En po­lí­ti­ca, la sa­bi­du­ría de mis tías

Diario de Yucatán - - PÁGINA EDITORIAL - AL­BER­TO LÓ­PEZ VADILLO (*) edi­to­ria­les@el­ca­mi­no­que­va­de­re­gre­so.com

El do­min­go pa­sa­do es­cu­cha­ba la ra­dio, mien­tras me arre­gla­ba pa­ra re­ci­bir a mis tías, dos mu­je­res ex­tra­or­di­na­rias, pri­mas her­ma­nas de mi ma­dre y a quie­nes en su le­cho de muer­te les hi­zo pro­me­ter que ve­la­rían por mí has­ta que sa­lie­ra del cen­tro de re­in­ser­ción so­cial. Al­go que apro­ve­cho pa­ra con­tar­les, es­ti­ma­dos y fie­les lec­to­res, que des­pués de 14 años, fi­nal­men­te se­rá den­tro de 11 me­ses, tres se­ma­nas, cua­tro días y con­tan­do.

Es­ta­ba en es­tas re­fle­xio­nes cuan­do de pron­to de la ra­dio sa­lie­ron por mi­lé­si­ma vez los anun­cios po­lí­ti­cos de las úl­ti­mas se­ma­nas. Se es­cu­cha­ron las vo­ces de los aún pre­can­di­da­tos cri­ti­cán­do­se unos a otros con esa vi­le­za ex­tre­ma y cruel que en nues­tro país pa­re­cie­ra que ya es la mar­ca de la ca­sa. Des­pre­cian­do cuan­to ha­cen o di­cen los ad­ver­sa­rios, ne­gán­do­les cual­quier lo­gro, bue­na vo­lun­tad o acier­to en sus ges­tio­nes pa­sa­das, pre­sen­tes o fu­tu­ras.

Dan­do un lar­go y re­sig­na­do sus­pi­ro ter­mi­né mi arre­glo y me dis­pu­se a re­ci­bir a mis tías, que co­mo ca­da ter­cer do­min­go de mes se­gu­ra­men­te lle­ga­rían con su ha­bi­tual pun­tua­li­dad. Tal co­mo se lo ha­bían pro­me­ti­do a mi ma­dre. ————— (*) Psi­có­lo­go. In­terno del Ce­re­so me­ri­dano

Des­de aba­jo de la ram­pa de ac­ce­so, las vi ba­jar con el ca­rac­te­rís­ti­co pa­so ma­jes­tuo­so de la abue­la clá­si­ca, con su in­du­men­ta­ria ca­si ca­nó­ni­ca. Usa­ban esos ma­ra­vi­llo­sos ves­ti­dos de flo­res es­tam­pa­das que tie­nen bo­to­nes por de­lan­te y ho­la­nes de en­ca­je blan­co en el cue­llo. Con su pei­na­do tra­di­cio­nal del sa­lón de be­lle­za, el bol­so col­ga­do del bra­zo, en cu­ya mu­ñe­ca traían una pul­se­ra de oro con un col­gan­te por ca­da uno de sus hi­jos. Olien­do a ja­bón y tal­co “Ma­ja”. En fin, arre­gla­das co­mo Dios man­da pa­ra sa­lir.

Des­pués de los sa­lu­dos de ri­gor, sa­ca­ron lo que ha­bían traí­do pa­ra com­par­tir: “ta­ma­li­tos de cu­cha­ra” y “ca­ba­lle­ros pobres”, con su re­ce­ta se­cre­ta, que fue acom­pa­ña­do de ca­fé de olla ca­lien­te co­mo el mar­co ideal pa­ra po­ner­nos al día de las cui­tas fa­mi­lia­res: los que se ca­sa­ron, se pe­lea­ron, se mu­rie­ron, se em­ba­ra­za­ron o se re­con­ci­lia­ron, y por su­pues­to re­cor­dar ge­ne­ro­sa­men­te a mi san­ta ma­dre y las “ta­ram­ba­na­das” que a su jui­cio le hi­zo mi san­to pa­dre du­ran­te 30 años.

En la so­bre­me­sa y sin po­der evi­tar­lo, to­ca­mos el te­ma de mo­da, las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, des­cu­brien­do que ellas eran del mis­mo pa­re­cer que yo acer­ca de los anun­cios que se es­cu­chan una y otra vez. Qui­sie­ra trans­cri­bir­les tal co­mo lo re­cuer­do sus im­per­di­bles, de­li­cio­sas y sa­bias re­fle­xio­nes so­bre es­te te­ma, des­de la pers­pec­ti­va de quie­nes, co­mo ellas di­cen, ya es­tán de sa­li­da.

Mis tías de­di­ca­ron su vi­da al Es­ta­do, tra­ba­ja­ron du­ran­te más de 35 años, una co­mo maes­tra y la otra co­mo en­fer­me­ra del IMSS, ya son ju­bi­la­das y en es­tas co­sas de po­lí­ti­ca se las sa­ben bien, son ague­rri­das de­fen­so­ras de sus co­lo­res par­ti­dis­tas. Una es ver­de y la otra azul. En lo per­so­nal le ten­go pro­fun­do res­pe­to a sus opi­nio­nes.

De­cía una: “Pe­ro Mo­za, si te que­das pen­san­do, ¿no te pa­re­ce que al­go bueno ha­brán he­cho unos u otros?, di­go, a pe­sar de to­do lo evi­den­te y ma­lo, que ade­más a es­tas al­tu­ras del des­pa­rra­me ge­ne­ral na­die dis­cu­te, ca­ray, al­gún rin­con­ci­to lu­mi­no­so ha­brá en la gestión del ad­ver­sa­rio, al­go que sal­var, que ala­bar. Di­go yo, al­go bueno que re­co­no­cer. ¿No crees?”

Muy jui­cio­sa le con­tes­to la otra: “Pues sí, Cha­ta, pe­ro des­afor­tu­na­da­men­te no es así. To­dos los anun­cios son idén­ti­cos: una su­ce­sión de lo mis­mo, has­ta el pun­to de que pa­re­ce que to­dos en­car­nan la mal­dad pu­ra y sim­ple. El dia­blo en per­so­na. Y que su ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca es­tá en­ca­mi­na­da, ex­clu­si­va­men­te a hun­dir a Mé­xi­co y a sus ha­bi­tan­tes por el só­lo pla­cer de ha­cer­lo”.

Con­traa­ta­có la tía Cha­ta am­plian­do el sen­ti­do de la plá­ti­ca: “Aho­ra aquí ha­brá que ver có­mo les va a es­tos dos ‘cha­vos cua­ren­to­nes’ que quie­ren ser go­ber­na­do­res, por­que la co­sa es­ta­rá re­ñi­da y la van a te­ner com­pli­ca­da”, en­fa­ti­zan­do que es­tos dos “cha­vos” tie­nen la edad de sus hi­jos.

“Es cier­to”, acep­tó la tía Mo­za, “sus pro­pues­tas nos tie­nen que con­ven­cer a no­so­tros los ‘analó­gi­cos’, co­mo me di­cen los ma­ja­de­ros de mis nie­tos, pe­ro tam­bién a ellos, los ‘chi­qui­tos’ que ya van a vo­tar, que son la ge­ne­ra­ción ‘di­gi­tal’. Es­to, ade­más, sin que se les ol­vi­de su pro­pia ge­ne­ra­ción que es­tá en la tran­si­ción”, re­ma­tó la tía. “Ma­re Mo­za, qué te­nían esos ‘ca­ba­lle­ros pobres’”, di­jo la tía Cha­ta pro­vo­can­do fran­cas ri­so­ta­das de to­dos.

Des­de su pers­pec­ti­va y sin pre­ten­der­lo, las tías re­fle­xio­na­ban so­bre la com­ple­ji­dad de es­tas cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. Más allá de las sim­ples des­ca­li­fi­ca­cio­nes y de que sean cier­tas o no, aho­ra no só­lo se tra­ta de ha­cer pro­pues­tas in­no­va­do­ras, los can­di­da­tos de­ben con­si­de­rar el mo­men­to de tran­si­ción ac­tual, de lo analó­gi­co a lo di­gi­tal, por­que co­mo nun­ca an­tes exis­ten tres ge­ne­ra­cio­nes con tres for­mas di­fe­ren­tes de co­mu­ni­car­se en­tre ellos y de en­ten­der su en­torno. Los can­di­da­tos de­be­rán ha­cer pro­pues­tas analó­gi­cas que sean en­ten­di­bles pa­ra los unos y tam­bién pro­po­ner co­sas in­no­va­do­ras pa­ra el mun­do di­gi­tal en el que vi­ven los otros.

Aún hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer an­tes de la elección y aún más re­fle­xio­nes de mis tías en sus ha­bi­tua­les visitas de ca­da ter­cer do­min­go de mes. Que así sea.— Mé­ri­da, Yu­ca­tán.

Aho­ra no só­lo se tra­ta de ha­cer pro­pues­tas in­no­va­do­ras, los can­di­da­tos de­ben con­si­de­rar el mo­men­to de tran­si­ción ac­tual, de lo analó­gi­co a lo di­gi­tal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.