Ries­go por pie dia­bé­ti­co

Un 85% de las ampu­tacio­nes que se pre­sen­tan a ni­vel mun­dial es­tán re­la­cio­na­das con la dia­be­tes lo que pue­de de­ri­var de la fal­ta de con­trol de la en­fer­me­dad

Diario de Yucatán - Salud - - PORTADA -

MÉ­XI­CO (EFE).— Una de ca­da cua­tro per­so­nas que vi­ven con dia­be­tes pa­de­ce pie dia­bé­ti­co, una con­di­ción que de no ser tra­ta­da ade­cua­da­men­te pro­vo­ca dis­ca­pa­ci­dad y en ca­sos ex­tre­mos pue­de lle­var a la muer­te, di­jo la doc­to­ra Ka­ri­na Rei­noir­te. “Las per­so­nas que pa­de­cen dia­be­tes sue­len lle­gar a es­tas com­pli­ca­cio­nes por­que no tie­nen buen con­trol de la en­fer­me­dad; de he­cho, so­lo una de ca­da cua­tro con­tro­la bien su glu­co­sa”, ase­ve­ró la ne­fró­lo­ga del Hos­pi­tal Ci­vil de Gua­da­la­ja­ra.

De he­cho, se­ña­ló que 85% de las ampu­tacio­nes que se pre­sen­tan a ni­vel mun­dial es­tán re­la­cio­na­das con la dia­be­tes.

En Mé­xi­co, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), apro­xi­ma­da­men­te 12 mi­llo­nes de per­so­nas vi­ven con dia­be­tes.

Rei­noir­te ex­pli­có que de las per­so­nas que se ampu­tan y pa­de­cen dia­be­tes, 7 de ca­da 10 fa­lle­cen des­pués de cin­co años de la ampu­tación, y si el pa­cien­te ade­más su­fre de En­fer­me­dad Re­nal Cró­ni­ca y es so­me­ti­do a diá­li­sis su ex­pec­ta­ti­va de vi­da es de 2 años tras la pér­di­da de su ex­tre­mi­dad.

La doc­to­ra Ir­ma Lui­sa Ce­ja Martínez, ge­ren­te mé­di­ca de en­do­cri­no­lo­gía y nu­tri­ción de Gru- po Pi­SA, di­jo que la dia­be­tes mal con­tro­la­da da­ña los ner­vios, las ve­nas y las ar­te­rias del cuer­po.

“Es­ta afec­ta­ción, co­no­ci­da co­mo neu­ro­pa­tía, oca­sio­na que se adel­ga­ce la piel y se pier­da sen­si­bi­li­dad, lo que no per­mi­te sen­tir el do­lor de una he­ri­da que au­na­do a la dis­mi­nu­ción de la cir­cu­la­ción, pre­dis­po­ne una len­ta ci­ca­tri­za­ción”, ex­pli­có la es­pe­cia­lis­ta.

Cuan­do la he­ri­da no cie­rra, se­ña­ló, es muy fá­cil que se in­fec­te y se con­vier­ta en úl­ce­ra, la cual al cre­cer pue­de ha­cer­se pro­fun­da y afec­tar ten­do­nes y hue­sos oca­sio­nan­do os­teo­mie­li­tis.

“La os­teo­mie­li­tis es aun más com­pli­ca­da de tra­tar e in­cre­men­ta el ries­go de gan­gre­na y ampu­tación”, in­di­có la ex­per­ta.

Se­gún la En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud y Nu­tri­ción 2016, so­lo dos de ca­da 10 adul­tos me­xi­ca­nos con dia­be­tes se reali­zó una re­vi­sión de pies en el úl­ti­mo año; mien­tras que una de ca­da 10 diag­nos­ti­ca­dos pre­sen­tó úl­ce­ras co­mo com­pli­ca­ción de la dia­be­tes.

Ade­más, cua­tro de ca­da 10 dia­bé­ti­cos re­por­ta­ron do­lor o pér­di­da de sen­si­bi­li­dad en la plan­ta de los pies y dos de ca­da 10 no pue­den ca­mi­nar más de seis mi­nu­tos sin sen­tir fa­ti­ga.

De­bi­do a ello, la far­ma­céu­ti­ca Pi­SA Bio­tec­no­lo­gía lan­zó un me­di­ca­men­to bio­tec­no­ló­gi­co que ayu­da a re­du­cir los ries­gos de es­te pa­de­ci­mien­to.

“El me­di­ca­men­to tie­ne co­mo prin­ci­pio ac­ti­vo el Fac­tor de Cre­ci­mien­to Epi­dér­mi­co Hu­mano re­com­bi­nan­te que es­ti­mu­la y ace­le­ra la gra­nu­la­ción y la ci­ca­tri­za­ción pro­gre­si­va”, se­ña­ló Ce­ja Martínez.

La es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que es­te me­di­ca­men­to, com­bi­na­do con te­ra­pia con­ven­cio­nal, ha si­do pro­ba­do en más de 350,000 pa­cien­tes en un to­tal de 25 paí­ses del mun­do y ha de­mos­tra­do que acor­ta el tiem­po de ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das.

“Es­to dis­mi­nu­ye el pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción y au­men­ta la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas que pa­de­cen com­pli­ca­cio­nes en sus pies a cau­sa de la dia­be­tes”, ase­ve­ró.

Ex­pli­có que una úl­ce­ra que tar­da­ba seis me­ses en ce­rrar, cuan­do se uti­li­za es­te me­di­ca­men­to el lap­so se re­du­ce a cua­tro o me­nos me­ses.

La doc­to­ra Rei­noir­te di­jo que en­tre las prin­ci­pa­les cau­sas para pa­de­cer pie dia­bé­ti­co es­tán la ma­la cir­cu­la­ción, el adel­ga­za­mien­to de la piel y la neu­ro­pa­tía o da­ño a los ner­vios.

Tam­bién se­ña­ló que es in­dis­pen­sa­ble rea­li­zar un buen cui­da­do de los pies para pre­ve­nir com­pli­ca­cio­nes.

En­tre las re­co­men­da­cio­nes de pre­ven­ción es­tán man­te­ner un buen con­trol del azú­car en la san­gre, cui­dar ali­men­ta­ción, vi­si­tar al mé­di­co con re­gu­la­ri­dad y rea­li­zar­se exá­me­nes clí­ni­cos de for­ma pe­rió­di­ca que ayu­den a eva­luar la fun­ción re­nal.

“Tam­bién hay que re­vi­sar los pies, asear­los con agua y ja­bón neu­tro, se­car­los bien des­pués del ba­ño, apli­car cre­ma o acei­te dia­ria­men­te, ade­más de acu­dir a un po­dó­lo­go y ele­gir za­pa­tos ade­cua­dos”, fi­na­li­zó la ex­per­ta.

Man­te­ner la glu­co­sa ba­jo con­trol es in­dis­pen­sa­ble para evi­tar cual­quier con­se­cuen­cia por pa­de­cer dia­be­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.