Trans­for­ma­ción ur­ba­na

Diario de Yucatán - Vive - - Portada - LUIS IVÁN ALPUCHE ES­CA­LAN­TE

En sep­tiem­bre, los Ami­gos del Me­ga­par­que cum­pli­rán dos años de tra­ba­jos pa­ra res­ca­tar la ima­gen de un es­pa­cio ale­da­ño a sus vi­vien­das y con­ver­ti­do por mu­chos años en ba­su­re­ro al ai­re li­bre.

La la­bor ha si­do in­ten­sa, pe­ro po­co a po­co la zo­na se ha ido trans­for­man­do y don­de an­tes ha­bía ba­su­ra hoy hay ár­bo­les, plan­tas y flo­res. In­clu­so, tie­ne un es­tan­que con li­rios y pe­ces.

Esa ac­ción 100% ciu­da­da­na lla­mó la aten­ción de di­ver­sas aso­cia­cio­nes ci­vi­les y or­ga­nis­mos eco­lo­gis­tas que se han su­ma­do a su cau­sa.

Tal fue el ca­so de Plant for the Pla­net, una ini­cia­ti­va que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo sen­si­bi­li­zar a ni­ños y adul­tos so­bre los pro­ble­mas del cam­bio cli­má­ti­co y la jus­ti­cia glo­bal. Ese co­lec­ti­vo in­ter­na­cio­nal in­vi­tó a los pro­mo­to­res del Me­ga­par­que a que par­ti­ci­pen en el Se­gun­do Fo­ro Na­cio­nal de la Ju­ven­tud por el Cam­bio Cli­má­ti­co, a ce­le­brar­se en To­lu­ca, Es­ta­do de México.

Ahí nues­tros ami­gos ex­pon­drán su la­bor ciu­da­da­na en pro de la eco­lo­gía y de un mun­do mejor.—

Ha­ce po­co más de dos años pre­sen­ta­mos en nues­tra al­ma má­ter,

Dia­rio de Yucatán, un reportaje so­bre los lí­mi­tes ol­vi­da­dos de Francisco de Mon­te­jo: la ca­lle 40 que se­pa­ra­ba al frac­cio­na­mien­to de la co­lo­nia Pin­zón II y la ca­lle 60, que es una bre­cha sin as­fal­to y que se­pa­ra­ba al desa­rro­llo ha­bi­ta­cio­nal del Pe­ri­fé­ri­co.

A es­te reportaje res­pon­die­ron de in­me­dia­to los es­po­sos Cé­sar Ra­mí­rez Or­te­ga y Ri­ta Ma­za­rie­gos Or­tiz, oriun­dos de Pue­bla, con 15 años de re­si­dir en Yucatán y con dos hi­jos na­ci­dos aquí.

El ma­tri­mo­nio ha­bía ad­qui­ri­do una ca­sa pre­ci­sa­men­te en la ca­lle 60.

La pa­re­ja nos in­vi­tó a su ca­sa pa­ra pla­ti­car­nos to­dos los es­fuer­zos he­chos pa­ra sa­car del ol­vi­do una zo­na que era un fo­co de in­fec­ción y un pe­li­gro pa­ra quie­nes ha­bi­ta­ban cer­ca de ella.

Con fo­tos y car­pe­tas re­ple­tas de ofi­cios en­tre­ga­dos a las au­to­ri­da­des de los tres ni­ve­les de go­bierno en di­fe­ren­tes ad­mi­nis­tra­cio­nes, Ri­ta y Cé­sar mos­tra­ban su de­s­es­pe­ran­za por no re­ci­bir res­pues­ta a sus re­que­ri­mien­tos de lim­pie­za, mu­cho me­nos una ac­ción con­cre­ta.

Ri­ta re­cor­dó la emo­ción que sin­tió cuan­do al ad­qui­rir la ca­sa le di­je­ron que lo que era la ma­le­za y el mon­te ba­jo (don­de co­rrían por arri­ba las torres y lí­neas de la CFE, y por de­ba­jo los duc­tos de Pe­mex) pron­to se­ría un área de “ca­rac­te­rís­ti­cas en­vi­dia­bles”, una zo­na “pri­vi­le­gia­da” con jar­di­nes, an­da­do­res, ci­clo­vías y to­do aque­llo pa­ra fo­men­tar la con­vi­ven­cia de las fa­mi­lias.

Al pa­sar el tiem­po y no lle­gar la tan an­he­la­da “zo­na pri­vi­le­gia­da”, y con el fin de ale­jar la ba­su­ra de su pre­dio (al abrir­se la bre­cha se les hi­zo fá­cil a mu­chos ve­ci­nos y no ve­ci­nos de­po­si­tar ahí su ba­su­ra y aho­rrar­se el pa­go de la re­co­lec­ta de sus des­per­di­cios), la mu­jer em­pe­zó a lim­piar por su cuen­ta.

Lue­go plan­tó ár­bo­les, y cons­tru­yó unas pi­le­tas pa­ra pe­ces y plan­tas acuá­ti­cas.

Fue en­ton­ces cuan­do a Ri­ta y Cé­sar les vino el sue­ño de que si bien ha­bían lo­gra­do trans­for­mar el en­torno de su ca­sa, era po­si­ble ha­cer­lo a lo lar­go de to­da la vía que es­ta­ba en igua­les o peo­res con­di­cio­nes, pues ya has­ta los mis­mos ve­ci­nos la acep­ta­ban co­mo ba­su­re­ro al ai­re li­bre, ce­men­te­rio de ani­ma­les y re­fu­gio de vi­cio­sos.

A la pu­bli­ca­ción “Lí­mi­tes ol­vi­da­dos” de Dia­rio de Yu

ca­tán le si­guió la no­ta de la entrevista a Cé­sar y Ri­ta atra­yen­do el in­te­rés de otros ve­ci­nos, quie­nes se co­mu­ni­ca­ron con ellos.

Fue así co­mo sur­ge en sep­tiem­bre de 2014 la aso­cia­ción ci­vil Ami­gos del Me­ga­par­que, con la in­ten­ción de trans­for­mar to­da la zo­na bal­día ale­da­ña a la ca­lle 60, que co­rre por unos cua­tro ki­ló­me­tros y 40 man­za­nas, en un si­tio que con­ser­va­ra el área co­mo un pul­món eco- ló­gi­co pa­ra la ciu­dad y un es­pa­cio de con­vi­ven­cia sa­lu­da­ble pa­ra las fa­mi­lias.

Ca­lle por ca­lle y puer­ta por puer­ta, los Ami­gos del Me­ga­par­que in­vi­ta­ron a los ve­ci­nos pa­ra pre­sen­tar­les su idea y co­la­bo­ra­ción.

A ello se su­ma­ron di­ver­sas ac­ti­vi­da­des eco­ló­gi­cas co­mo la siem­bra de ár­bo­les, cons­truc­ción de un es­tan­que con li­rios y pe­ces, tras­plan­te de ár­bo­les de di­ver­sas es- pe­cies y vi­gi­lan­cia ve­ci­nal.

Pron­to la se­mi­lla em­pe­zó a ger­mi­nar y otros ve­ci­nos, al ver lo lo­gra­do por el ma­tri­mo­nio en el área cer­ca­na a su ca­sa, de­ci­die­ron tam­bién ac­tuar por su cuen­ta y trans­for­mar su en­torno.

Hoy el de­no­mi­na­do Me­ga­par­que cuen­ta con va­rias zo­nas res­ca­ta­das y bau­ti­za­das por los pro­pios ve­ci­nos, co­mo: “El Char­qui­to”, “Los Co­ca­les”, “Los Pla­ta­na­les” y “El Jar­din­ci­to de Chun­ga”.

Los le­tre­ros de no ti­rar ba­su­ra, al igual que los ojos vi­gi­lan­tes, se mul­ti­pli­can por to­da la vía y la mo­ti­va­ción con­ta­gia a más ve­ci­nos.

Cé­sar y Ri­ta con­ta­rán es­ta his­to­ria ciu­da­da­na en el Se­gun­do Fo­ro de Jó­ve­nes an­te el Cam­bio Cli­má­ti­co a ce­le­brar­se los días 4 y 5 de abril en To­lu­ca, Es­ta­do de México. Bue­na suer­te.—

Los es­po­sos Ri­ta Ma­za­rie­gos Or­tiz y Cé­sar Ra­mí­rez Or­te­ga en el es­tan­que “El Char­qui­to”, em­ble­ma del pro­yec­to eco­ló­gi­co

Des­de 20144, la aso­cia­ción ci­vil Ami­gos del Me­ga­par­que se ha en­car­ga­do de trans­for­mar los bal­díos cer­ca­nos a la ca­lle 60 (fo­to) en es­pa­cios eco­ló­gi­cos que im­pul­sen la con­vi­ven­cia

Y el en­tu­sias­mo de los ve­ci­nos pro­mo­to­res del Me­ga­par­que pa­ra Francisco de Mon­te­jo fue con­ta­gian­do a ca­da vez más ami­gos. En la se­rie de arri­ba, la ce­re­mo­nia ma­ya con que em­pe­za­ron a cris­ta­li­zar es­te an­he­lo eco­ló­gi­co , las reunio­nes con ve­ci­nos pa­ra...

Re­sul­ta­dos de la re­co­lec­ción de ba­su­ra que pe­rió­di­ca­men­te ha­cía el ma­tri­mo­nio Ra­mí­rez Ma­za­rie­gos, ini­cia­do­res del pro­yec­to. A la iz­quier­da, el com­pro­mi­so ad­qui­ri­do sim­bó­li­ca­men­te an­te la “pri­me­ra pie­dra” (ya es­ta­ba) del pro­yec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.