De­tec­ta el “si­da” fe­lino

El “si­da” fe­lino se pue­de pre­ve­nir con es­te­ri­li­za­ción

Diario de Yucatán - - PORTADA - VA­LEN­TI­NA BOE­TA MA­DE­RA

Co­mo el de los hu­ma­nos, el “si­da” fe­lino es cau­sa­do por una de­fi­cien­cia en el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, pe­ro no es con­ta­gia­ble del ani­mal a las per­so­nas.

Aun­que en am­bos ca­sos se tra­ta de una de­fi­cien­cia en el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, el “si­da” de los ga­tos no es el mis­mo pa­de­ci­mien­to que afec­ta a los hu­ma­nos, que no co­rren el ries­go de ser con­ta­gia­dos por los mi­ni­nos.

El “si­da fe­lino” es cau­sa­do por el Vi­rus de In­mu­no­de­fi­cien­cia Fe­li­na (FIV, por sus si­glas en in­glés), que per­ma­ne­ce la­ten­te lar­go tiem­po an­tes de dar se­ña­les de pre­sen­cia en el ga­to, ex­pli­ca Ali­cia Ba­que­dano Bus­ti­llos, mé­di­ca ve­te­ri­na­ria de la clí­ni­ca Ve­tP­ro.

“Se trans­mi­te por la sa­li­va de un ani­mal in­fec­ta­do cuan­do muer­de a uno sano”, aña­de. “Es muy ra­ro que las ma­más lo con­ta­gien a sus be­bés o que un ga­ti­to po­si­ti­vo con­ta­gie a otros so­la­men­te por con­vi­vir con ellos”.

“Es co­mún ob­ser­var­lo en ga­tos ma­chos en­te­ros (no es­te­ri­li­za­dos), a los que les gus­ta va­ga­bun­dear y pe­lear­se por te­rri­to­rio y hem­bras”.

La ve­te­ri­na­ria Ba­que­dano Bus­ti­llos, con maes­tría en Sa­lud Ani­mal y es­pe­cia­li­dad en Fau­na Exó­ti­ca, sub­ra­ya que el FIV es un vi­rus ex­clu­si­vo de los fe­li­nos, así que no hay ries­go de que se trans­mi­ta a otras es­pe­cies de mas­co­tas ni al hu­mano.

De acuer­do con la pro­fe­sio­nal, en las pri­me­ras se­ma­nas la in­fec­ción pa­sa inad­ver­ti­da de­bi­do a que los sín­to­mas son ines­pe­cí­fi­cos: al­go de dia­rrea, fal­ta de ape­ti­to, lin­fo­no­dos (gan­glios lin­fá­ti­cos) agran­da­dos...

“De ahí no pa­sa” y es des­pués de va­rios años que el ga­to co­mien­za a ba­jar de

pe­so, su­frir in­fec­cio­nes re­cu­rren­tes en oí­dos o bo­ca y te­ner pro­ble­mas pa­ra ori­nar, entre otros ma­les. “Es lo úni­co que va­mos a no­tar: un ga­ti­to que se em­pie­za a en­fer­mar de to­do”.

Si la prue­ba SNAP Eli­sa re­ve­la que el mi­nino es po­si­ti­vo al vi­rus de la in­mu­no­de­fi­cien­cia fe­li­na “lo que ha­ce­mos es dar­le ca­li­dad de vi­da” y tra­tar las afec­cio­nes que va­yan apa­re­cien­do, por­que

“no hay tra­ta­mien­to es­pe­cí­fi­co pa­ra el vi­rus”.

“¿Có­mo lo apo­ya­mos? Le da­mos bue­na co­mi­da, vi­ta­mi­nas, an­ti­oxi­dan­tes”, agre­ga la ve­te­ri­na­ria. Si el due­ño lo de­ci­de tam­bién se le pue­de ad­mi­nis­trar in­ter­fe­ro­nes (pro­teí­nas que es­ti­mu­lan el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio) que “no eli­mi­nan el vi­rus, so­la­men­te ha­cen que los sig­nos y las le­sio­nes dis­mi­nu­yan”.

La es­pe­cia­lis­ta ad­vier­te que “no es una sen­ten­cia de muer­te ser po­si­ti­vo al FIV, hay per­so­nas que se asus­tan por­que creen que (su ga­to) se va a mo­rir in­me­dia­ta­men­te; no es así, pue­de vi­vir años” siem­pre que se atien­dan los pro­ble­mas que va­yan sur­gien­do.

“Sin tra­ta­mien­to un ga­to mue­re a los ocho años. Si le da­mos ca­li­dad de vi­da te­ne­mos un ga­to que pue­de vi­vir bas­tan­te, ca­si el tiem­po de uno sano”.

La vacuna con­tra el FIV no es­tá apro­ba­da en Mé­xi­co y en los paí­ses don­de sí es­tá au­to­ri­za­da “es un po­co con­tro­ver­sial su uso”. Por esa ra­zón “lo que los ve­te­ri­na­rios re­co­men­da­mos es la cas­tra­ción tem­pra­na; si re­du­ci­mos la can­ti­dad de tiem­po que nues­tra mascota es­tá en la ca­lle y la cas­tra­mos pa­ra que no se pe­lee por te­rri­to­rio o hem­bras es ca­si im­po­si­ble que se trans­mi­ta” el vi­rus.—

La mé­di­ca ve­te­ri­na­ria Ali­cia Ba­que­dano Bus­ti­llos, maes­tra en Sa­lud Ani­mal, con An­nie, en Ve­tP­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.