben que lo son por­que no mi­den sus ni­ve­les de glu­co­sa”.

Es esen­cial que los pa­cien­tes con dia­be­tes lle­ven un mo­ni­to­reo cons­tan­te pa­ra evi­tar com­pli­ca­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.