Neu­ro­ci­ru­gía en­dos­có­pi­ca,

Un avan­ce mé­di­co tras­cen­den­te

Diario de Yucatán - Suplemento Especial - - SUPLEMENTOS ESPECIALES -

To­do pro­ce­so qui­rúr­gi­co ma­yor con­lle­va un gra­do de ries­go, por lo que es ne­ce­sa­rio con­tar con doc­to­res ex­per­tos y el equi­po y pro­ce­so ade­cua­do pa­ra ca­da in­ter­ven­ción. El doc­tor Jo­sé Luis Lo­zano Ma­rín, neu­ro­ci­ru­jano del Cen­tro Mé­di­co de las Amé­ri­cas, nos pla­ti­ca so­bre los abor­da­jes en­dos­có­pi­cos al ce­re­bro.

Un abor­da­je en­dos­có­pi­co es aquel en el cual el ci­ru­jano se ayu­da de un equi­po es­pe­cia­li­za­do lla­ma­do en­dos­co­pio, un tu­bo pa­ra la ex­plo­ra­ción vi­sual de las ca­vi­da­des in­ter­nas del cuer­po hu­mano. El doc­tor Lo­zano ex­pli­ca: “Tie­ne la fi­na­li­dad de ha­cer el abor­da­je mu­cho más pre­ci­so, nos per­mi­te ob­ser­var nues­tro ob­je­ti­vo con ma­yor pre­ci­sión y a tra­vés de una ven­ta­na más se­gu­ra por­que es un pro­ce­di­mien­to de mí­ni­ma invasión”.

Aun­que el uso más co­no­ci­do del en­dos­co­pio es el de sus apli­ca­cio­nes en ab­do­men, Lo­zano Ma­rín ex­pre­sa que el avan­ce es sig­ni­fi­can­te, “ha si­do tal que la en­dos­co­pía se pue­de uti­li­zar en el ám­bi­to ce­re­bral, po­de­mos ob­ser­var la ca­vi­dad cra­nea­na y la tec­no­lo­gía es muy si­mi­lar a lo que es el en­dos­co­pio en cuan­to a su tec­no­lo­gía y su di­se­ño, pe­ro el ob­je­ti­vo es ob­ser­var es­truc­tu­ras del crá­neo e in­clu­so de la mé­du­la es­pi­nal”.

Al pre­gun­tar­le so­bre los usos, re­fie­re que se uti­li­za mu­cho en neu­ro­ci­ru­gía pe­diá­tri­ca, “en pa­cien­tes con hi­dro­ce­fa­lia por ejem­plo, pa­ra ha­cer un pro­ce­so que se co­no­ce co­mo ter­cer ven­trícu­los­to­mía con el cual se evi­ta la ne­ce­si­dad de po­ner una vál­vu­la de ma­ne­ra fi­ja”. És­te es un sis­te­ma pro­té­si­co que va de la ca­vi­dad ven­tri­cu­lar ha­cia el ab­do­men pa­ra sa­car el lí­qui­do. Otros pa­de­ci­mien­tos en los que se pue­de uti­li­zar es en tu­mo­res ce­re­bra­les, aneu­ris­mas, apli­ca­ción de tor­ni­llos a ni­vel de co­lum­na ver­te­bral o en pro­ce­di­mien­tos de to­ma de biop­sia o de abor­da­je en ca­sos de invasión a la co­lum­na de ma­ne­ra pre­ci­sa.

El doc­tor es­ti­ma que el uso de es­ta tec­no­lo­gía en Mé­ri­da tie­ne apro­xi­ma­da­men­te cin­co años, pe­ro el CMA lo uti­li­za des­de ha­ce dos años y me­dio. “El uso del en­dos­co­pio le da ven­ta­jas muy im­por­tan­tes a un pro­ce­di­mien­to”, ex­pli­ca, “por­que acor­ta tiem­pos qui­rúr­gi­cos, lo ha­ce más pre­ci­so, re­du­ce el ries­go de com­pli­ca­cio­nes tran­so­pe­ra­to­rias y, co­mo en to­do pro­ce­so en­dos­có­pi­co, es­ta­mos vien­do de cer­ca lo que que­re­mos re­sol­ver. El prin­ci­pio ac­tual es ob­te­ner la mí­ni­ma re­trac­ción po­si­ble, es de­cir: la mí­ni­ma se­pa­ra­ción de es­truc­tu­ras. Se en­tien­de que en lu­ga­res co­mo el ab­do­men no im­por­ta si hay un li­ge­ro des­pla­za­mien­to en las es­truc­tu­ras en cues­tio­nes de pe­que­ños cen­tí­me­tros. En el ce­re­bro no po­de­mos ha­cer es­to por­que son es­truc­tu­ras muy de­li­ca­das en las que no po­de­mos mo­ver más que mi­lí­me­tros, con el en­dos­co­pio no re­que­ri­mos re­trac­ción ce­re­bral”.

Ven­ta­jas del en­dos­co­pio

La neu­ro­ci­ru­gía en­dos­có­pi­ca ha ve­ni­do a cam­biar la ma­ne­ra co­mo se abor­dan los ca­sos, ha ve­ni­do a lo­grar una ma­yor cer­ca­nía con las le­sio­nes, una no­to­ria re­duc­ción del tiem­po en es­tan­cia hos­pi­ta­la­ria y un me­jor con­trol de la ope­ra­ción. An­tes de con­tar con es­ta tec­no­lo­gía se uti­li­za­ba el abor­da­je abier­to, con ope­ra­cio­nes de en­tre 50 o 60 mi­nu­tos, “aho­ra los tiem­pos se re­du­cen y se man­tie­ne el cui­da­do de ha­cer la ci­ru­gía sin per­der el ob­je­ti­vo final. Lo más im­por­tan­te es que fa­ci­li­ta la co­rrec­ta eje­cu­ción de las ci­ru­gías man­te­nien­do la te­ra­péu­ti­ca que se bus­ca, man­te­nien­do el ob­je­ti­vo final”. La neu­ro­ci­ru­gía asis­ti­da por un en­dos­co­pio per­mi­te pro­ce­sos más sen­ci­llos, más pre­ci­sos y más efi­ca­ces.

El en­dos­co­pio per­mi­te la ope­ra­ción de le­sio­nes en lu­ga­res de di­fí­cil ac­ce­so, dán­do­le al neu­ro­ci­ru­jano una vis­ta per­fec­ta de áreas que se­ría im­po­si­ble ver de otra ma­ne­ra. El con­trol de la ci­ru­gía es me­jor por lo que el ries­go de le­sión es mu­cho me­nor que si se rea­li­za con un mi­cros­co­pio, don­de “po­dría­mos te­ner la cer­ca­nía, pe­ro no po­de­mos ver lo que es­té con­te­ni­do den­tro de una bol­sa, pues el ins­tru­men­to li­mi­ta la pers­pec­ti­va y no per­mi­te ha­cer re­vi­sión in­ter­na”.

Hay en­dos­co­pía rí­gi­da y fle­xi­ble. Con la se­gun­da po­de­mos lle­gar a más si­tios, per­mi­te eva­dir áreas y ma­nio­brar, con el en­tre­na­mien­to ade­cua­do el neu­ro­ci­ru­jano pue­de ma­ne­jar el en­dos­co­pio has­ta la mé­du­la cer­vi­cal por me­dio de una so­la in­ser­ción en el crá­neo. Por otro la­do, la en­dos­co­pía rí­gi­da se re­ser­va pa­ra ca­sos en los cua­les no ne­ce­si­to sor­tear obs­tácu­los que se­rían es­truc­tu­ras vi­ta­les neu­ro­ló­gi­cas de la anato­mía ce­re­bral, sino que se pue­den ac­ce­sar de ma­ne­ra di­rec­ta.

“El en­dos­co­pio tie­ne la fi­na­li­dad de ha­cer el abor­da­je mu­cho más pre­ci­so, nos per­mi­te ob­ser­var nues­tro ob­je­ti­vo con ma­yor pre­ci­sión y a tra­vés de una ven­ta­na más se­gu­ra por­que es un pro­ce­di­mien­to de mí­ni­ma in­va­sión” —Jo­sé Luis Lo­zano Ma­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.