Bom­bar­deo a la ca­sa de un dic­ta­dor

Diario de Yucatán - - PAGINA EDITORIAL - CAR­LOS LO­RET DE MO­LA (*) his­to­rias­re­por­te­ro@gmail.com

La pri­me­ra vez que pa­sé frente a su ca­sa me que­dé sor­pren­di­do de lo ex­pues­ta que es­ta­ba. Pa­ra ser un dic­ta­dor ame­na­za­do por las gran­des po­ten­cias in­ter­na­cio­na­les, desafia­do por un gru­po de rebeldes opo­si­to­res y ase­dia­do por la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta más po­de­ro­sa del mo­men­to, el edi­fi­cio co­mo de de­par­ta­men­tos don­de es­tá la vi­vien­da de Bas­har Al As­sad no te­nía ma­yor pro­tec­ción ni se­gu­ri­dad.

Era no­viem­bre de 2012. Es­tá­ba­mos en Da­mas­co, Si­ria. Pen­sé que ha­bía de dos: Al As­sad no vi­vía real­men­te ahí, sino en al­gún si­tio se­cre­to al que no pu­die­ran lle­gar los mi­si­les de sus enemi­gos, o es­ta­ba bas­tan­te tran­qui­lo con la es­ca­ra­mu­za in­ter­na­cio­nal en torno al país que ha do­mi­na­do su fa­mi­lia por dé­ca­das.

En Da­mas­co to­do mun­do sa­bía dón­de vi­vía el pre­si­den­te. Cla­ro, uno no po­día gra­bar ni to­mar fo­to­gra­fías. Pe­ro frente al si­tio pa­sa­ban de­ce­nas de vehícu­los por mi­nu­to, in­clu­so en tiem­pos de gue­rra: es­tá en una de las ave­ni­das más tran­si­ta­das.

Pe­ro nin­guno de sus ad­ver­sa­rios se me­tía con la ca­sa ni con la ofi­ci­na de go­bierno de Al-As­sad. Y eso que en Da­mas­co se es­cu­cha­ba una ex­plo­sión ca­da diez mi­nu­tos. De pron­to un mi­sil, qui­zá una gra­na­da, eso so­nó co­mo co­che bom­ba...

Si na­die le pe­ga­ba a la ca­sa del dic­ta­dor era por­que no po­día lle­gar o por­que no que­ría im­pac­tar­la. Se­gu­ra­men­te los rebeldes que so­ña­ban con de­rro­car a Bas­har hu­bie­ran desea­do lle­gar, pe­ro so­lo usa­ban vehícu­los te­rres­tres y si­guen sien­do una gue­rri­lla po­bre.

¿Y Estados Unidos? Estados Unidos sa­be dón­de vi­ve y dón­de tra­ba­ja Bas­har Al As­sad. Lo ha sa­bi­do siem­pre. Así que aun cuan­do pen­sa­ra que en reali­dad el dic­ta­dor es­ta­ba es­con­di­do en otro la­do, ata­car su vi­vien­da y su ofi­ci­na de­ja­ría al ré­gi­men en cue­ros, vul­ne­ra­ble, al bor­de de la ex­tin­ción.

Así que aho­ra que es­cu­cho que Do­nald Trump es ar­chi­ene­mi­go de Vla­di­mir Pu­tin… que se va con to­do con­tra Al As­sad, pro­te­gi­do de Pu­tin… que Trump no va a to­le­rar que el dic­ta­dor si­ga ro­cian­do con ar­mas quí­mi­cas a la po­bla­ción ci­vil de Si­ria… pe­ro que al mis­mo tiem­po el pro­pio go­bierno es­ta­dou­ni­den­se in­for­ma que los más de cien mi­si­les ca­ye­ron en tres ob­je­ti­vos de me­dio pe­lo (una fá­bri­ca de ar­mas quí­mi­cas, un al­ma­cén de és­tas y un cen­tro de co­man­do)… no pue­do más que re­cor­dar lo fá­cil que se­ría pa­ra Estados Unidos, si real­men­te qui­sie­ra cim­brar al ré­gi­men, pe­gar­le un mi­sil a la ca­sa de Bas­har.

Pe­ro no lo ha­ce. Por­que, pien­so, a Trump no le im­por­tan las víc­ti­mas de las ar­mas quí­mi­cas de Al As­sad (¿por qué le im­por­ta­rían unos mu­sul­ma­nes del otro la­do del pla­ne­ta, si los que son ame­ri­ca­nos y vi­ven en su sue­lo no me­re­cen más que su dis­cri­mi­na­ción y su des­pre­cio?), y lo úni­co que ne­ce­si­ta es un dis­trac­tor, un po­co de oxí­geno cuan­do el agua le lle­ga a las na­ri­ces.— Ciu­dad de Mé­xi­co ————— (*) Con­duc­tor del no­ti­cie­ro ma­tu­tino “Des­pier­ta”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.