Mé­xi­co y la en­chi­la­da de Trump

Diario de Yucatán - - PÁGINA EDITORIAL - JOR­GE CASTAÑEDA (*)

La nue­va pro­pues­ta mi­gra­to­ria de Do­nald Trump co­lo­ca a mu­chos en una po­si­ción in­có­mo­da. Con­ce­der­le una am­nis­tía a ca­si dos mi­llo­nes de “drea­mers” o DACAS en po­ten­cia; re­du­cir dra­má­ti­ca­men­te el cri­te­rio de reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar pa­ra otor­gar la re­si­den­cia per­ma­nen­te a ter­ce­ros; eli­mi­nar el sis­te­ma de lo­te­ría pa­ra cier­tos paí­ses; y apro­bar un pre­su­pues­to de 25 mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra cons­truir el fa­mo­so mu­ro: en su con­jun­to, el pa­que­te en­cie­rra pro­pues­tas odio­sas y otras de gran atrac­ti­vo pa­ra el Par­ti­do De­mó­cra­ta de Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra la co­mu­ni­dad his­pa­na en ese país, y pa­ra el go­bierno de Mé­xi­co. Con­cen­tré­mo­nos en es­te úl­ti­mo.

Hay apro­xi­ma­da­men­te 6 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos sin pa­pe­les al nor­te de la fron­te­ra. De los 1.8 mi­llo­nes de ————— (*) Ex­can­ci­ller de Mé­xi­co y ana­lis­ta po­lí­ti­co “drea­mers” po­si­ble­men­te be­ne­fi­cia­dos, más o me­nos 1.5 mi­llo­nes son me­xi­ca­nos. De tal suer­te que la pro­pues­ta de Trump re­gu­la­ri­za­ría, de ma­ne­ra pro­vi­sio­nal a cor­to y me­diano pla­zo, y de mo­do per­ma­nen­te a lar­go pla­zo, a la cuar­ta par­te de los in­do­cu­men­ta­dos me­xi­ca­nos. No es po­co.

PERJUDICARÁ

Eli­mi­nar la reuni­fi­ca­ción fa­mi­liar no ex­ten­di­da (es de­cir, con­ser­van­do la pre­fe­ren­cia otor­ga­da a hi­jos, pa­dres y cónyuges) perjudicará a mu­chos me­xi­ca­nos, pe­ro de una ma­ne­ra in­di­rec­ta. Los pla­zos pa­ra ob­te­ner una vi­sa por es­te ca­mino y que desem­bo­que en la re­si­den­cia per­ma­nen­te son eter­nos, e in­cier­tos. En cuan­to al mu­ro, pa­ra Pe­ña Nie­to y su equi­po el pro­ble­ma siem­pre ha es­tri­ba­do en el pa­go, no en el he­cho. Con los 25 mil mi­llo­nes, se re­suel­ve el pa­go, y el he­cho igual le to­ca­rá al pre­si­den­te que si­ga.

Por es­tas ra­zo­nes, y otras más que men­cio­na­re­mos a con­ti­nua­ción, com­pren­do la po­si­ble ten­ta­ción que le provoca la idea de Trump a las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas. Aun­que no la ca­bil­deen con los De­mó­cra­tas, aun­que no lo di­gan en pú­bli­co, aun­que les due­la un po­co en su amor pro­pio, no es ab­sur­do que en su fue­ro in­terno la aprue­ben y le den la bien­ve­ni­da.

Ca­da año, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se otor­ga una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de vi­sas tem­po­ra­les pa­ra em­pleos agrí­co­las y de ser­vi­cios de ba­ja ca­li­fi­ca­ción. Se tra­ta de las ca­te­go­rías H2a y H2b, que en prin­ci­pio, y has­ta aho­ra, no po­seen un to­pe o una li­mi­tan­te le­gis­la­ti­va (la H2b tie­ne un lí­mi­te del Con­gre­so, pe­ro pue­de ser re­ba­sa­do por una de­ci­sión o wai­ver del pre­si­den­te). El Po­der Eje­cu­ti­vo las asig­na en fun­ción de na­cio­na­li­da­des, ne­ce­si­da­des y dis­po­ni­bi­li­da­des.

Co­mo es ló­gi­co, la enor­me ma­yo­ría (93%) se en­tre­gan a me­xi­ca­nos. En par­te por iner­cia, en par­te por com­pe­ti­ti­vi­dad de cos­tos (el transporte es prác­ti­ca­men­te gra­tui­to) y por el en­ten­di­mien­to de los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les me­xi­ca­nos con los tra­ba­ja­do­res o ca­pa­ta­ces me­xi­ca­nos con pa­pe­les, o con los em­plea­do­res me­xi­cano-nor­te­ame­ri­ca­nos. Al­gu­nos in­ge­nuos pien­san que co­mo ya se re­vir­tió —su­pues­ta­men­te— la mi­gra­ción de Mé­xi­co a Es­ta­dos Uni­dos, ya son po­cos los pai­sa­nos que desean ir­se a tra­ba­jar al cam­po de Ca­li­for­nia, a los ras­ca­cie­los en obra de Nue­va York, o a los ho­te­les de Las Ve­gas. Pa­re­ce que los pai­sa­nos dis­cre­pan.

VI­SAS

En el ejer­ci­cio 2016 (es de­cir, de oc­tu­bre 2015 a sep­tiem­bre de 2016), se ex­ten­die­ron 422 mil vi­sas H2a y H2b a me­xi­ca­nos. Pa­ra el ejer­ci­cio si­guien­te —que con­clu­yó el 30 de sep­tiem­bre—, la ci­fra au­men­tó por lo me­nos en un 15%. El to­tal de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les y fa­mi­lia­res su­mó 843 mil el mis­mo año.

Pues bien, Trump y su equi­po es­tán se­ria­men­te con­si­de­ran­do au­men­tar el nú­me­ro de H2a y H2b al do­ble, o qui­zás has­ta 600 mil me­xi­ca­nos adi­cio­na­les, pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des de re­cons­truc­ción de las zo­nas de­vas­ta­das por los hu­ra­ca­nes “Har­vey” e “Ir­ma”. Po­drían lle­gar en­ton­ces a la ci­fra má­gi­ca de un mi­llón de tra­ba­ja­do­res, y ca­si dos mi­llo­nes in­clu­yen­do a fa­mi­lia­res. En la ma­yo­ría de los ca­sos, se­rían con­tra­tos re­no­va­bles por lo me­nos por tres años, y qui­zás más, y po­drían ser por­tá­ti­les. Es una en­chi­la­da más que com­ple­ta. De ma­te­ria­li­zar­se es­ta pro­pues­ta, se­ría in­de­cli­na­ble pa­ra Mé­xi­co.— Ciudad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.