El se­cre­to es vi­vir a to­pe

Diario de Yucatán - Vive - - En La Mira -

No hay un mie­do más na­tu­ral y ge­ne­ra­li­za­do en­tre los se­res hu­ma­nos que el mie­do a la muer­te. A pe­sar de las creen­cias re­li­gio­sas, del va­lor pa­ra afron­tar cual­quier pe­li­gro o de que mu­chos nie­guen la an­gus­tia que pro­vo­ca pen­sar en el inevi­ta­ble fi­nal de nues­tras vi­das, to­dos lo lle­va­mos den­tro.

Pe­ro cuan­do uno es jo­ven, no hay tiem­po pa­ra pen­sar en ello, la vi­da pa­re­ce que trans­cu­rre len­ta, las va­ca­cio­nes no lle­gan y las ho­ras en la es­cue­la no pa­san.

Más ade­lan­te el tiem­po nos pa­re­ce que se ace­le­ra, pa­sa­ron los 15, pa­sa­ron los 18 y aho­ra sí, no hay quien lo de­ten­ga, los días son más rá­pi­dos y así con­ti­núa la ace­le­ra­ción de nues­tras ho­ras en re­la­ción con la edad.

Y ya en la eta­pa adul­to ma­yor, cuan­do la ve­lo­ci­dad dis­mi­nu­ye y los pen­sa­mien tos se alar­gan, se re­fle­xio­na más acer­ca de la pró­xi­ma es­ta­ción, de­bi­do a que la sen­ti­mos más cer­ca­na y se acom­pa­ña tam­bién con las au­sen­cias de fa­mi­lia­res cer­ca­nos, ami­gos o el cón­yu­ge.

En es­ta eta­pa, la pre­sen­cia de la muer­te se em­pie­za a no­tar aún más den­tro de la vi­da y con ella el te­mor, pues de­trás del mie­do a mo­rir se es­con­den to­dos los mie­dos; al do­lor, al su­fri­mien­to, a la na­da, a la os­cu­ri­dad, a lo des­co­no­ci­do. Una lar­ga lis­ta de te­rro­res de to­da una cul­tu­ra que se lle­va a cues­tas y se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, y que en lu­gar de ayu­dar a vi­vir, ator­men­ta con el mie­do.

“Te­ne­mos mie­do por­que nos han en­se­ña­do a te­ner­lo y cuan­do és­te se con­vier­te en fo­bia y te im­pi­de dis­fru­tar de la vi­da, la so­lu­ción más efi­caz es re­cu­rrir a un es­pe­cia­lis­ta”, nos co­men­ta Ale­jan­dra Eda­li Pa­re­des Cas­ti­llo, ge­ron­tó­lo­ga con es­pe­cia­li­dad en Psi­co­ge­ron­to­lo­gía, di­rec­to­ra del Cen­tro In­te­gral pa­ra el Adul­to Ma­yor (CIAM), en el frac­cio­na­mien­to Francisco de Mon­te­jo.

La ge­ron­tó­lo­ga ex­pli­có a

que to­das las fo­bias se pa­re­cen y se pue­den tra­tar con éxi­to, des­de las reacciones de pá­ni­co in­con­tro­la­ble a su­bir­se a un avión o aca­ri­ciar a un pe­rro, has­ta la del pá­ni­co a la muer­te, y por tan­to pue­den su­pe­rar­se.

Ale­jan­dra Eda­li in­di­có que pa­ra afron­tar el mie­do a mo­rir es ne­ce­sa­rio que des­de eta­pas an­te­rio­res se pien­se en ello co­mo al­go na­tu­ral, uni­ver­sal e inevi­ta­ble.

“Se de­ben igual en­fren­tar los due­los pre­vios que se pre­sen­tan co­mo la ju­bi­la­ción, la par­ti­da de fa­mi­lia­res o fa­lle­ci­mien­tos de otras per­so­nas cer­ca­nas y tra­tar de su­pe­rar­los.

“De­be­mos en­con­trar un nue­vo sen­ti­do de vi­da en la ter­ce­ra edad, es de­cir, te­ner al­gu­na ocu­pa­ción que nos ha­ga fe­li­ces, in­ver­tir nues­tro tiem­po en as­pec­tos pro­duc­ti­vos pa­ra no­so­tros mis­mos y pa­ra los que nos ro­dean”, des­ta­có la es­pe­cia­lis­ta.

“Tam­bién de­be­mos re­fle­xio­nar so­bre el le­ga­do que de­ja­mos y lo que apor­ta­mos a nues­tra fa­mi­lia y per­so­nas cer­ca­na, te­ner más re­des de apo­yo, dis­fru­tar de la fa­mi­lia, ami­gos, co­no­cer otras per­so­nas y rea­li­zar ac­ti­vi­da­des di­fe­ren­tes.

“Es esen­cial no pa­sar la vi­da es­pe­ran­do la lle­ga­da de la muer­te, sino más bien vi­vir la vi­da”, con­clu­ye.

A sus 102 años de edad, Jaime Ro­sa­do no pier­de la emo­ción de pe­da­lear la bi­ci­cle­ta. Ese gus­to se vol­vió su ofi­cio, pues es in­ven­tor de las bi­cia­vio­nes que él mis­mo ex­po­ne en el Cen­te­na­rio. Su pri­mer avión, co­mo lla­ma a sus crea­cio­nes, lo ar­mó en 1945 co­mo re­ga­lo pa­ra una de sus hi­jas que le pi­dió un avión. Su in­ge­nio tras­cen­dió y ga­nó po­pu­la­ri­dad al ha­cer tres bi­cia­vio­nes, que ren­ta­ba a $5 por 15 mi­nu­tos en el par­que de San­tia­go. Jaime Ro­sa­do di­ce que no tie­ne ne­ce­si­dad de tra­ba­jar, pues sus hi­jos lo ayu­dan eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro ha­ce los vehícu­los pa­ra se­guir ac­ti­vo

Don Jaime Ro­sa­do con uno de los bi­cia­vio­nes que ren­ta en el par­que de San­tia­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.