La ge­nia­li­dad del PRI

Diario de Yucatán - - PAGINA EDITORIAL - DENISE DRESSER (*)

“N'om­bre, son unos ge­nios”, di­jo Jo­sé An­to­nio Mea­de bur­lón, so­ca­rrón, des­ca­li­fi­can­do a sus con­trin­can­tes y a sus crí­ti­cos. Te­nía ra­zón en mo­far­se, ya que los ver­da­de­ros ge­nios de es­ta elección son los miem­bros de su pro­pio par­ti­do. Priis­tas ge­nia­les que tri­tu­ran a las ins­ti­tu­cio­nes co­mo lo aca­ban de ha­cer con el Tri­bu­nal Elec­to­ral. Priis­tas in­te­li­gen­tí­si­mos que man­dan al ca­ra­jo la cre­di­bi­li­dad ya co­rroí­da de las au­to­ri­da­des elec­to­ra­les. El PRI en­car­gán­do­se de ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra le­gi­ti­mar a AMLO, en­san­char su ba­se elec­to­ral, de­mos­trar que eran y son vá­li­das sus acu­sa­cio­nes so­bre el uso fac­cio­so del apa­ra­to del Es­ta­do. Si lo que que­ría el priis­mo era de­bi­li­tar al pun­te­ro, han lo­gra­do exac­ta­men­te lo con­tra­rio. López Obra­dor de­be­ría agra­de­cer­les tan­to in­ge­nio, tan­ta ori­gi­na­li­dad. Así co­mo lo hi­cie­ron en 2006 con el desafue­ro, sus ad­ver­sa­rios es­tán mag­ni­fi­cán­do­lo.

Por­que con su com­por­ta­mien­to so­lo evi­den­cian lo que López Obra­dor ha se­ña­la­do. El par­ti­do que ha ido di­na­mi­tan­do a las ins­ti­tu­cio­nes es el PRI. Usan­do al Tepjf pa­ra dar­le en­tra­da al “Bron­co” a la bo­le­ta, a pe­sar de las múl­ti­ples irre­gu­la­ri­da­des en las que in­cu­rrió. Ma­ni­pu­lan­do a la PGR pa­ra pro­te­ger a Emi­lio Lo­zo­ya y a Enrique Pe­ña Nie­to del lo­da­zal la­ti­noa­me­ri­cano que es Ode­brecht. Uti­li­zan­do a la Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca pa­ra exo­ne­rar a to­dos los in­vo­lu­cra­dos en la Ca­sa Blan­ca. Em­plean­do a Se­de­sol pa­ra des­viar re­cur­sos vía la Ope­ra­ción “Es­ta­fa Maes­tra”, cu­ya re­ve­la­ción por Ani­mal Po­lí­ti­co y Me­xi­ca­nos con­tra la Co­rrup­ción y la Im­pu­ni­dad aca­ba de ga­nar el premio de pe­rio­dis­mo Ortega y Gas­set. Va­lién­do­se de la SHCP pa­ra pre­miar a ami­gos y cas­ti­gar a enemi­gos vía el Ra­mo 23, co­mo lo han he­cho ————— (*) Pe­rio­dis­ta con Chihuahua. Unas lum­bre­ras, pues.

AL SER­VI­CIO

Con un enor­me ta­len­to pa­ra lle­var al ca­bo ope­ra­cio­nes de Es­ta­do que po­nen a las ins­ti­tu­cio­nes al ser­vi­cio del PRI. Al ava­lar la can­di­da­tu­ra del “Bron­co”, el Tepjf no de­mues­tra su pro­fe­sio­na­lis­mo sino su so­me­ti­mien­to al priis­mo. Ava­la la tran­sa. De­mues­tra que cua­tro de sus ma­gis­tra­dos sin­tie­ron la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de re­com­pen­sar al PRI por ex­ten­der sus pla­zos —de ma­ne­ra cues­tio­na­ble— des­pués de es­co­ger­los vía la ló­gi­ca de cua­tes y cuo­tas y de­da­zos. Cua­tro ma­gis­tra­dos a quie­nes se les lla­mó, se les con­vo­có, se les pre­sio­nó des­de Los Pi­nos y la Su­pre­ma Cor­te y la Se­cre­ta­ría de Go­ber­na­ción. Cua­tro ma­gis­tra­dos a quie­nes se los or­de­nó ir con­tra la de­ci­sión del INE y man­te­ner al “Bron­co” en la con­tien­da.

Cua­tro cóm­pli­ces que ig­no­ra­ron las ile­ga­li­da­des de su can­di­da­tu­ra: 58% de fir­mas apó­cri­fas, 810,995 fir­mas no en­con­tra­das en la lis­ta no­mi­nal, 158,532 fir­mas si­mu­la­das, 17.3 mi­llo­nes de pe­sos de fi­nan­cia­mien­to sos­pe­cho­so. Ta­pa­ron eso con ar­gu­men­tos es­pu­rios del “de­bi­do pro­ce­so” y una vi­sión “ga­ran­tis­ta”, cuan­do el PRI nun­ca ha apo­ya­do una co­sa ni la otra.

Cuan­do los re­pre­sen­tan­tes del “Bron­co” fue­ron en do­ce oca­sio­nes al Tri­bu­nal, por lo que no po­dían ar­gu­men­tar que sus re­cla­mos no ha­bían si­do aten­di­dos. Cuan­do el INE —en un ac­to de au­to­no­mía in­só­li­to— ha­bía do­cu­men­ta­do las tra­pa­ce­rías del nor­te­ño, in­va­li­dan­do su par­ti­ci­pa­ción por vio­lar la ley. La pro­pia pre­si­den­ta del Tri­bu­nal ma­ni­fes­tó su desacuer­do con los ma­gis­tra­dos, se­ña­lan­do que “no to­do se va­le, el fin no pue­de jus­ti­fi­car los me­dios, el car­go en dispu­ta (la Pre­si­den­cia) re­pre­sen­ta li­de­raz­go, que no se ad­quie­re so­lo con el po­der (...) no so­lo se requiere un per­fil po­lí­ti­co, tam­bién éti­co”. Los prin­ci­pa­les ju­ris­tas del país ex­ter­na­ron su des­apro­ba­ción an­te la bur­da ma­nio­bra im­pul­sa­da des­de Pre­si­den­cia, ope­ra­da por el exa­se­sor ju­rí­di­co Hum­ber­to Cas­ti­lle­jos. Y lo úni­co que al­can­zó a bal­bu­cear el PRI, aga­rra­do con los de­dos en la puer­ta, fue que el ca­so del “Bron­co” era si­mi­lar al de Flo­ren­ce Cas­sez. Al­guien vio­ló sus de­re­chos y ha­bía que dar­le justicia y re­pa­ra­ción.

Ese PRI tan “res­pe­tuo­so” de la ley y de las ga­ran­tías in­di­vi­dua­les que vio­la am­bas to­dos los días. Ese PRI tan sa­gaz que pro­pul­sa al “Bron­co” pen­san­do que con ello dis­per­sa­rá al vo­to opo­si­tor, que iba a apo­yar a Ri­car­do Ana­ya o a AMLO. Pe­ro lo úni­co que ha lo­gra­do es el des­cré­di­to ins­ti­tu­cio­nal. Lo úni­co que ha con­se­gui­do es dar­le ma­yor cre­di­bi­li­dad a quie­nes de­nues­tan a las ins­ti­tu­cio­nes, sin ofre­cer con cla­ri­dad có­mo reha­bi­li­tar­las. Ja­mes Joy­ce de­cía que los ge­nios abren por­ta­les al des­cu­bri­mien­to. Y la más re­cien­te ge­nia­li­dad del PRI es abrir la puer­ta a su pro­pia des­truc­ción. En­ho­ra­bue­na.— Ciu­dad de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.