Otra ne­ce­si­dad

Diario de Yucatán - - PAGINA EDITORIAL - ALE­JAN­DRO LE­GO­RRE­TA GON­ZÁ­LEZ (*) a@op­cio­na.mx @a_­le­go­rre­ta www.op­cio­na.mx www.ale­jan­dro­le­go­rre­ta.com

La sa­lud es lo pri­me­ro y lo úl­ti­mo: es to­do —Anó­ni­ma en gru­po de en­fo­que La se­ma­na pa­sa­da ates­ti­gua­mos la vi­si­ta del pre­si­den­te Enrique Pe­ña Nie­to a Yu­ca­tán pa­ra inau­gu­rar dos nue­vos hos­pi­ta­les: el Hos­pi­tal Re­gio­nal Militar de Es­pe­cia­li­da­des Mé­di­cas y el Hos­pi­tal del Isss­te en Su­su­lá. A es­tas obras hay que su­mar el Hos­pi­tal Ma­terno In­fan­til, que pre­sun­ta­men­te re­gis­tra un avan­ce del 72%, y al Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Te­kax, que por fin, tras años de aban­dono, fue abier­to al pú­bli­co.

Si bien és­tas son muy bue­nas no­ti­cias y tan­to és­tos y otros hos­pi­ta­les son in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra aten­der la sa­lud de las y los yu­ca­te­cos, me pa­re­ce fun­da­men­tal no de­jar de la­do otros as­pec­tos que tam­bién re­sul­tan su­ma­men­te ne­ce­sa­rios. De­be­mos evi­tar caer en el error de pen­sar que los hos­pi­ta­les son su­fi­cien­tes pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de la aten­ción mé­di­ca en nues­tro es­ta­do. Na­da más le­jano de la reali­dad, y cuan­do se tra­ta de al­go tan de­li­ca­do co­mo la vi­da, ana­li­zar los de­ta­lles me pa­re­ce una obli­ga­ción. Me ex­pli­co.

Mien­tras los me­ri­da­nos cuen­tan con 3.39 mé­di­cos por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes (una ta­sa si­mi­lar a la de un país desa­rro­lla­do co­mo Is­lan­dia), los re­si­den­tes del res­to del es­ta­do cuen­tan con 0.87, me­nos de uno (una ta­sa si­mi­lar a la de un país sub­de­sa­rro­lla­do co­mo Pa­quis­tán). Por si la fal­ta de mé­di­cos no fue­ra su­fi­cien­te, re­sul­ta que la bre­cha en con­sul­to­rios entre los ám­bi­tos ur­ba­nos y ru­ral tam­bién es inacep­ta­ble­men­te gran­de. Mien­tras en las zo­nas ur­ba­nas exis­ten 7.37 con­sul­to­rios por cen­tro de sa­lud, en las zo­nas ru­ra­les hay apenas 1.63 por uni­dad mé­di­ca. No só­lo eso, has­ta el año pa­sa­do apenas con­tá­ba­mos con 83 am­bu­lan­cias pa­ra aten­der a 18 de los 106 mu­ni­ci­pios, y en to­do el es­ta­do só­lo exis­tían su­fi­cien­tes ca­mas pa­ra aten­der a mil 816 pa­cien­tes. La lec­ción de es­te pri­mer con­jun­to de ci­fras es con­tun­den­te: no só­lo necesitamos más y me­jo­res hos­pi­ta­les; ur­gen más mé­di­cos, más con­sul­to­rios, más am­bu­lan­cias y ma­yor igual­dad entre los ser­vi­cios de los ám­bi­tos ur­bano y ru­ral.

Un se­gun­do pro­ble­ma con nues­tro sis­te­ma de sa­lud —que en reali­dad es un pro­ble­ma ge­ne­ra­li­za­do en el país, ca­be de­cir­lo—, es el des­abas­to de me­di­ca­men­tos, so­bre to­do pa­ra tra­tar pa­de­ci­mien­tos cró­ni­cos co­mo dia­be­tes e hi­per­ten­sión, así co­mo en­fer­me­da­des ce­re­bro­vas­cu­la­res, cán­cer y VIH/si­da. Exis­te cla­ra evi­den­cia pa­ra con­fir­mar que en mu­chí­si­mas co­mi­sa­rías o lo­ca­li­da­des ru­ra­les de Yu­ca­tán la fal­ta de me­di­ca­men­tos es un gra­ve pro­ble­ma his­tó­ri­co y per­ma­nen­te. Las con­se­cuen­cias ————— (*) Em­pre­sa­rio de es­te pro­ble­ma son ob­vias: de­te­rio­ro ace­le­ra­do de la sa­lud, agra­va­mien­to de pro­ble­mas pre­ve­ni­bles y fá­cil­men­te tra­ta­bles y, por su­pues­to, muer­tes de hom­bres, mu­je­res y ni­ños que no ten­drían por qué su­ce­der.

Por úl­ti­mo —y no por ello me­nos im­por­tan­te—, en Yu­ca­tán te­ne­mos un pro­ble­ma re­cu­rren­te con el mal­tra­to de los mé­di­cos a los pa­cien­tes, so­bre to­do en los hos­pi­ta­les más sa­tu­ra­dos y en el ám­bi­to ru­ral. En los años de tra­ba­jo en di­fe­ren­tes co­mu­ni­da­des en el in­te­rior del es­ta­do me he to­pa­do cons­tan­te­men­te con que­jas so­bre el mal­tra­to que re­ci­ben las per­so­nas más po­bres —peor aún si son mu­je­res y/o ma­yas— al en­trar en contacto con un mé­di­co. Des­de la es­ca­sí­si­ma du­ra­ción de las con­sul­tas, has­ta la au­sen­cia de ex­pli­ca­cio­nes so­bre los diagnósticos, pa­san­do por las re­vi­sio­nes por “arri­bi­ta” y “a las ca­rre­ras”.

Por su­pues­to que en nues­tro es­ta­do tam­bién te­ne­mos mé­di­cos ex­tra­or­di­na­rios; hom­bres y mu­je­res que ha­cen una la­bor ma­ra­vi­llo­sa pa­ra lle­gar a los lu­ga­res más re­cón­di­tos y aten­der pa­cien­tes dig­na­men­te en las con­di­cio­nes más pre­ca­rias; és­tos son pro­fe­sio­na­les con quie­nes de­be­mos es­tar muy agra­de­ci­dos por su ta­len­to y ge­nui­na vo­ca­ción de ser­vi­cio. No obs­tan­te, el mal­tra­to que re­ci­be un im­por­tan­te seg­men­to de la po­bla­ción en Yu­ca­tán es un pro­ble­ma que de­be re­sol­ver­se.

Por to­do lo an­te­rior, que­ri­da lec­to­ra, que­ri­do lec­tor, es que ce­le­bro la cons­truc­ción de más y me­jo­res hos­pi­ta­les, pe­ro no sin re­cor­dar lo que aún fal­ta y es ne­ce­sa­rio pa­ra for­ta­le­cer a nues­tro sis­te­ma de sa­lud. So­bre avi­so no hay en­ga­ño. ¡Po­de­mos es­tar me­jor!

*** En me­nos de 280 ca­rac­te­res: En tér­mi­nos de per­so­nal, una de las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias entre los ti­pos de cen­tros de aten­ción mé­di­ca se en­cuen­tra en la com­po­si­ción de su per­so­nal: los Cen­tros de Sa­lud, Uni­da­des Mé­di­cas y Hos­pi­ta­les Ru­ra­les tie­nen una ma­yor pro­por­ción de pa­san­tes en com­pa­ra­ción con el res­to de si­tios de aten­ción. To­me­mos no­ta.— Mé­ri­da, Yu­ca­tán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.