Una pro­teí­na es la cul­pa­ble

Au­sen­cia de pe­lo pue­de ser par­te de la adap­ta­ción

Diario de Yucatán - Salud - - SALUD -

La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y mé­di­ca ha du­da­do so­bre la ra­zón por la que no te­ne­mos ve­llos en las palmas de las ma­nos y las plan­tas de los pies. Aho­ra, cien­tí­fi­cos ase­gu­ran ha­ber en­con­tra­do la res­pues­ta gra­cias a un es­tu­dio que les to­mó años.

De acuer­do con in­for­ma­ción de “BBC”, cien­tí­fi­cos de la Es­cue­la de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia lle­ga­ron a la con­clu­sión de que “la cul­pa­ble” es una pro­teí­na. Se tra­ta de la Dick­kopf 2 (DKK2), que blo­quea las lla­ma­das “vías de se­ña­li­za­ción WNT”, unos ca­na­les ce­lu­la­res que, en­tre otras co­sas, se en­car­gan de des­en­ca­de­nar el cre­ci­mien­to pi­lo­so.

“En es­te es­tu­dio, mos­tra­mos que la piel en re­gio­nes sin pe­lo pro­du­ce na­tu­ral­men­te un in­hi­bi­dor que im­pi­de que las WNT ha­gan su tra­ba­jo”, in­di­có Sa­rah E. Mi­llar, una de las au­to­ras.

Pe­ro ¿por qué al­gu­nos ani­ma­les tie­nen pe­lo en ca­si to­do su cuer­po y otros no? El es­tu­dio su­gie­re que se tra­ta, co­mo se in­tuía, de una adap- ta­ción evo­lu­ti­va. La in­ves­ti­ga­ción con­si­de­ra que cier­tos ani­ma­les evo­lu­cio­na­ron pa­ra pro­du­cir DKK2 en cier­tas par­tes de sus cuer­pos pa­ra ayu­dar­los a so­bre­vi­vir me­jor a sus en­tor­nos.

Así, por ejem­plo, una mano sin pe­los ser­vi­ría más pa­ra sos­te­ner ins­tru­men­tos, mien­tras la au­sen­cia de ve­llo­si­dad en la plan­ta de los pies ayu­da­ría a ca­mi­nar me­jor. En cli­mas fríos, en cam­bio, se­ría me­jor si es­tán re­cu­bier­tas, co­mo pasa en el ca­so de los osos po­la­res.

Pa­ra lle­gar a es­tas con­clu­sio­nes, el equi­po ana­li­zó la piel de las pa­tas de un ra­tón, que no tiene pe­los en sus plan­tas, y lo com­pa­ró con la de otros ani­ma­les que sí tie­nen, co­mo los co­ne­jos. Al com­pa­rar los ni­ve­les de DKK2 en­tre las dos es­pe­cies, en­con­tra­ron que la can­ti­dad de la pro­teí­na era no­ta­ble­men­te me­nor en la piel de los ani­ma­les que tie­nen ve­llos en la plan­ta de sus pa­tas; ade­más, el ni­vel de la mo­lé­cu­la era mu­cho ma­yor en las zo­nas don­de no cre­ce el pe­lo que en las zo­nas más pe­lu­das.

Los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran que el ha­llaz­go pue­da ser uti­li­za­do pa­ra tra­tar en­fer­me­da­des o pa­ra fu­tu­ros tra­ta­mien­tos a per­so­nas que han su­fri­do ac­ci­den­tes.

Una pro­teí­na res­trin­ge el cre­ci­mien­to de pe­lo en par­tes del cuer­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.