En pos de sus sue­ños

Es­tam­pas que de­jan cons­tan­cia del es­pe­cial gus­to por las ar­tes que dis­fru­ta Ariana Mon­se­rrat, un apa­sio­na­mien­to que le vie­nen de fa­mi­lia. En la cuarta ima­gen, en la se­sión de fo­tos en su ho­gar

Diario de Yucatán - Vive - - Portada - ¡Vi­ve! Luis I. Al­pu­che Es­ca­lan­te

Los jó­ve­nes son la es­pe­ran­za y el fu­tu­ro de un mundo me­jor en cual­quier so­cie­dad; una co­mu­ni­dad sa­na es aque­lla que tie­ne una ju­ven­tud sa­na, ale­gre, en­tu­sias­ta y muy crea­ti­va... y la nues­tra no es la ex­cep­ción.

En ¡Vi­ve! nos preo­cu­pa­mos siem­pre por dar­le un es­pa­cio a los jó­ve­nes, por con­tar sus sue­ños e in­quie­tu­des, por com­par­tir sus éxi­tos, y dar­le “li­ke” a sus lo­gros. Los jó­ve­nes de hoy vi­ven y com­par­ten un mundo ya no tan gran­de como el de ayer, pues el in­ter­net ha re­du­ci­do las fron­te­ras, las amis­ta­des re­ba­san los es­pa­cios y lo que su­ce­de en un lu­gar del mundo se co­no­ce de in­me­dia­to en to­do.

Y en he­mos ayu­da­do un po­co a ello, dan­do a co­no­cer lo que los jó­ve­nes del nor­po­nien­te de Mé­ri­da rea­li­zan en la cons­truc­ción de un mundo me­jor.

He­mos con­ver­sa­do con jó­ve­nes eco­lo­gis­tas, al­truis­tas, uni­ver­si­ta­rios, exploradores, ar­te­sa­nos, em­pren­de­do­res, en sus es­cue­las, igle­sias, par­ques, ca­sas... Sus his­to­rias te las he­mos con­ta­do aquí, las he­mos com­par­ti­do con­ti­go, ama­ble lec­tor.

A nues­tra pre­sen­te edi­ción la en­ga­la­nan dos jó­ve­nes ve­ci­nos de Chu­bur­ná: Ariana Mon­se­rrat Azar­co­ya Pé­rez y Éd­gar Márquez Pa­la­cios; ella es una en­tu­sias­ta de la mú­si­ca y la dan­za, y las ar­tes en ge­ne­ral, y él un crea­ti­vo in­ven­tor, es­tu­dian­te del Cb­tis No. 120.

Es­te mes, Ariana fue nom­bra­da Rei­na del Car­na­val de la Se­cun­da­ria “Salvador Al­va­ra­do”, y él fue in­vi­ta­do a dar una plá­ti­ca en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas de Yu­ca­tán (CICY), don­de re­ci­bió el re­co­no­ci­mien­to de los asis­ten­tes.

Es­tos jó­ve­nes no se co­no­cen, pe­ro tie­nen en co­mún una co­sa: que­rer trans­for­mar el mundo en al­go me­jor. Pla­ti­ca­mos con ellos en la in­ti­mi­dad de sus ho­ga­res y hoy com­par­ti­mos con nues­tros lectores sus sue­ños e in­quie­tu­des. Te in­vi­ta­mos a co­no­cer­los.—

Ariana Mon­se­rrat Azar­co­ya Pé­rez tie­ne 14 años de edad, es hi­ja de Aí­da Rosa Pé­rez Gu­tié­rrez, quien la­bo­ra como pre­fec­ta en el área de Ar­tes Vi­sua­les del Cen­tro Es­ta­tal de Be­llas Ar­tes (CE­BA), y de Ángel Azar­co­ya Ama­ro (ya fa­lle­ci­do, quien fue­ra tam­bién pre­fec­to del CE­BA), ex ad­mi­nis­tra­dor ge­ne­ral del Cen­tro Cul­tu­ral La Ibé­ri­ca.

Con esos an­te­ce­den­tes po­de­mos com­pren­der la afi­ción de es­ta jo­ven, ve­ci­na de Chu­bur­ná de Hi­dal­go, por la dan­za con­tem­po­rá­nea, el jazz, el tea­tro y el canto co­ral, afi­cio­nes que prac­ti­ca y ade­re­za con leer, ha­cer ejer­ci­cio, es­cu­char mú­si­ca, prac­ti­car la re­pos­te­ría y apren­der a to­car di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos mu­si­ca­les como la flau­ta y la gui­ta­rra.

“Me agra­da Mé­ri­da, ya que es un mu­ni­ci­pio muy cul­tu­ral y tra­ta de ser una ‘ciu­dad li­bre de de­lin­cuen­cia’, aunque es­to es inevi­ta­ble en to­da so­cie­dad gran­de, pe­ro es­toy se­gu­ra que mien­tras más cul­tu­ra, mien­tras a más even­tos cul­tu­ra­les ten­ga ac- ce­so la po­bla­ción, más gen­te dis­fru­ta­rá del ar­te y se apar­ta­rá del es­trés y la vio­len­cia”, con­si­de­ra la jo­ven.

Opi­na que Yu­ca­tán es en ge­ne­ral un es­ta­do pre­cio­so y se de­be lu­char por pre­ser­var

to­do aque­llo

que for­ta­le­ce la iden­ti­dad pro­pia, cono el uso del hui­pil o del som­bre­ro.

Ariana fue a prin­ci­pios de es­te mes la rei­na del Car­na­val de la se­cun­da­ria “Ge­ne­ral Salvador Al­va­ra­do” —ubi­ca­da en la ca­lle 20, en­tre el Cen­di “Fe­li­pa Poot” y la Fa­cul­tad de Con­ta­du­ría y Ad­mi­nis­tra­ción (FCA) de la Uady—, don­de cur­sa el se­gun­do gra­do.

El bai­le es al­go muy es­pe­cial en la vi­da de Ariana, con de­cir que en­tró al con­cur­so pa­ra rei­na del Car­na­val en gran par­te por­que ten­dría que bai­lar y ella ama la dan­za, pe­ro de­je­mos que de­fi­na con sus pro­pias pa­la­bras lo que el bai­le sig­ni­fi­ca pa­ra la jo­ven ve­ci­na de Chu­bur­ná.

“Me gus­ta bai­lar por­que na­die sa­be lo que sien­to y pro­yec­to, só­lo yo, y que lo ave­ri­güen al mo­men­to en que yo bai­lo es como si fue­ra un mis­te­rio”.

“La dan­za es al­go que nun­ca de­jas de apren­der y de amar y me gus­ta tam­bién ac­tuar, pues creo mi pro­pio lu­gar y de­jo de ser un per­so­na­je fic­ti­cio pa­ra ser uno de ver­dad, me gus­ta ha­cer­lo vi­vir ca­da mo­men­to y crear una his­to­ria con él, pues como di­je­ra Cha­plin ‘Ríe y llo­ra por­que si no lo dis­fru­tas, pue­de que la obra ter­mi­ne sin aplau­sos’”.

Y el Car­na­val fue es­ta vez la me­jor op­ción de di­ver­sión pa­ra Ariana, pues for­mó su com­par­sa, se ins­cri­bió pa­ra rei­na y en un abrir y ce­rrar de ojos fue co­ro­na­da so­be­ra­na 2016 de las fies­tas car­nes­to­len­das de la se­cun­da­ria “Ge­ne­ral Salvador Al­va­ra­do”.

La jo­ven aún lle­va fres­ca en la men­te la no­che de co­ro­na­ción, los aplau­sos a su bai­le, el por­tar la ban­da y la co­ro­na, jun­to con la res­pon­sa­bi­li­dad de fo­men­tar la ale­gría y di­ver­sión.

Gra­tas ex­pe­rien­cias

Ariana es ale­gre y ri­sue­ña, pe­ro a la vez tí­mi­da y dis­cre­ta. Si no te lo di­je­ra ella mis­ma y te mos­tra­ra sus fo­tos, no cree­rías que ha­ya ac­tua­do en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de la Lec­tu­ra Yu­ca­tán (Fi­ley) como pro­ta­go­nis­ta de la obra “El mundo de te­rra­ci­lla”, tam­po­co que se ha­ya pre­sen­ta­do en otras obras del CE­BA o que ha­ya bai­la­do en los tea­tros Jo­sé Peón Con­tre­ras, Ar­man­do Man­za­ne­ro y Da­niel Aya­la.

Mu­cho me­nos que can­ta­ra en el Fe­li­pe Ca­rri­llo Puer­to, pe­ro ahí es­tán sus fo­tos, sus re­cuer­dos y su in­ten­ción de co­mer­se al mundo, pe­ro a bo­ca­dos, no de un so­lo gol­pe. Así lo en­tien­de y por eso se pre­pa­ra, pues ade­más de su se­cun­da­ria, lle­va es­tu­dian­do cin­co años en dan­za, tres en tea­tro y tres en mú­si­ca. Su her­ma­na Ilea­na Gua­da­lu­pe Jiménez Pé­rez es­tu­dia igual en el CE­BA.

Pa­ra Ariana, el es­tu­dio es esen­cial y ella opi­na que cual­quier es­cue­la es bue­na si el alumno quie­re apren­der.

“Yo la ver­dad quie­ro te­ner una opor­tu­ni­dad de con­se­guir el tra­ba­jo que desee y que me gus­ta”.

A la jo­ven le gus­ta­ría que en su es­cue­la die­ran la opor­tu­ni­dad a los es­tu­dian­tes de la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de lle­var obras al au­di­to­rio de su co­le­gio, pa­ra que los ado­les­cen­tes apren­dan a que­rer las ar­tes, a des­cu­brir­las, dis­fru­tar­las y fo­men­tar­las.

A la pre­gun­ta de qué le gus­ta­ría cam­biar de la so­cie­dad ac­tual, ella nos res­pon­de de in­me­dia­to que el ser más cons­cien­tes de sus ac­cio­nes, que las per­so­nas sean más res­pe­tuo­sos, por­que “pue­den ser bue­na on­da pe­ro el res­pe­to per­du­ra y es el prin­ci­pal va­lor que se de­be apli­car”.

No ca­be du­da de que los jó­ve­nes son la es­pe­ran­za y el fu­tu­ro de un mundo me­jor en cual­quier so­cie­dad, como di­ji­mos en nues­tra por­ta­da.

Por esa razón en ¡Vi­ve! nos preo­cu­pa­re­mos siem­pre por dar­le un es­pa­cio a los jó­ve­nes pa­ra con­tar sus sue­ños e in­quie­tu­des, pa­ra com­par­tir sus éxi­tos y dar­le “li­ke” a sus lo­gros.

Le desea­mos a Ariana la me­jor de las suer­tes en su em­pe­ño.—

Aria­na Azar­co­ya Pé­rez tie­ne es­pe­cial gus­to por las ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas, las cua­les cul­ti­va en el Cen­tro Es­ta­tal de Be­llas Ar­tes (CEBA)

Ed­gar Már­quez Pa­la­cios (iz­quier­da) y Vi­cen­te Elié­zer Uh Pé­rez fue­ron in­vi­ta­dos en días pa­sa­dos por el CICY pa­ra pre­sen­tar y pla­ti­car so­bre sus in­ven­tos (uno en pro­ce­so de pa­ten­te y otro en trá­mi­tes), en el mar­co del Día del In­ven­tor Me­xi­cano

Arri­ba, la par­ti­ci­pa­ción de Aria­na e Isaac Hur­ta­do en el Car­na­val de su es­cue­la. A la iz­quier­da, con su her­ma­na Ilea­na Guadalupe Vi­sua­le­sFo­toJi­mé­ne­zPé­rez,quien­tam­bié­nes­tu­diae­ne­lCEBA(Ar­tes)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.